Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Las Fuerzas Armadas en la Globalización a inicios del  siglo XXI

Wolf Poulet

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Conferencia presentada en

Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN), Perú, marzo de 2000; Comando de Instrucción y Doctrina del Ejercito, Perú, noviembre, 1999; Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANPEE) , Chile, junio de 1998

Este artículo es parte del próximo libro del Sr. Poulet

1.   Prácticamente todos hablan hoy de la globalización, desde el limpiabotas de Santo Domingo hasta el mesero de Buenos Aires. Los periódicos están llenos de apreciaciones, ante todo sobre el tema de los procesos globalizadores de la economía y las finanzas. Se habla muy poco sobre los efectos de la globalización en importantes instituciones gubernamentales, como por Ej. el ejército, la policía o el gobierno central, lo que hace provechoso un vistazo por detrás del telón.

Primero se hizo la pregunta: ¿Qué significa realmente la globalización? ¿Es un proceso o una situación, o ambas cosas a la vez? La definición más sencilla, probablemente, es que el progreso mundial de la técnica domina cada vez más el espacio y el tiempo y que ese proceso es indetenible. Un ejemplo práctico: una conversación telefónica transatlántica cuesta hoy en día tan sólo un 1% de lo que costaba hace 60 años. El joven residente en una aldea cercana a la ciudad de Pucallpa puede viajar a la escuela en su motocicleta, cuando antes ni pensaba en que existiera una posibilidad de poder salir de su entorno.  

Se ha vuelto completamente confusa la idea de lo que ese triunfo de la técnica sobre el espacio y el tiempo ha traído consigo. El escritor cubano Carlos Alberto  Montaner  cuenta  en  uno  de  sus libros de un pequeño muchacho de una aldea del interior de África, quien vestido sólo con una camisa, se encontró con un grupo de extranjeros, entre ellos el mismo Montaner y un profesor norteamericano, quien lucía una imponente calva. El muchacho observó desde el bosque a los extraños con curiosidad, señaló al profesor y exclamó: ¡Kojak!, ¡Kojak!

Aun cuando sea discutible este aporte a la cultura universal, es innegable, sin embargo, que más y más informaciones fluyen en los países y cerebros de todo el mundo. En Alemania se decía con cierta sorna de ciertas regiones de Alemania oriental: "Ellos viven en el valle de los inocentes." Estos comentarios son cada vez más raros.

La velocidad con que la información llega al ser humano en todo el mundo es hoy casi insuperable. Cuando aquí en Lima hace 350 años existía el virreinato, pasaban meses antes de que las órdenes del Consejo Real de Madrid llegaran al Virrey y su corte, o sea que cuando llegaban ya eran anticuadas y a menudo no correspondían con la situación actual del virreinato. Los funcionarios españoles en Lima eran, sin embargo, gente muy inteligente, de quienes se dice que acuñaron la frase: Obedezco, pero no cumplo. Y de esa manera intentaban hacer lo mejor en una época de gran pobreza de información, actuando con independencia en interés del Rey de España.     

El descubrimiento de las ondas electromagnéticas causó hace ya mucho tiempo un cambio en todo el mundo. La caída de la Unión Soviética y la reunificación de Alemania son dos productos de ese fenómeno.

El mentiroso sistema comunista en Alemania Oriental pudo mantener a su población en jaque durante algunas décadas. Pero en un momento, hace 10 años, el mundo moderno de la información arropó dicho régimen. Concretamente, el final se vio cuando un miembro del Comité Central -totalmente cansado- en una conferencia de prensa nocturna respondió con un si a una pregunta de un periodista ante una cámara de televisión en vivo, de si la práctica de apertura de la frontera entraba en vigencia "inmediatamente". Pocos minutos después de este "sí" en la televisión, cientos de miles de berlineses y alemanes orientales se trasladaron hacia las estaciones de control de paso del muro de Berlín, desplomándose al poco tiempo el "muro de contención antifascista". Toda la fuerza militar de Occidente sirvió para impedir que la frontera oriental pudiera ser arrollada, pero Occidente no pudo derribar el muro. Esto lo hicieron sencillos ciudadanos este-alemanes, quienes interpretando correctamente el significado de las informaciones instantáneas que captaban en la televisión, en cantidad de cientos de miles, se volcaron a las calles y produjeron el colapso del sistema.

