Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

La Internet: Plataforma en constante
Expansión para la Investigación Mundial

Lori A. Perine,
Asistente del
Director Asociado de Tecnología
en la Oficina de la Casa Blanca
para Política
Científica y Tecnológica

La capacidad de la Internet para facilitar los adelantos en la investigación científica básica, junto con su creciente alcance internacional, ofrece oportunidades para lograr los descubrimientos que unen a naciones y disciplinas científicas.

La historia de la tecnología está repleta de ejemplos, con orígenes sorprendentemente humildes, de adelantos radicales en ciencia y tecnología. Tal es el caso de la Internet. Igual que la imprenta, la tecnología del siglo XV con la que muchas veces se la compara, la Internet está causando hoy transformaciones económicas y culturales mundiales que comenzaron hace tres décadas, con un simple esfuerzo de eruditos y científicos para intercambiar más fácilmente sus conocimientos y recursos.

A fines de la década de 1960, cuatro universidades norteamericanas estaban dedicadas a investigar aplicaciones de la computación en la defensa. Las aplicaciones, precursoras de los servicios y programas de computadora que ahora son de uso común tanto en lo comercial como personal, pusieron a prueba los límites de la capacidad para la computación que existía en ese tiempo. Los equipos de investigación comenzaron a explorar maneras de intercambiar entre ellos su información y su capacidad de computación. La solución obvia, la de establecer entre las cuatro universidades una red de transmisión de datos, presentaba una dificultad técnica mayor: las computadoras debían estar conectadas de manera tal que permitiera a la red seguir funcionando, aún en caso de un ataque militar.

La Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación del Departamento de Defensa de Estados Unidos (DARPA) aceptó financiar este "proyecto de inter-redes". Se desarrolló una técnica para hacer redes conocida como "conmutación de paquetes", que permitía que la información transmitida por la red cambiase de ruta en caso de que alguna de sus partes cesara de funcionar. La primera red, completada en 1969, conectó a los científicos de cuatro universidades y estableció los primeros nudos de aquello que eventualmente llegaría a ser la Internet.

Al crecer la red, durante los primeros años de la década de 1970, abarcando a más de 100 instituciones de investigación científica, surgió la necesidad cada vez más imperiosa de hallar un "idioma común" para la comunicación entre tipos diferentes de computadoras. En 1974 surgió la norma del Protocolo de Control de Transmisión/Protocolo Internet (TCP/IP) como forma de orientar y transportar los paquetes de información a lo largo de la "red de redes" que había evolucionado. Hacia fines de la década de 1980, la cantidad de usuarios de la Internet creció internacionalmente y empezó a incluir empresas comerciales.
Si bien la "conmutación de paquetes" y la norma TCP/IP fueron las tecnologías subyacentes básicas, la invención del World Wide Web, en 1990 por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) en Suiza, amplió el potencial de la Internet más allá de las comunidades docentes y científicas. La tecnología, creada para que científicos de todas partes del mundo pudieran tener fácil acceso a la red y recoger información en una variedad de formatos desde los lugares más remotos, hizo posible aplicaciones tan diversas como la telemedicina y el comercio electrónico. Hoy, la Internet conecta numerosas redes de instituciones docentes y científicas y organizaciones empresariales y gubernamentales en todas partes del mundo. La serie de tecnologías desarrolladas originalmente para satisfacer las necesidades básicas de comunicación entre militares y académicos permite ahora la plataforma tecnológica para la comunicación, colaboración y comercio a nivel internacional.

Colaboración Mundial

La Internet de hoy sigue siendo una herramienta vital de colaboración en la comunidad científica. La capacidad de la Internet de permitir adelantos en la investigación científica básica y de ampliar la educación es tal que los investigadores académicos y gubernamentales norteamericanos son los principales participantes en el desarrollo de la próxima generación de la Internet. Estos adelantos en la velocidad y solidez de la transmisión, junto con el creciente alcance internacional de la Internet, ofrecen también mayores oportunidades para lograr los descubrimientos que unen a países y disciplinas científicas. Los investigadores que exploran problemas complejos e interdisciplinarios tienen acceso a vastas fuentes de información y de recursos de computación y pueden consultar a colegas en todo el mundo. Con el uso de tecnologías avanzadas de visualización y entornos de colaboración, los científicos pueden interactuar, examinar y controlar un experimento desde lugares múltiples. El ejemplo que sigue ilustra el alcance y la amplitud de la actual colaboración internacional hecha posible con la Internet.

