Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Introducción:
Informes por país sobre Prácticas Derechos Humanos en el 2000

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Michael E. Parmly
 Secretario adjunto de Estado Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo

  Versión en Ingles

I. 25ta. Edición de los Informes por País

Durante el último cuarto de siglo, los Informes por País Sobre Prácticas de Derechos Humanos han narrado el descenso y ascenso de los derechos humanos, rindiendo testimonio de las condiciones que afectan las vidas de las gentes de todas las naciones del mundo. Sin embargo, a despecho de todo el sufrimiento -- o, tal vez, debido a él -- la causa de los derechos humanos está hoy más fuerte que nunca.

La expansión de la democracia y la libertad humana que el mundo ha experimentado en los últimos 25 años tiene muchas causas. Esta expansión se basa en la creencia fundamental de que hay derechos y libertades a los cuales tiene derecho todo ser humano, no importa donde viva. Esta idea es tan poderosa y tan universal que gana en fuerza con cada año que pasa.

El punto focal primordial de los Informes por País ha estado siempre en los acontecimientos ocurridos en los países que cubre el informe. Si los periódicos son los primeros borradores de la historia, los informes son, con seguridad, el segundo borrador, secciones transversales cuidadosamente investigadas de lo bueno y lo malo que trasciende en todo el mundo cada año. Pero los informes no son simplemente historia. Son documentos respaldados por toda la fuerza del pueblo y el gobierno de Estados Unidos. Hablan por aquellos que no tienen voz, atestiguando por aquellos que no han tenido acceso a un juicio justo, ni han disfrutado de otros derechos humanos y protecciones fundamentales. Como lo han hecho los informes desde su primera aparición en marzo de 1977, representan el compromiso de la nación de respetar los derechos humanos universales y su interés en promover estos derechos en cada país del mundo. Los informes son una manifestación tangible de la intensa concentración del Departamento de Estado en las cuestiones de derechos humanos.

II. El Año bajo Examen

Durante el año se registraron varios avances en cuanto a los derechos humanos, la democracia y las libertades fundamentales. El pueblo yugoslavo votó en septiembre para desalojar de su cargo a Slobodan Milosevic, poniendo fin así a más de una década de régimen autoritario y dando esperanzas de una nueva era, más tolerante y democrática, en Yugoslavia. Nigeria siguió progresando en su transición a la democracia, mientras que en Ghana tuvo lugar una transferencia pacífica de autoridad luego de las elecciones, generalmente libres e imparciales. Etiopía y Eritrea firmaron en diciembre un acuerdo de paz, para poner fin a un conflicto que hizo que por lo menos un millón de civiles de ambos países se convirtieran en desplazados internos. La elección de Vicente Fox señaló la primera vez en la historia moderna de México en que un miembro de un partido opositor fue elegido presidente. La decisión de Perú de renovar su aceptación de la jurisdicción obligatoria del Tribunal Interamericano de Derechos Humanos pareció representar un compromiso renovado con el imperio del derecho. Y la política de participación del presidente surcoreano Kim Dae Jung llevó a un cierto alivio de las tensiones con Corea del Norte.

El secretario general de las Naciones Unidas, Koffi Annan, reiteró el apoyo de la organización a la promoción de los derechos humanos, y dio instrucciones a sus agencias para que hicieran hincapié en las iniciativas tanto de información como de programación que fortalecen el respeto a los derechos humanos. El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia continuó enjuiciando a acusados de crímenes de guerra, inclusive un juicio por crímenes de guerra basado en acusaciones de violación y otro tipo de violencia sexual. El Tribunal Penal Internacional para Ruanda continuó también enjuiciando a individuos por crímenes relacionados con el genocidio. A nivel regional, varias instituciones siguieron trabajando para fortalecer las normas y prácticas democráticas. La Organización de Unidad Africana le negó un asiento en su cumbre a Costa de Marfil, debido al golpe registrado en ese país en 1999. La Organización de los Estados Americanos (OEA) envió una misión a Perú luego de las elecciones que, según observadores internacionales y nacionales, mostraron graves fallas. El gobierno anunció subsecuentemente nuevas elecciones, fijadas para tener lugar en abril de 2001. La misión de la OEA auspició también un diálogo entre el gobierno, los políticos opositores y representantes de la sociedad civil, encaminado a reformar las asediadas instituciones democráticas del país. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa emprendió informes activos y públicos sobre derechos humanos en Kosovo, y observó elecciones en varios países. Algunos estados miembros del Consejo de Europa comenzaron a publicar informes del Comité para la Prevención de la Tortura.