En cuanto a la fuerza de penetración de las ondas electromagnéticas hay que ser cuidadoso... Debemos recordar a Stalin, quien con una sonrisa burlona preguntó hace muchos años que cuántas divisiones tiene el Papa. Cuando años más tarde, el Papa polaco y el Sindicato Solidaridad impulsaron significativamente el desplome del entumecido sistema soviético centralizado, no se rió ninguno de los líderes soviéticos.

Siendo Oficial en Alemania occidental critiqué durante muchos años la propaganda del imperio mundial comunista, y en muchas conferencias ante soldados, maestros, sindicatos y periodistas intenté demostrar los datos concretos, sin hacer propaganda en contra. Muy a menudo se me dijo que mi posición era abiertamente confusa, y en el peor de los casos, se definió como revanchista. Después del derrumbe del Pacto de Varsovia y en la medida en que se fueron abriendo los archivos secretos y cesó la manipulación de cerebros, se demostró lo que para mí era una experiencia vital: La verdad se puede reprimir por largo tiempo, pero no para siempre.

Existen ejemplos prácticas en el presente: las fuerzas armadas argentinas no planificaron bien en los años 80 sus operaciones en las Islas Malvinas, mostrando ante todo muchas debilidades en su estilo de mando. Los jóvenes conscriptos y los suboficiales estaban a menudo solos en el frente, sin sus oficiales, que tenían muy buena comida en la retaguardia. Bajo esas condiciones, el soldado no lucha "hasta el último tiro", sino pronto se desalienta. Estas verdades aparecen ya en libros argentinos, y los soldados profesionales de ese país deben ahora recuperar poco o poco su reputación. Otra notable víctima de la globalización es un conocido senador vitalicio de  un país vecino, que a consecuencia de un continuo flujo internacional de informaciones no debe abandonar Londres. Dejo totalmente abierta la pregunta, si se está con él o contra él.

¿Qué efectos tendrá sobre las fuerzas armadas este proceso cada vez más rápido de dominio del tiempo y el espacio?

Para establecer esta cuestión deseo ahora presentar algunas tesis: 

1.      El proceso de globalización implica una limitación de la soberanía nacional, a un grado que todavía no puede preverse.

Esto significa también una limitación del poder de los Estados en la utilización de sus fuerzas armadas dentro del mismo país. Ejemplos actuales son Yugoslavia e Indonesia.

Si bien la situación geoestratégica, el grado de industrialización y la cultura en esos dos países son diferentes, ambos han pasado por una misma experiencia. Después de que sus fuerzas armadas, junto a la policía y las llamadas milicias, efectuaron la expatriación y asesinato de una parte de la población de otro origen étnico, la más alta autoridad internacional ordenó, en el primer caso vacilante, en el segundo caso rápidamente, que una tropa internacional de paz con grandes prerrogativas controlara las partes del país afectadas.

Las particularidades de ambos casos son conocidas por todos. Independientemente de si se consideran estas acciones correctas o no, o si otras alternativas hubieran sido factibles, se trata ahora de los hechos. Lo decisivo es que los gobiernos de Yugoslavia e Indonesia tienen que aceptar la presencia de tropas extranjeras en su territorio.

Para reforzar nuestra tesis deseamos afirmar lo siguiente: en estos días y semanas se fijaron nuevos parámetros en el Derecho Internacional.

Un indicio de estos cambios en el Derecho Internacional es por ejemplo el Tribunal de Crímenes de Guerra de La Haya. Este tenía en el año 1993 un presupuesto anual de US$300,000, mientras que el actual es de casi US$100 millones, con 800 colaboradores de 63 países. Los jueces del tribunal proceden de las más diversas fuentes del Derecho, por Ej. Estados Unidos, Guayana, Italia, Egipto, Zambia o Malasia. El tribunal sesiona paralelo a los procesos políticos de desarrollo e influye con sus actividades en el desarrollo del Derecho Procesal Internacional.