De Estudiante a Científico: El Programa Aprendizaje y Observación Mundial en Beneficio del Medio Ambiente (GLOBE), de la Administración Nacional de Asuntos Oceánicos y Atmosféricos, Departamento de Comercio de Estados Unidos, es una asociación mundial entre estudiantes, maestros y científicos que colaboran a nivel internacional en estudios sobre el medio ambiente mundial. Por medio de la Internet, los científicos y estudiantes trabajan como equipo de investigación extendido. Cientos de miles de estudiantes y más de 15.000 maestros en más de 9.700 escuelas en 95 países recogen y transmiten a GLOBE, por medio de la Internet, información sobre el clima. Luego utilizan las extensas capacidades de análisis y visualización de la página Web de GLOBE (http://www.globe.gov) para examinar gráficas y mapas y estudiar los fenómenos climáticos en todo el mundo.

De Científico a Científico: En diciembre de 1999, SIMnet, un sistema interactivo basado en la Internet, comparó en tiempo real mediciones científicas realizadas en laboratorios meteorológicos de las Américas. El proyecto SIMnet, desarrollado por el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología del Departamento de Comercio, fue puesto a prueba por doce países, entre ellos Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Jamaica, México, Panamá, Trinidad y Tobago, Estados Unidos y Uruguay. Con el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), SIMnet ayudó a alcanzar dos objetivos mayores establecidos en la Cumbre de las Américas de 1994: aumentar la cooperación en ciencia y tecnología y promover la prosperidad y el libre comercio mediante la eliminación de las barreras técnicas al comercio internacional. El nuevo sistema ofrece a clientes múltiples la posibilidad de intercambiar por la Internet, en tiempo real, aplicaciones de audio y video y datos, para desarrollar y acordar normas y certificaciones técnicas meteorológicas.

Estados Unidos y la Comunidad Europea colaboran también en un programa de investigación para el acceso mundial a grandes bancos de datos científicos en biología, física, medio ambiente y otras disciplinas. La comunidad científica está generando datos valiosos en grandes cantidades, y se necesitan nuevas tecnologías para almacenar, acceder y extraer la información pertinente. La Internet y las tecnologías de redes asociadas son vitales para el éxito de este esfuerzo, puesto que la colaboración tiene como requerimiento crucial una comunicación transatlántica de datos que permita una gran amplitud de banda, alta disponibilidad y poca latitud.

De Ciudadano a Ciudadano: Investigadores comerciales y de organizaciones sin fines de lucro exploran nuevas aplicaciones de la Internet y nuevos artefactos para ayudar a miles de millones de habitantes del mundo a participar en la economía digital. Uno de los gigantes suecos de la industria de telecomunicaciones anunció recientemente planes para la Iniciativa Ericsson Inalámbrica de Bangladesh, para iniciar en ese país, a principios de 2001, un servicio Internet móvil. Este servicio ofrecerá a los usuarios de teléfonos móviles acceso a la Internet mediante el uso del Protocolo de Aplicación Inalámbrica (WAP), sin la necesidad de costosas computadoras en línea. En un esfuerzo similar realizado en Honduras, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la OEA patrocinaron la creación de una red de telecomunicación localmente sostenible. Para adaptar la tecnología a su situación rural y ser utilizada por la población local, la red funciona con energía solar y permite conexiones con la Internet mediante enlaces por satélite.

De Experto en Medicina a Encargado de la Salud: La investigación biomédica, la salud pública y los cuidados individuales de salud son todas áreas en que la Internet ofrece una nueva tecnología en manera de colaboración que antes no eran posibles. Recientemente, un cirujano de la Universidad John Hopkins, en Baltimore, hizo un complicado procedimiento quirúrgico guiado por información recibida en forma de video por la Internet, provista por otro cirujano que observaba la operación desde un lugar a medio continente de distancia. Se informó sobre el procedimiento quirúrgico en la reunión anual del Colegio Norteamericano de Cirujanos. Una tecnología similar permite que médicos en lugares distantes examinen imágenes de rayos x transmitidos por la Internet.

