Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Cumbre Latinoamericana y del Caribe Sobre Comercio Electrónico

Discurso de DONALD L. EVANS
Secretario de Comercio de Estados Unidos
4 de abril de 2001 Buenos Aires, Argentina

Muchas gracias y buenas tardes.

Estoy encantado de estar aquí. Este es mi primer día completo en Buenos Aires y, aunque he estado muy ocupado, he tenido la oportunidad de ver un poquito de esta magnífica ciudad. Déjenme decirles, me encuentro muy lejos de casa, ubicada cerca de pozos petrolíferos al oeste de Texas.

Tiempos excitantes

Agradezco la oportunidad de poder hablarles sobre cómo podemos trabajar juntos para hacer crecer nuestras economías y crear puestos de trabajo a través del comercio electrónico. Estos tiempos son particularmente excitantes para estar en una posición como la vuestra, desde la cual pueden influir en la dirección del crecimiento de la economía global. Lo que muchos de ustedes están haciendo ha cambiado y continúa cambiando la manera en que el mundo funciona; la forma de comunicarnos y, ciertamente, el modo en que todos aprenderemos en los años por venir.

Y ciertamente ustedes han cambiado la forma en que el mundo hace negocios. Las  distancias  que frecuentemente afectaron el comercio o lo convirtieron en algo sumamente oneroso, prácticamente han sido eliminadas. Es un partido grande y nuevo el que enemos por delante, visto las oportunidades que se nos presentan y les agradezco a todos por ello, pues ustedes representan una gran parte de esto.

Consideramos que el comercio mundial a través de la Internet -- negocio a negocio y negocio a consumidor -- rondará los 700 mil millones para el año 2004. Y para el 2005, más de mil millones de personas estarán conectadas a la Internet. Realmente, estos revolucionarios avances están cambiando la manera en que interactuamos y la forma en que vivimos.

Estos avances son evidentes aquí en la Argentina, donde la Internet creció enormemente. Sé que aún les queda un largo camino por recorrer y que ustedes también lo saben.  Pero en diciembre, unos 2,5 millones de personas navegaron por la Web, comparado con sólo 1,9 millones en marzo del mismo año.

Y este progreso me indica que el futuro es brillante para todos. No estoy descontando la desaceleración que estamos viviendo en Estados Unidos o que ustedes están atravesando aquí en Argentina o en otras partes de Latinoamérica.  Pero hay demasiadas cosas por las que podemos ser optimistas. El futuro es demasiado brillante para que no miremos al futuro como marco que permita que nuestras economías crezcan y prosperen. Porque esa es nuestra responsabilidad. Esa es mi responsabilidad como dirigente. Como dirigente no puedo crear riqueza, pero lo que puedo hacer es ayudar a crear el entorno que permita el surgimiento de emprendedores, de trabajadores y de otros que creen riqueza y prosperen. Y esa es mi responsabilidad. Y esto me lleva al Area de Libre Comercio de las Américas, porque eso es parte del entorno y es parte del marco.

ALCA


Las conversaciones que se llevarán a cabo durante los próximos días estarán, en bastante medida, influenciadas por el progreso que ustedes estimularon a lo largo de los últimos años. Los ministros que se reunirán para discutir el futuro del ALCA están delineando un acuerdo que debe  tener en cuenta el comercio electrónico. Ciertamente, esto es tan importante que los negociadores establecieron un Comité Conjunto de los Sectores Privado y Público sobre Comercio Electrónico y ese Comité ha destacado que el comercio electrónico "puede hacer una importante contribución al crecimiento sostenido en el hemisferio occidental". Esta frase es, quizás, una de las más incompletas del año, porque para mí es el futuro del crecimiento económico en el hemisferio occidental en los próximos años.