A nivel internacional, la propagación mundial de la democracia quedó afirmado tanto en el terreno gubernamental como en el no gubernamental. Los gobiernos de más de 100 países que han tomado un camino democrático y que representan todas las regiones, niveles de desarrollo y diferentes experiencias históricas del mundo, llevaron a cabo en junio una reunión ministerial en Varsovia, que tomó el nombre de Comunidad de Democracias. Los participantes respaldaron la Declaración de Varsovia, que comprometió a sus gobiernos a sostener los principios y prácticas democráticos. La reunión de la Comunidad de Democracias procuró reforzar la cooperación entre los gobiernos participantes a través de varios métodos, inclusive una reunión informal en la Asamblea General de las Naciones Unidas para intercambiar información y apoyar, dentro del sistema de las NU, temas y resoluciones relacionados con la democracia.

Mientras se manifestaban estas tendencias positivas, el pobre historial de China en materia de derechos humanos empeoró durante el año, medida que las autoridades intensificaban sus severas medidas contra los grupos cristianos y budistas tibetanos clandestinos, destrozaban muchas casas de culto e incrementaban su campaña contra el movimiento Falun Gong. China suprimió también con dureza la disidencia organizada. En Birmania, los militares siguieron con su severa represión, y mantuvieron en arresto domiciliario, durante gran parte del año, a Aung San Suu Kyi, detuvieron a sus partidarios, encarcelaron a muchos creyentes religiosos y condenaron a numerosas personas, entre ellas niños, a trabajos forzados. La situación en Corea del Norte siguió estando entre las peores de mundo: el gobierno sofocó toda disidencia y redujo ampliamente la libertad religiosa, se mantuvo a los presos políticos en campos de trabajo forzado, y la desnutrición siguió siendo amplia. En Afganistán los talibanes continuaron siendo violadores graves de los derechos humanos, al restringir severamente el acceso de mujeres y niñas a la educación, los servicios médicos y el empleo. Irak permaneció completamente dominado por uno de los regímenes más represivos del mundo, y las fuerzas de seguridad, como cuestión de rutina, ejecutaban, torturaban, golpeaban, violaban o intimidaban y abusaban de otra manera de cualquiera que se percibía como opositor político. El historial general de Cuba en cuanto a los derechos humanos siguió siendo pobre, al mantener el gobierno su estrecha vigilancia de cualquiera que se consideraba un opositor en potencia. La situación de los derechos humanos en Belarús se empeoró en varios aspectos, a medida que el régimen de Lukashenko tomó medidas severas para neutralizar a los opositores políticos y reprimió todos los reclamos de democracia. Turkmenistán siguió siendo uno de los países más totalitarios del mundo, al mantener el Comité de Seguridad Nacional un estrecho control del país, y se mantuvo el culto de la personalidad centrado en torno al presidente Saparmurat Niyazov. En Israel y en los territorios ocupados, luego de un estallido de violencia en septiembre, las fuerzas de seguridad israelíes usaron en ocasiones fuerza excesiva, en contravención de sus propias reglas de conducción de operaciones, dando muerte a aproximadamente 300 palestinos e hiriendo a millares en respuesta a demostraciones violentas y otros choques en Israel, Cisjordania y Gaza. Las fuerzas de seguridad palestinas y miembros del Tanzim de Fatah mataron a numerosos soldados y civiles israelíes en el ciclo de violencia.