Estos adelantos demuestran el potencial de ofrecer cuidado médico de calidad en lugares desaventajados o distantes del mundo. Otra posibilidad igualmente importante que permite la Internet es el intercambio en línea electrónica desde bancos de datos médicos, datos biomédicos, hasta información sobre el cuidado básico de la salud. El acceso a este tipo de información tiene el potencial de cambiar radicalmente la salud y la nutrición en todo el mundo. Proyectos individuales llevados a cabo en todo el mundo reúnen a proveedores médicos locales, proveedores de la Internet y expertos en salud para producir la información pertinente en un formato apropiado, apoyado por una infraestructura técnica sostenible.

La colaboración internacional con el uso de la Internet puede ayudar también a controlar la propagación de enfermedades infecciosas. Científicos, personal médico y otros profesionales del cuidado de la salud que trabajan en conjunto usando las tecnologías de la Internet, envían sus informes sobre las incidencias de las enfermedades a un repositorio central, permitiendo con ello un mecanismo más amplio para identificar y observar el progreso de las enfermedades contagiosas. También se puede abordar las creencias culturales que inhiben la información y el tratamiento efectivo de las enfermedades. 

Se puede ofrecer a las poblaciones indígenas quioscos con computadoras para obtener información sobre salud pública y para asesorar en forma anónima sobre el cuidado de la salud, evitando los tabúes culturales que han obstaculizado los esfuerzos en forma significativa.

Nuevos Entornos para Descubrimientos

La comunidad científica ha sido muy productiva con la tecnología para establecer colaboraciones mundiales. Como resultado de ello está surgiendo una variedad de aplicaciones novedosas de la Internet, a medida que los investigadores la utilizan como una herramienta de consulta científica y experimentan con su uso en soluciones potenciales.

Al evolucionar la próxima generación de la Internet, con sus innovaciones avanzadas, los científicos e ingenieros podrán participar en novedosos entornos que permitan hacer descubrimientos. La comunicación de alta velocidad, segura y confiable, promete hacer posible descubrimientos científicos y técnicos por medio de la colaboración virtual, el acceso a información compleja, la creación de modelos científicos fidedignos de fenómenos complejos y el intercambio de información y de recursos de computación -- todo sin tomar en consideración el lugar físico.

La promesa técnica de la próxima generación de la Internet no es lo único que determinará el potencial de la futura colaboración facilitada por la Internet entre los científicos internacionales. También se debe prestar atención a las cuestiones de acceso, conexión básica, servicios avanzados y contenido. El 95 por ciento de la población del mundo no tiene conexión a la Internet y sus oportunidades de colaboración están claramente limitadas. Allí, donde existe la conexión, las aplicaciones científicas y de investigación frecuentemente requieren instalaciones avanzadas, de alta velocidad y baja latitud, que la Internet de hoy no ofrece. Permitir esta capacidad a larga distancia, tanto a nivel nacional como internacional, puede ser costoso en grado prohibitivo. Por último, el contenido mismo puede presentar problemas de acceso. La inter operabilidad de los formatos para la información (por ejemplo, información científica o información sobre la salud pública), la traducción de idiomas y la presentación de la información en un formato que el usuario pueda comprender, son tan importantes como la tecnología subyacente utilizada para distribuir el contenido.

La investigación técnica en redes y de otras tecnologías informáticas pueden dar soluciones parciales para muchos de estos problemas de acceso. Sin embargo, deben examinarse en su totalidad los factores técnicos, económicos y legales asociados para que se pueda establecer las condiciones apropiadas para facilitar la colaboración basada en la Internet.

Conclusión

Científicos, ingenieros y estudiantes utilizan la Internet en colaboración con sus colegas de todo el mundo para intercambiar información, hacer investigaciones básicas y desarrollar tecnologías en campos tan diversos como la protección medioambiental, la física elemental y seguir el curso de nuevas enfermedades contagiosas. La próxima generación de la Internet creará nuevos e interesantes entornos para lograr nuevos descubrimientos. Pero se debe prestar atención a los problemas de acceso, que pueden limitar las oportunidades para la colaboración. 

El abordar la interacción de los factores técnicos, económicos y legales puede aumentar el potencial de colaboración en una futura investigación hecha posible por la Internet.  

Subir  

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)