Estoy aquí para apoyar las negociaciones que nos acerquen a la concreción de un acuerdo y para ver que a todos los elementos del comercio y del intercambio, particularmente comercio electrónico, se les conceda la debida consideración. Puedo
decirles que el presidente Bush también apoya con mucho entusiasmo el proceso del ALCA. Y ya se ha referido en numerosas ocasiones a la importancia del desarrollo del hemisferio occidental y de la apertura de los mercados en el hemisferio occidental, para él ese es su legado como presidente de  Estados Unidos. Se ha comprometido a trabajar junto con los líderes de las otras 33 democracias de las Américas para promover el ALCA cuando se encuentren en Quebec, a fines de este mes. Como ustedes saben, el objetivo es obtener un acuerdo para el año 2005. Y decimos, cuanto antes, mejor.

El éxito de estas conversaciones nos pondría frente a una propuesta ganadora, si vemos en la cuenta que este resultado nos abrirá a un mercado de 13 billones de dólares y 800 millones de consumidores. De modo que estamos alentando a que todos pongan su rúbrica dado el mensaje implícito. Será buen negocio para todos.

Saben, yo no considero el comercio como un juego de suma cero, donde alguien tiene que perder, para que otro pueda ganar. Creo que todo acuerdo de comercio debe estar basado en el espíritu que dice que nadie gana a menos que todos ganemos. Debemos encararlo a través de un acuerdo marco que proporcione iguales oportunidades para todos, y que cada individuo que firme ese acuerdo pueda avanzar tan lejos y tan rápido como quiera, determinado tan sólo por sus habilidad y su ambición. Esa es la clase de propuesta, esa es la clase de actitud que creo debemos poner en la mesa de negociaciones sobre comercio.

Pueblos libres, comercio libre

Por ello, estoy convencido de que el gobierno más efectivo es aquel que deja el camino despejado a los emprendedores y trabajadores, para que aporten el genio que crea trabajo y riqueza y el origen de ese genio no es otro que el talento que Dios nos dio y que florece en un mercado libre y abierto.

Esto nunca fue tan claramente demostrado como en el progreso que tantos de ustedes han logrado en sus respectivos campos.  Imaginación humana, optimismo ilimitado, visión, tomar riesgo, cualidades esenciales del espíritu de los emprendedores, lideraron ese progreso y debemos hacer todo lo posible para promover el entorno que favorece ese espíritu.

Les voy a contar una pequeña historia. Cuando me mudé al centro de Texas en 1975 lo hice al mismo tiempo que el presidente Bush. Y nos mudamos allí porque creímos que era un paraíso para los emprendedores. Pensamos que era una oportunidad para nosotros, para seguir nuestra carrera, para ir detrás de lo que en mi país llamamos "el sueño americano", en un mercado sin trabas, en un mercado abierto, tomar riesgos con la esperanza de triunfar en nuestra carrera. De modo que es un presidente que ha vivido la
vida de un emprendedor y sabe de la grandeza de los emprendedores y trabajadores, quienes crean la riqueza, y no el gobierno.

El acuerdo al que nos referimos logrará esto, entre otras cosas, al eliminar las barreras arancelarias y no arancelarias, promoviendo procedimientos aduaneros que aseguren transparencia, eficiencia e integridad y responsabilidad, y también, liberalizando el comercio y los servicios.

Para sus negocios, esto significará acceso inmediato a productos de la tecnología de la información, que podrán ser transportados por las fronteras libres de costosas barreras y de demoras aduaneras.  Esto dará impulso al desarrollo de los sistemas modernos de distribución y los productos manufacturados podrán integrar las cadenas de abastecimiento sin importar el país de procedencia de la operación y cumplir con la entrega a tiempo como estaba estipulado

Fuerza impulsora del crecimiento económico

Claramente, el hacer negocios no se basa en la vieja y convencional sabiduría. Los gobiernos tampoco deberían basarse en ella. El presidente Bush entiende que el libre intercambio de bienes  y servicios estimula el crecimiento económico, la oportunidad y los valores democráticos, tanto en el ámbito doméstico como en el exterior. La semana pasada, al hablar ante un grupo de líderes estadounidenses en temas de alta tecnología en Washington D.C., dijo: "Debemos evitar el construir elevadas murallas alrededor de nuestra nación y debemos alentar a otros a no hacerlo tampoco. Deberíamos estar tirándolas abajo". Por eso nos hemos comprometido a asegurar el libre comercio en las
Américas, a través del ALCA.