Los continuos conflictos internos empañaron la situación de los derechos humanos en varios países. En Colombia, tanto los grupos paramilitares como los grupos guerrilleros continuaron cometiendo actos de violencia y otros atropellos graves en muchas partes del país, con numerosas masacres de civiles y el asesinato, secuestro e intimidación de defensores de los derechos humanos, sindicalistas, periodistas y otros grupos tomados como blancos. La guerra, exacerbada por la intervención exterior, continuó devastando la República Democrática del Congo, lo que permitió a quienes perpetran violaciones de los derechos humanos disfrutar de impunidad virtual en grandes porciones del país. El gobierno de Sudán continuó sus bombardeos de centros de población civil, su apoyo a la esclavización y las conversiones religiosas forzadas, mientras impedía que la ayuda humanitaria internacional llegara a grandes porciones del país. Numerosos informes creíbles sobre violaciones de los derechos humanos cometidos por fuerzas rusas en Chechenia, violaciones que incluyeron ejecuciones extrajudiciales, torturas y violaciones sexuales, provocaron condena general y reclamos de que haya rendición de cuentas; los chechenos cometieron también numerosas violaciones, tales como la ejecución de prisioneros. En Indonesia, las fuerzas de seguridad fueron responsables de numerosos casos de tiroteo indiscriminado de civiles, tortura, apaleamientos y otros atropellos en Aceh, Irian Jaya y otras partes, y el gobierno no fue efectivo para impedir la violencia social y entre etnias y grupos religiosos en las Molucas y Sulawesi.

III. Acontecimientos en Derechos Humanos, Democracia y Trabajo

Tendencias Democráticas Mundiales: El año fue testigo de nuevos avances hacia la mundialización de la democracia. Muchos, si no todos, los gobiernos, los líderes de la sociedad civil y las instituciones multilaterales van en busca y promueven ahora economías abiertas y sociedades más libres. La mayoría de las gentes del mundo vive ahora en países democráticos o en países que han comenzado a poner en vigor algunas reformas democráticas y políticas. La tendencia general continúa siendo de cambio positivo y acumulativo, a pesar de algunos reveses.

Durante el año, las elecciones apuntalaron transiciones democráticas en Croacia, Ghana, México, Suriname y Yugoslavia. Una sociedad civil activa y medios de comunicación cada vez más independientes ayudaron a asegurar el éxito y transparencia de estas elecciones. Continuaron los retrocesos, entre ellos el continuo conflicto en el Mediano Oriente y África, un golpe en Fiyi y un colapso del gobierno y la ley y el orden en las Islas Salomón. En China, a pesar de los extensos atropellos gubernamentales, siguieron desarrollándose aspectos importantes de la sociedad civil. En otros países tuvieron lugar elecciones gravemente defectuosas, de modo más notable en Azerbaichán, Kirguistán, Costa de Marfil y Haití.

En el lado no gubernamental, la creciente vinculación mundial por medio de redes entre las organizaciones y la ciudadanía privada reflejó el crecimiento de las sociedades civiles a nivel nacional. El Foro Mundial de la Democracia realizado junto con la reunión ministerial de junio con la Comunidad de Democracias de Varsovia, con la presencia internacional sin precedentes de académicos, líderes cívicos, religiosos, laborales y empresariales para evaluar los desafíos de la democracia. El Foro planteó a la asamblea ministerial recomendaciones entre las que figuraba la convocatoria del grupo informal de democracias establecido en las Naciones Unidas en el otoño. Los representantes de los Organismos No Gubernamentales (ONG) procedentes de 80 países también se reunieron en San Pablo en noviembre para considerar cómo resolver los desafíos de la democracia. Elaboraron una lista de medidas prácticas que los ONG pueden tomar en sus países en apoyo del proceso democrático. Integridad de la persona: Las denuncias de atropellos como la tortura y los arrestos arbitrarios en Argelia siguieron disminuyendo durante el año; sin embargo, las ejecuciones extrajudiciales cometidas por las fuerzas de seguridad y los grupos terroristas costaron las vidas de muchos cientos de personas. La tortura de los adversarios políticos es amplia en Uzbekistán. Las fuerzas de seguridad de Camerún mataron a varias docenas de personas en un período de 6 meses en la ciudad de Doula, y el maltrato de los detenidos en todo el país siguió siendo endémico. La brutalidad asociada con el Frente Revolucionario Unido (FRU) en Sierra Leona disminuyó algo; sin embargo, continuaron las denuncias de graves atropellos, tales como ejecuciones extrajudiciales en masa, violaciones y apaleamientos en el 60 por ciento del país que el gobierno no controla. El FRU también violó los derechos humanos en Guinea. El gobierno de Libia recurrió a la intimidación para controlar a la oposición política, y las fuerzas de seguridad hicieron arrestos arbitrarios y detuvieron a individuos que frecuentemente fueron incomunicados o torturados.