Permítanme, por favor, resaltar con claridad y de nuevo lo siguiente: No se trata de que lo que hemos dicho sea correcto o no, sino de la validez de nuestra aseveración, hecha en el sentido de la tradición militar alemana del análisis de la situación, de reconocer lo que exactamente está sucediendo.  Hay que ver las consecuencias que con gran probabilidad se derivarán para nuestros Estados y nuestras organizaciones militares.

Volvamos de nuevo a la tesis inicial. La participación de las fuerzas armadas nacionales en operaciones violatorias de los derechos humanos en el interior de un país es, a consecuencia de la globalización, evidente para el resto del mundo y no será aceptada sin crítica en el futuro. En los casos más escandalosos provocará rápidamente la intervención de tropas pacificadoras internacionales (Rusia!).

Si esta tesis es correcta, supongo entonces que serán necesarias numerosas reflexiones y planificaciones en los gobiernos y Estados Mayores de todos los países.

No debe dejar de tomarse en cuenta la ahora bien informada opinión pública, que tendrá pendientes los pro y contra de la participación de las propias fuerzas armadas en las tropas de paz para la región o el resto del mundo. En Alemania, la discusión sobre la aceptación de las misiones de paz se ha prolongado durante años. 

2.      La segunda tesis dice:

La seguridad de un país ya no se puede definir sólo sobre la base de su fortaleza militar, sino también sobre la base de los siguientes 5 aspectos. 

1. La seguridad económica, Si el régimen económico de un país es anticuado, inflexible e incomprensible si la “economía” se desenvuelve mal, puede ser también que los demás aspectos de la seguridad tampoco funcionen o que no puedan ser financiados. (Ante todo la defensa!) 

2. La seguridad social, mejor: la falta de seguridad social es el detonante de la intranquilidad popular. Por lo tanto el liderazgo gobernante deberá escatimar esfuerzos para disminuir la discrepancia social entre ricos y pobres. 

3. La seguridad ecológica, en la televisión rusa se presentó hace tiempo un reportaje que demostró que 4 de cada 5 niños en edad escolar están enfermos y que todos ellos crecen con una expectativa de vida reducida. Es justo preguntarse para qué sirven los mejores ejércitos o las más modernas cabezas explosivas nucleares si la generación en desarrollo está en peligro existencial, por Ej. por contaminación cualquiera. 

4.     La seguridad interna, de la misma manera que hoy las empresas realizan sus negocios con mayor rapidez y efectividad, estas ventajas son aprovechadas también por organizaciones internacionales del crimen.  Esto hace especialmente necesario un Estado fuerte - y una policía bien remunerada, independiente, supeditada a la Ley,  cuyas unidades élite puedan competir exitosamente, por Ej. el narcotráfico.  Además es necesario una cooperación policial internacionalmente eficaz.  También es parte de la seguridad interna la ética democrática, la cual se define sencillamente, afirmando que en una democracia no todo está permitido, en aras de implantar o restituir el orden.    Debo indicar que el fin no justifica todos los medios. Cumplir con este principio ha sido en mayor o menor grado difícil de un país a otro, pero en todo el mundo ha sido algo doloroso. Las experiencias de las épocas del fascismo y el comunismo en Europa han dejado amargas experiencias; lo que el pasado fue una verdad para muchos, hoy puede ser interpretado como equivocación.

5.     La seguridad externa, las Fuerzas Armadas al igual que antes, seguirán siendo necesarias, pero en lo general, su significado ha disminuido en el nivel internacional.  Uno de los enemigos externos del futuro será la "inestabilidad", que estará compuesta de exceso de la población, migración, catástrofes de gran envergadura, terrorismo internacional y criminalidad. 

3.      La tercera tesis dice: "Las élites conductoras de cualquier país, de cualquiera gran organización estatal y de cualquiera gran empresa industrial deben adaptarse activamente a los retos y reformas. Si no lo hacen, lo harán otros; Palabra clave: ¡Reforma desde arriba!"

Sirven de ejemplo: El régimen comunista de Alemania oriental, que hace 10 a 15 años no reconoció lo que pasaba, las grandes empresas industriales de Alemania occidental que no cambiaron su política empresarial y tuvieron por eso que cerrar, y ciertos Estados de Centroamérica que no pudieron sobreponerse a sus tensiones internas y donde el Gobierno y el Ejército actuaban en contraposición -en perjuicio de todo el país. En estos y otros casos, todos los miembros de la tripulación del barco estatal sufren bajo la rígida dirección de un gobierno centralista, como por Ej. en Yugoslavia.

