Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

Concurso de Ensayos      

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

  Abril del 2001: Libro 

“Desde  la Era Digital, el Libro”

Laura Yosiam Díaz Liz

Enviar Voto   Articulo no. L1074

En la plenitud de la Era Digital en que vivo, me atreví a adquirir una hermosa pieza: Enciclopedia “Historia de la Literatura Universal”, diez tomos, en pasta, doble forro, papel satinado, a todo color; minuciosa impresión del Grupo Editorial Planeta. Todavía conservo las impresionantes: Enciclopedia Quillet, Enciclopedia Cumbre, Manual Médico Moderno (3 tomos), Enciclopedia Salvat, Enciplopedia Hispánica y un viejo tomo, no por ello menos preciado, de la magnífica Enciclopedia de la “Historia Universal”, específicamente aquel que concierne a la Segunda Guerra Mundial. De alguna manera apaciguada, este tomo quedó vivo después de tantas mudanzas. Y algo grita desde su interior, desde la famosa foto de los tres, hasta la del hongo. Mucho significa para mí, aunque ese no sea específicamente el tema en cuestión.

Dios y el trabajo diario me ayudaron a pagar mi reciente adquisición. El último pagaré por la suma de Novecientos Setenta y Cuatro Pesos Oro con 00/100 Cts. ha sido liquidado orgullosamente antes de ayer.

Más que una deuda, el pagaré amarillo No. 13/13, estilo antiguo, como corrompido por el tiempo a propósito, para que pareciera una historia lejana que debía saldarse cuanto antes; me recordaba lo pronta que estaba a la potestad de destapar todos los tomos –desde el primero hasta el décimo- de la flamante estrella luminaria, mi súper nova literaria. Ahora salida entera de las cajas, adorna mi parte superior del mejor estante.

Al presentarla en sociedad recibí algunas quejas de personas muy prácticas: que si ya vienen en CD-Rom, que para qué una de literatura. Mi respuesta sólo pudo ser una sonrisa. Es mi más sincero parecer que la palabra impresa, con todo su brío, deslumbra ya con-el-plástico-puesto, así que imaginémosla una vez desnuda. La fuerza de carácter de la tipografía en el papel, la ruda certidumbre de los gráficos y las imágenes en general, me hacen huelga desde las páginas de la enciclopedia: Léeme, léeme...Estéticamente bien equilibrados, todos juntos, tipografía e imagen, me arrancan el aliento como a una chiquilla. Deslumbrada como estoy, reconozco y venero la supremacía del libro, per se.

Cabe especificar que no soy un dinosaurio en medio de innumerables columnas de gigantescos edificios donde se empotran las urbes de millones y millones de almas. No soy una especie en extinción que azuza con tumbar las construcciones modernas a su torpe paso. He sido partícipe desde los inicios, de la hermosa corriente digital. He sentido su cosquilleo entre mis venas, su simpático zumbido electrónico cada vez que se achica el mundo bajo el mandado de mi teclado o cada vez que la curiosidad me lleva a utilizar una diminuta camarita para conocer otros espacios. Mi correo electrónico gratuito es ya antiguo: yosiam@hotmail.com. De hecho, tengo varios, incluyendo otro que no es gratuito. Bajo canciones sin pagar derechos de autor a través del controversial Napster.com, y cruzo los dedos para que no lo cierren. Abandoné en IRC por un número de ICQ, el cual ha evolucionado con el uso, desde uno de apenas seis dígitos, hasta el nuevo -por cambio de máquina y otros menesteres- que alcanza la brutal cifra de ocho dígitos: 94453430. El número me provoca escalofríos, si lo pienso; pero, por otro lado, es parte de mi rutina desde hace unos cuatro años. Apenas hace tres años, durante el 1998, realicé un postgrado on line, es decir, a distancia vía Internet, con la Universidad de Barcelona. Así que, como pueden darse cuenta, no soy un dinosaurio extinto rearmados sus huesos para usos de cronología histórica y que aboga por los libros porque es el único recurso que conoce. Soy un ente activo, mejor dicho proactivo, de esta Era del Internet, plagada de satélites, televisión por cable, fibras ópticas y demás adornos de la ciencia o de la telemática. Del mejor modo expreso que me encanta vivir aquí, ahora.

Empero, cada día volver a los libros es la suprema de las actividades, la actividad por excelencia. No a los e-books o e-libros o libros electrónicos o libros digitales, todos sinónimos y que imprimo para degustar de forma calmada; sino a esos cuya espina dorsal mantiene de pie el papel, las ideas. Esos libros con olor y hasta sabor. Empolvados o por estrenar y, en ocasiones, llenos de polillas y bichos. Chicos, medianos y grandes, libros físicos que se llevan de la mano, como hijos o amantes. Libros vivos que se pueden comer, tocar. Libros que se citan en los lugares más inusuales. De esos que una puede tomar por las axilas y repasar sus enaguas entre los dedos índice y pulgar, tomándolas en la parte superior derecha y llevarlas hacia la izquierda, revelando íntimos secretos. Esos libros que se releen por el gusto de volver a sentir el papel en la piel, en los huesos. De esos que una puede marcarles la página con marcadores o un doblez. De esos que se subrayan para indicar el curso del pensamiento mientras una estuvo allí. [suspiro] Libros...

Desde mi querida Mafalda, Julio Verne, Homero y las antiguas historias mitológicas resumidas en series de paquitos, hasta mi preferido amigo Borges, pasando por otros amigos, igualmente queridos: Shakespeare, Gogol, Joyce, Mann, Díaz Ordóñez, Dickinson, M. Alfonseca. Desde el primitivo género lírico hasta el desarrollo de la novela, desde la evolutiva poesía hasta este ensayo que escribo, letra por letra mientras se me forman palabras dentro, la literatura halla su íntimo y satisfactorio placer en la impresión de un auténtico libro... esos mismos tiernos que envejecen contigo.  

Abril 29, 2001

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)