Libertad de prensa: la libertad de prensa todavía no existe en países como Cuba, Irak, Libia y Turkmenistán. Hubo graves restricciones a la prensa en Sudán, Uzbekistán y China, excepto en Hong Kong. La desaparición del ucraniano Georhiy Gongadze, cuyos supuestos restos fueron hallados a fin de año, causó graves preocupaciones por la libertad de prensa en Ucrania. En Rusia, los esfuerzos del Kremlin para lograr el control de una importante red independiente de televisión también planteó una amenaza a la libertad de prensa tan arduamente ganada. En Irán, docenas de oficinas de prensa fueron cerradas y una cantidad de los periodistas y editores más distinguidos fueron arrestados o intimidados cuando los elementos de línea dura del gobierno querían acallar sus críticas. Sin embargo, hubo algún alivio de las restricciones a la prensa en Siria, y la prensa de varios países del norte de África siguió logrando más libertad.

Libertad religiosa: Durante el año continuó la represión religiosa y la discriminación en cada región del mundo. Según el Informe Anual sobre Libertad Religiosa Internacional 2000 (emitido en septiembre, que cubre el periodo de julio de 1999 hasta junio de 2000) los cinco países designados como "países de especial preocupación" por la secretaria de Estado en 1999 -- Birmania, China, Irán, Irak y Sudán -- fueron vueltos a designar. Esta designación refleja las violaciones particularmente graves de la libertad religiosa por parte de los gobiernos de esos países. En cada uno de ellos la situación sigue grave; en algunos -- en especial China -- la represión religiosa ha aumentado. En Uzbekistán, a pesar de la liberación de algunos religiosos que estaban presos, el gobierno siguió encarcelando y maltratando a otros individuos debido a sus creencias y prácticas religiosas. En particular, algunos musulmanes quedaron en situación vulnerable al maltrato por su supuesta asociación con terroristas. El gobierno de Turkmenistán no permitió la inscripción de los musulmanes no sunnitas y de los rusos cristianos ortodoxos, a pesar de compromisos previos de hacerlo, y siguió reprimiendo a los fieles protestantes y suprimiendo las prácticas de otros credos religiosos por no estar inscritas. En Rusia había preocupaciones por la aplicación uniforme por parte de las autoridades locales de las regulaciones federales que exigen una nueva inscripción de los grupos y organizaciones religiosos. En Georgia la discriminación aumentó contra algunas minorías religiosas, entre ellos los Testigos de Jehová. En Laos algunos religiosos apresados fueron liberados, pero siguieron las prácticas de ciertas autoridades locales de obligar a los cristianos a firmar renuncias a su fe, y también continuó el maltrato de los cristianos en prisión.

En Arabia Saudita los servicios religiosos no musulmanes están prohibidos y el gobierno detuvo y luego deportó a varias personas a quienes se consideraba que habían violado la prohibición. El gobierno apoya a la mayoría musulmana sunnita, y persiste la discriminación contra los miembros de la minoría shiita. En Pakistán la ley contra la blasfemia continuó siendo motivo de abusos, y se la dirigió contra las religiones minoritarias del país, en particular las comunidades cristianas y ahmadiya. En Europa algunos estados han aprobado o consideran legislación o políticas discriminatorias para estigmatizar las expresiones de fe religiosa de ciertos grupos al asociarlos incorrectamente con peligrosas "sectas" o "cultos".

En una nota más positiva, la vida religiosa en varios países de los Nuevos Estados Independientes siguió progresando en el año, y varios gobiernos trataron con diferente grado de éxito de poner a las autoridades locales y regionales en línea con la política nacional.