Naturalmente que ningún ciudadano servidor del Estado puede elaborar su propia política. De eso son responsables las instituciones elegidas democráticamente, tanto aquí en Perú como en Alemania. Pero cada uno de nosotros se encuentra con frecuencia con tareas que exigen dar un consejo o participar en la toma de decisión. Sólo un oficial capacitado puede cumplir esas tareas importantes, cumpliendo con el precepto de que las Fuerzas Armadas, tanto hoy como mañana -dentro de la llamada globalización- deben servir al pueblo. (En este contexto también quiero decir que me parece falso que en muchos países latinos los militares no puedan votar.  En una democracia no existen ciudadanos de 1ra, y 2da, clase).

Deberíamos saber: que a la luz de la continua mejoría de los flujos de comunicación, el pueblo estará cada vez mejor enterado de las tareas estatales, entre ellas, la defensa por Ej. Quien quiera saber porqué un país necesita las Fuerzas Armadas y cuáles son los factores para esto, podrá enterarse a través de Internet de que:

  1. La situación geográfica/geoestratégica
  2. El poderío económico
  3. La cantidad de habitantes
  4. La historia y tradición
  5. Las alianzas y otros acuerdos,

 etc., pertenecen a factores que deben ser tomados en cuenta en la justificación de los presupuestos para las Fuerzas Armadas. En los países europeos, los gobiernos están sometidos continuamente a una presión de justificación, por Ej. en la cuestión de cuáles deben ser las aptitudes que las Fuerzas Armadas deben poseer. También en el siglo XXI, ningún país podrá partiendo de cero, digamos en 6 meses, poner en situación operativa sus Fuerzas Armadas. Las Fuerzas Armadas que funcionan bien necesitan cerca de 10 años para formar líderes adecuados y soldados a todos los niveles. Esto da un ejemplo del cuidado y la exactitud que deben tenerse en cuenta en la observación de la situación nacional e internacional.

Ningún país es completamente soberano; numerosas influencias de fuera deben ser consideradas por nuestros gobiernos. En Alemania (Europa), se ha cedido mucho más competencia nacional que en Latinoamérica. La tendencia del futuro es hacia la unión /el pacto económico/ y la cooperación. En Europa, a largo plazo, los países tendrán que hacer aportes parciales para la defensa del continente, por Ej. Inglaterra y Holanda para la marina y la aviación, Alemania y Polonia para el ejército, etc. Serán posibles y necesarios distintos tipos de reforma, que permitan la transferencia de los medios estatales a otras áreas vitales.

Conclusión

Partiendo de las tres tesis, y en el supuesto de que son correctas, llego a las siguientes conclusiones: 

1.      Las estructuras militares del presente están sometidas a una fuerte presión de cambio.

2.      Debido a más informaciones sobre el conocimiento especializado en seguridad política, las estructuras militares deben justificar mucho más su forma de organización y sus costos.

3.      El factor "seguridad externa" será menos importante, el factor "seguridad interna" ganará cada vez más importancia. En consecuencia: la fundación de una élite policial bien remunerada y modernamente equipada es imprescindible.

4.      La velocidad y exactitud del flujo de información y su contenido aumentan continuamente, de lo que se debe concluir: no existen tiempos más tiempos de espera, sino un reto a las élites de comenzar de inmediato y con sentido práctico un "análisis de la situación", que de por sí es extraordinariamente compleja. 

Esto vale no sólo para aquellos que están conscientes de esta situación desde hace tiempo y que trabajan en el mejoramiento de su área de responsabilidad.

Estoy firmemente convencido de que ningún país de este mundo (ni siquiera Estados Unidos) se puede sustraer de esta "lógica del cambio". Para aquellas élites que piensan que todavía esto no les incumbe, se puede citar lo que el Presidente Gorbatchov dijo en su carta al Jefe del Estado Alemán-Oriental unas semanas antes del derrumbe del muro de Berlín: ¡Quien llega tarde es castigado por la vida!

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)