Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Masaje Ayuverdico

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Silvia Canal
Especialista en Masaje Ayurvédico

 

El Ayurveda es un sistema holístico de medicina que se desarrolló y se practica mucho en India.

La palabra Ayurveda significa: “ciencia de la vida” (Ayur = vida y Veda =   conocimiento)

Este sistema enseña que el hombre es un microcosmos, un universo en sí mismo. Es el hijo de las fuerzas cósmicas externas, el macrocosmos.

A través del estudio de esta ciencia, cualquier persona puede adquirir el conocimiento práctico de la autocuración. Equilibrando adecuadamente las energías del cuerpo, se pueden reducir los procesos de deterioro físico y las enfermedades.

Y cómo podemos equilibrar esas energías?

A través de distintos caminos que están incluidos en este milenario sistema. Estos son: el yoga, la meditación, las hierbas, la dieta, la purificación a través de cinco acciones y el masaje.

El masaje Ayurvédico constituye uno de los importantes componentes de este sistema para lograr el equilibrio cuerpo-mente que tanto anhelamos.

El cuerpo nos manda constantemente señales que nosotros por la vida estresante que llevamos, no le prestamos la atención debida. Empieza con un síntoma (una simple contractura) y continúa con algo más interno y profundo que llega a convertirse a largo tiempo en una seria enfermedad.

Con el masaje, tomamos contacto con nuestras energías ganando conciencia corporal.

El Ayurveda sostiene que los dolores son provocados por una obstrucción del flujo de vayu (aire) a través de los vasos que transportan a vayu. Al frotar el cuerpo se genera calor, y éste produce que los aires se expandan y se desplacen. La circulación de vayu a través de los vasos alivia las tensiones y reduce el dolor. Y además genera un patrón de respiración más profundo.

En los tiempos que estamos viviendo, la mayoría de las personas viven presionadas a un nivel muy alto de estrés. Las preocupaciones constantes aumentan la acumulación de toxinas.

El mejor remedio, el más fácil y natural para estos problemas es sin duda, el masaje. Mediante las técnicas de amasado y fricción trabajamos sobre el sistema circulatorio, linfático, nervioso y sutil o energético eliminando así la fatiga tanto mental como física y proporciona resistencia frente a la falta de armonía y a las enfermedades.

El masaje estimula la producción de anticuerpos y fortalece los componentes vitales del cuerpo. Los aceites utilizados, otorgan fuerza a los nervios.

Existen puntos importantes de presión llamados marmas. Hay 107 en todo el cuerpo y tienen que ver con las uniones o puntos de encuentro de los cinco principios orgánicos (músculos, vasos, ligamentos, huesos y articulaciones). Estas uniones constituyen el asiento de la fuerza vital o prana.

El masaje es un interjuego de energías entre dos cuerpos. Cuando damos o recibimos, no sólo manipulamos músculos, piel y huesos, sino también trabajamos con las energías, tanto físicas como mentales. Esta energía se transmite desde el cuerpo del que da el masaje hacia el que lo recibe. Los marmas juegan un importante papel en la absorción de la energía, y por lo tanto, del campo psicosomático del receptor.

Muchas veces, en una sesión, se eliminan los bloqueos energéticos y el paciente experimenta cambios emocionales y principalmente mucho alivio.

El papel de los aceites es fundamental. Se les denomina “vehiculares”, justamente porque actúan de vehículo en el cuerpo. Según el dosha desequilibrado o afectado se deberían usar:

Vata = sésamo, Pitta = coco o girasol, Kapha = mostaza, oliva, almendra.

Los aceites prensados en frío que se obtienen de semillas y vegetales cultivadas orgánicamente son los más óptimos. El más popular para los hindúes es el de sésamo. Es untuoso, pesado, dulce, amargo, astringente y generador de calor. Elimina las enfermedades y desórdenes causados por Vata (aire). Contiene minerales como el hierro, fósforo, magnesio, cobre, ácido silícicio, calcio y micro elementos. Y además ocho aminoácidos esenciales fundamentales para el cerebro.

Comenzamos el masaje por la espalda, asiento de la columna vertebral, que es el centro, la sede, de las actividades neuromotoras del cuerpo.

La columna es la base de la juventud y el vigor; si se mantiene su forma correcta, esa persona, pensará y actuará coherentemente y tendrá una buena vida energética. El masaje de la columna y las manipulaciones de las vértebras, podrán aliviar y fortalecer nervios débiles y desórdenes psíquicos.

Cuando llegamos a la zona abdominal, es muy importante el lugar del ombligo. Según el Ayurveda, este es considerado una parte muy importante del cuerpo. En esa zona convergen setenta y dos nervios sutiles o nadis.

Los movimientos circulares allí hacen que se exciten varios ganglios linfáticos y que se facilite la circulación de los líquidos digestivos.

El masaje de la cabeza, representa el masaje total del cuerpo. Por ser ésta el centro del sistema nervioso, el masaje calma este sistema en su totalidad.

Cuando se aplica aceite en la cabeza de los adultos, se absorbe a través de las raíces del cabello que , a su vez, se conectan con las fibras nerviosas que conducen directamente al cerebro.

El aceite fortalece el cabello y elimina la sequedad que es responsable del cabello frágil y quebradizo, la calvicie prematura y otros problemas del cuero cabelludo.

Este masaje es especialmente beneficioso por la mañana después de tomar un baño y por la tarde después de la jornada laboral. Si es practicado antes de acostarse, proporciona un sueño profundo.

El masaje de las sienes mejora la vista y la capacidad de concentración. También ayuda a centrarse.

Este masaje, además, se combina con una serie de estiramientos de brazos y piernas que ayudan a flexibilizar todo el cuerpo y puede llegar a convertirse en un excelente ejercicio inducido; especialmente para aquellos que no disponen del tiempo necesario para practicar alguna actividad física. El estiramiento de brazos hacia atrás (en la postura sentados) ayuda a enderezar la espalda y a abrir el pecho (sede de nuestras emociones).

El trabajo de estiramiento y rotación de piernas y pies, ayuda también a lograr la belleza que tanto buscamos, que se manifiesta de adentro hacia fuera. Al relajar el sistema nervioso, nuestro rostro se afloja y nuestra expresión se torna más dulce y armónica borrando las arrugas de las preocupaciones diarias; sintiendo que contactamos con una parte serena que nos invita a bajar los decibeles de nuestra vida agitada e ir a favor de la naturaleza, admirando todo lo que fue creado que es bello, majestuoso, calmo como el Ser imperturbable que habita en nosotros.

Mayo 6, 2001  

Subir  

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)