Mujeres: durante el año, los derechos humanos de la mujer registraron una mayor atracción internacional que en el pasado, aunque de hecho el progreso ha sido limitado en todo el mundo. En Egipto a las mujeres se les concedió el derecho al divorcio basado en la incompatibilidad. En Ruanda se aprobó una ley que mejora los derechos de la mujer en relación con la herencia, en asuntos familiares y de crédito. A pesar de algunos progresos logrados en esa y otras áreas, persisten graves problemas. En muchas partes del África la mutilación genital femenina continuó dañando la salud física y psicológica de mujeres y niñas. La discriminación por parte de la sociedad impidió a las mujeres de muchos países aprovechar las oportunidades económicas. En Afganistán las restricciones impuestas por los talibanes a la educación y el trabajo siguieron confinando a la mujer en el hogar. Las sociedades patriarcales tradicionales siguen inferiorizando a las mujeres y las niñas. En China las prácticas obligatorias de planificación familiar siguen afectando a mujeres y niñas, a pesar de algunos experimentos del gobierno con prácticas no obligatorias. En varios países del Medio Oriente y el sur del Asia, las denominadas aspor honor y las muertes a causa de las dotes continuaron siendo graves problemas.

La violencia contra las mujeres siguió siendo un problema constante, atravesando todas las líneas sociales y económicas. La violencia doméstica y sexual contra las mujeres ocurre en todos los continentes. Mientras los gobiernos condenan públicamente la violencia contra las mujeres, muy pocos son los que toman medidas concretas para terminar eso.

Niñez: Los niños son los más vulnerables de cualquier grupo en la sociedad y enfrentan amenazas particulares a sus derechos humanos. En todo el mundo los niños enfrentan condiciones peligrosas e insalubre, trabajando en fábricas, campos, en talleres explotadores, como sirvientes domésticos, o en algunos casos como prostitutas. El tráfico de niños para el trabajo forzado, prostitución y pornografía es un negocio creciente y lucrativo para los criminales. En muchas ciudades grandes cantidades de niños callejeros carecen de albergue, alimentos, educación y apoyo, y son vulnerables a muchas formas de abuso, a pesar de los mejores esfuerzos de los gobiernos y las ONG. En países como Colombia, Sri Lanka, Sierra Leona y Uganda, los rebeldes armados obligan a los niños a servir como soldados o los reclutan con promesas o amenazas. En muchos países los niños no tienen acceso a la educación --en algunos casos porque no pueden pagar el costo de los libros y uniformes, en otros porque tienen que trabajar para mantener a sus familias-- por lo tanto reduciendo gravemente sus posibilidades para una mejor vida. Muchos gobiernos niegan a las niñas la oportunidad de asistir a la escuela o de completar su educación escolar.

Hubo algunas mejoras en la vida de los niños en el año, cuando algunos gobiernos tomaron medidas para ayudar a la niñez y fortalecer la protección de sus derechos. Por ejemplo, en Venezuela alrededor de 500.000 niños asistieron por primera vez a la escuela cuando el gobierno prohibió los cobros por inscripción. El gobierno de Túnez patrocinó un programa de vacunas para los niños en edad preescolar y dijo que más del 95 por ciento de los niños están vacunados. A fin de año, la oficina de UNICEF en Marruecos y el Observatorio Nacional de los Derechos de la Niñez comenzaron una campaña en favor de los derechos humanos en relación a las demandas de las niñas sirvientas que tuvo amplia exposición en los medios de prensa. El ministro de Justicia en Benin estableció la Comisión Nacional para los Derechos de la Niñez que tuvo su primera reunión en julio; el gobierno de Benin también hizo esfuerzos serios para combatir el abuso de la niñez y el tráfico de niños. En marzo varias agencias del gobierno firmaron en Filipinas un memorando de entendimiento para el cuidado y trato de los niños involucrados en conflictos armados, que considera a los niños insurgentes como víctimas a ser rescatadas y rehabilitadas, en lugar de considerarlos enemigos a ser neutralizados o procesados. Las Naciones Unidas presentó dos importantes documentos para que sean firmados este año: el Protocolo Opcional a la Convención para los Derechos de la Niñez en Relación a Niños en Conflictos Armados y el Protocolo Opcional a la Convención sobre los Derechos de la Niñez en Relación a la Venta de Niños. Las ONG también son extremadamente activas en el campo de los derechos de la niñez en todo el mundo, abogando en favor de reformas laborales y prestando servicios.

Derechos de los trabajadores: en el año hubo tendencias negativas y positivas contraproducentes que afectan los derechos de los trabajadores. Entre los acontecimientos positivos, más de 50 países ratificaron la Convención para la Eliminación de las Peores Formas del Trabajo Infantil (Convención 182), de la Organización Internacional del Trabajo, la aprobación internacional más rápida que cualquier otra convención en los 81 años de historia en la organización. La Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 de Estados Unidos pide a la comunidad internacional ratificar la convención al condicionar la ratificación con la elegibilidad permanente para el estatuto del Sistema Generalizado de Preferencias. La ley también incorpora criterios sobre los derechos laborales para la elegibilidad en las preferencias comerciales en los programas para el África y la Cuenca del Caribe.

Por primera vez la OIT aprobó una resolución pidiendo medidas para asegurar el cumplimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores. En noviembre el cuerpo gubernativo de la OIT determinó que el gobierno de Birmania no había tomado medidas efectivas para acabar el "amplio y sistemático" empleo del trabajo forzado. Pidió a todos los estados miembros de la OIT que tomen medidas apropiadas para asegurar que Birmania no perpetué o extienda sus sistema de trabajos forzados u obligatorios.

Entre las tendencias negativas durante el año estuvo la impunidad con que una dramática y creciente cantidad de sindicalistas fueron asesinados, torturados e intimidades en Colombia. En otros lugares la creciente tendencia a la negociación de contratos individuales entre las empresas y los trabajadores y el recurso de la formación de "cooperativas" en lugar de sindicatos laborales privaron a los trabajadores de la protección que brinda la representación sindical y de la protección de las leyes laborales nacionales.

Tráfico de Seres Humanos: El tráfico de seres humanos representa un grave desafío a los derechos humanos. Este problema mundial que aumenta rápidamente afecta a países y familias de todos los continentes. Los traficantes explotan a mujeres, niños y hombres de toda condición, edad, religión y cultura. Los traficantes explotan específicamente a los niños y mujeres que sufren pobreza y que están marginados dentro de sus propias sociedades -- los segmentos más vulnerables de la población. El tráfico ha crecido significativamente en años recientes y es una de las fuentes principales de ingreso para las organizaciones delictivas internacionales --en parte porque los riesgos son pocos y las ganancias altas. En algunos países, los policías locales y funcionarios de aduana e inmigración están involucrados o son cómplices en el tráfico de seres humanos. Los traficantes privan a sus víctimas de su dignidad humana básica, los someten a trato inhumano y degradante y los tratan como bienes que pueden comprarse y venderse mediante trabajo forzado u obligatorio a través de las fronteras internacionales y dentro de las fronteras nacionales. Las víctimas frecuentemente se encuentran en un país extraño, sin poder hablar el idioma y sin identificación o documentación. Muchos están sujetos a trato violento y brutal por parte de sus captores. Algunos vienen de países en los que la policía y otras autoridades son fuente de represión más bien que de ayuda, y se niegan a pedir ayuda. A muchos los amenazan con sanciones en su contra o contra sus familias si tratan de escapar. Muchas víctimas encaran riesgos adicionales debido a condiciones de trabajo peligrosas, incluyendo la amenaza de daño por exposición a pesticidas peligrosos o enfermedades transmitidas sexualmente.

La naturaleza oculta del tráfico lo hace difícil de cuantificar. Se estima, según datos dignos de confianza, que anualmente se trafican en el mundo de 700.000 a 2 millones de personas. A las víctimas del tráfico se las induce a trabajo forzado, prostitución, servidumbre doméstica, trabajo agrícola inseguro, trabajo de construcción, trabajo de restaurante y diversas formas de esclavitud moderna. Los gobiernos de todo el mundo han tomado medidas para combatir estas prácticas atroces, al aprobar legislación que tipifica como delito ese tráfico, establecer sanciones contra el mismo y tomar medidas para ayudar a las víctimas. En diciembre, 81 países firmaron el Protocolo sobre Tráfico de Seres Humanos para Impedir, Suprimir y Castigar el Tráfico de Seres Humanos, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas Contra el Crimen Organizado Transnacional. Se espera que más países firmarán en meses venideros ese Protocolo sobre Tráfico. Las ONG participan activamente en combatir el tráfico de seres humanos; sus esfuerzos mundiales incluyen campañas de información, provisión de apoyo médico y psicológico y refugio para las víctimas, así como también entrenamiento para el empleo.

Responsabilidad Corporativa: En años recientes se han expandido las asociaciones entre gobiernos, empresas y sociedad civil para promover los derechos humanos, apoyar la sociedad civil y atender las necesidades de responsabilidad corporativa. Dos de los ejemplos mejor conocidos son los de Sullivan Principles y Global Compact de las Naciones Unidas, que alientan a las corporaciones, sobre una base voluntaria, a que reconozcan los derechos humanos internacionales y las normas laborales y ambientales. Durante el año, un grupo de compañías importantes del petróleo, minería y recursos energéticos; organizaciones de derechos humanos y organizaciones de responsabilidad corporativa y una confederación internacional de sindicatos trabajaron con los gobiernos estadounidense y británico para elaborar un conjunto de principios voluntarios sobre seguridad y derechos humanos. Los principios proveen un mecanismo para el diálogo continuo sobre puntos importantes de derechos humanos y seguridad.

IV. Historial de los Informes de Derechos Humanos

La primera edición de los Informes sobre Países fue producto de su época. Si bien Estados Unidos había encabezado el movimiento internacional de los derechos humanos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y la creación de las Naciones Unidas, la Guerra Fría y la conclusión gradual del colonialismo dominaron las primeras décadas de ese movimiento. Sin embargo, a principios de la década de 1970 se surgieron en el Congreso y a lo largo del país nuevos conceptos y medidas de rendición de cuentas. Una fuerza importante detrás de este entorno cambiante lo fue una comunidad de NGO siempre creciente cuya perspectiva mundial, compromiso a los derechos humanos y acceso a los medios de información ayudaron a moldear la opinión del público y la toma de decisiones por parte del gobierno. En 1973, el representante Donald Fraser realizó audiencias sobre los derechos humanos en la subcomisión de organizaciones internacionales de la comisión de asuntos exteriores. Ese mismo año se aprobó una opinión común de resolución del Congreso que urgió a la administración Nixon que vinculara los programas de ayuda exterior de Estados Unidos al respeto de los derechos humanos dentro de los países receptores de la ayuda estadounidense. El Congreso enmendó la Ley de Ayuda Exterior 3 años más tarde para exigir al secretario de Estado que envíe al Congreso cada año "un informe total y completo" en lo que concierne al -"respeto de los derechos humanos reconocidos internacionalmente en cada país que haya sido propuesto como beneficiario de la ayuda estadounidense de seguridad".

De este modo, en marzo de 1977 se presentó al Congreso el primer volumen de Informes sobre los países. El informe cubrió 82 países. Como se refería a las naciones con quienes Estados Unidos tenía programas oficiales de ayuda de seguridad, la mayoría ya eran viejos amigos y aliados. El informe inicial fue breve --únicamente 143 páginas-- y al final de la mención de cada país había una clasificación, tomada de Freedom House, que juzgaba si el país era libre, parcialmente libre o no era libre.

Como toda innovación, el nuevo informe tuvo sus críticos. Para algunos la misma existencia de tal documento dañaba las relaciones con las mismas naciones con las que Estados Unidos había establecido los mejores lazos. Para otros, el informe no se divulgaba plenamente. Ese criticismo ha ayudado a mejorar los informes a partir de entonces. Ahora cubren virtualmente a todos los países del mundo e incluyen un nivel de detalles que habría asombrado a los lectores de épocas pasadas.

En el informe de 1978, 33 países adicionales que recibían ayuda económica de Estados Unidos se agregaron a los 82 países originales. El siguiente año, la Ley de Ayuda Exterior se enmendó nuevamente para requerir la mención de cada miembro de las Naciones Unidas. El 1979 el informe se amplió a 854 páginas y cubrió a 154 países, incluyendo por vez primera discusiones de Cuba, la Unión Soviética y la República Popular China.

Por entonces el formato básico del informe se había establecido, aunque con el correr del tiempo experimentaría muchas modificaciones. La primera sección era sobre el Respeto a la Integridad de la Persona, e incluía como todavía lo hace, subsecciones sobre tortura; trato o castigo cruel, inhumano o degradante; arresto o encarcarcelamiento arbitrarios; negativa de juicio público justo; e invasión del hogar. La segunda sección se titulaba Políticas de Gobierno Relacionadas al Cumplimiento de Necesidades Vitales como Alimentación, Albergue y Salud Pública. La tercera, Respecto de Libertades Civiles y Políticas. Esta sección incluía subsecciones separadas sobre libertad de expresión, prensa, religión y asamblea; libertad de movimiento dentro del país para los viajes y la inmigración; y libertad para participar en el proceso político. La cuarta se titulaba Actitud de Gobierno y Registro con respecto a Investigación Internacional y No gubernamental de Supuestas Violaciones de los Derechos Humanos.

En 1980, se agregó una subsección sobre desapariciones. El informe del año siguiente vio una nueva forma de la sección sobre la satisfacción de necesidades vitales como Circunstancias Económicas y Sociales. El informe de 1982 agregó subsecciones sobre ejecuciones y desapariciones políticas y extrajudiciales y expandió las discusiones sobre la libertad de expresión, prensa, asamblea pacífica, religión, movimiento y el proceso político. El año siguiente se agregó el derecho de los ciudadanos a cambiar su gobierno. En 1986 se introdujo una nueva sección titulada Discriminación con Base en la Raza, Sexo, Religión, Idioma o Estado Social, conjuntamente con otra sección sobre la Situación de Trabajo.

En 1989 se agregó una subsección sobre el uso de fuerza excesiva y violaciones de derechos humanos en conflictos internos. La sección de trabajo se enmendó para incluir discusiones específicas del derecho de asociación, el derecho de organizarse y la contratación colectiva, edad mínima para el empleo de niños y condiciones aceptables de trabajo. El informe de 1993 vio una expansión de la sección sobre discriminación para incluir discusiones específicas de los derechos de la mujer y el niño, pueblos indígenas, personas incapacitadas, y minorías nacionales, raciales, y étnicas. En 1993, los informes aparecieron por primera vez en el sitio en la web del Departamento de Estado, un acontecimiento que aumentó drásticamente el número de individuos que tienen acceso inmediato a estos informes. La cobertura adicional sobre refugiados y asilo se agregó 3 años más tarde. En 1997, la subsección sobre el trabajo de niños forzado y obligatorio se mejoró considerablemente. En 1998, el informe se publicó por primera vez en dos volúmenes.

Posteriormente en 1998, el Congreso aprobó la Ley de Libertad Religiosa Internacional, que dispuso la presentación de informes anuales sobre el estado de la libertad religiosa internacional en cada país. El primero de estos informes apareció en septiembre de 1999, el mismo año, el Congreso pidió que se agregara una nueva sección sobre el tráfico de seres humanos. Los informes incluyeron también ese año un nuevo enfoque sobre acceso a presos políticos y genocidio.

Estos Reportes están en ingles para ver el Reporte de Colombia en español  

Colombia 2000 DD.HH.

Cuba 2000 DD.HH.

Bureau for Democracy, Human Rights, and Labor

Releases Human Rights Reports 2000

Argentina  Bolivia  Brasil  Chile  Colombia Costa Rica  Cuba  Dominica  República Dominicana  Ecuador  El Salvador Guatemala Haití  Honduras  México  Nicaragua  Panamá Paraguay  Perú  Uruguay  Venezuela

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)