El presidente Bush también reconoce, al igual que yo, que el comercio electrónico continuará siendo una de las fuerzas directrices del crecimiento económico desde el comienzo en el siglo XXI. Cierto, la tecnología de la información han contribuido al crecimiento sostenido de la economía de Estados Unidos, lo cual es innegable y es impulsora clave de nuestra economía en los últimos 10 a 15 años. Esto no es tan sólo porque hacemos estas tecnología; es porque la utilizamos. La usamos como herramientas y las ganancias por la productividad se han extendido por toda nuestra economía en su conjunto y continuará haciéndolo. Y nuestras cifras de productividad continúan sólidas hoy, a pesar de algunas debilidades en nuestra economía. Al mirar las cifras sobre productividad, son sólidas.

Hace un momento mencioné el crecimiento de la Internet y su impacto en los negocios. Bien, como ustedes saben, el aspecto más poderoso de una economía basada en el conocimiento es la Internet -- y estamos en los albores de la enorme influencia de la Internet en el comercio mundial, la producción mundial y la sociedad en su conjunto.

Tuve una importante reunión con el presidente Kim, de Corea del Sur, el mes pasado, por alrededor de 45 minutos, y él pasó una gran parte de ese tiempo hablando acerca del poder de la Internet para proveer educación a gente en el mundo, brindando educación a todo el mundo. De modo, que si nos ponemos a pensar en ello, no es tan sólo algo material, tendrá la capacidad de llevar el conocimiento a la gente alrededor del mundo y mejorar sus vidas. Los beneficios sociales son enormes: telemedicina para los enfermos, educación a distancia y tecnologías de asistencia para los discapacitados. También estamos lidiando con el anhelo de mayores oportunidades que resulta de la expansión del horizonte, cuando las personas descubren las infinitas posibilidades que sus vidas tienen para ofrecer.

Asegurando igualdad de oportunidades en un entorno digital

En ese espíritu, debemos asegurarnos de que el ALCA extienda los beneficios del comercio electrónico a pequeñas empresas y pequeñas economías en el hemisferio. Según entiendo, algunos de los mayores obstáculos al crecimiento del comercio electrónico en América Latina tienen su origen en problemas en las áreas más tradicionales de comercio. Estamos hablando de inversiones que necesitan hacerse en infraestructura de transportes y en la cadena de valores asociado a ello,  incluyendo la simplificación de los servicios aduaneros. Algunos de estos temas están siendo considerados por los negociadores del ALCA. Cierto, el compromiso contraído recientemente por los gobiernos a fin de agilizar los envíos rápidos, es particularmente importante para el crecimiento del comercio electrónico.

Una vez que los consumidores y los negocios se conecten a través de la Internet, encontrarán diferentes desafíos para participar en el comercio electrónico. Los consumidores necesitan modos de pago seguros y confiables para los productos adquiridos y acceso a una resolución de disputas confiable, rápida y accesible si una transacción sale mal.

Por otra parte, los negocios necesitan saber que los contratos completados vía Internet son legales y obligatorios. Para esto, los gobiernos deben reconocer la validez legal de las rúbricas electrónicas, pero sin reglas y restricciones que impongan responsabilidad legal sobre esquemas de licencias. Varios países en la región han aprobado leyes que reconocen los contratos electrónicos y el comercio electrónico.

Puedo decirles, que la ley sobre rúbrica electrónica y sobre contratos electrónicos que se sancionó el año pasado en Estados Unidos ha sido altamente positiva para los negocios y para los consumidores, dando a todas las partes la confianza para hacer más cosas a través de la Internet.

Esperamos poder analizar estos temas durante las reuniones del ALCA sabiendo que las naciones de las Américas han sido muy receptivas al comercio electrónico y entienden la importancia de las oportunidades equitativas como la mejor forma de hacer crecer a nuestras economías.

En este aspecto, nos sentimos estimulados por los numerosos y positivos avances logrados en el hemisferio occidental. Lo más destacado, quizás, son las reformas en una serie de países en esta parte del hemisferio, incluyendo Argentina, donde la privatización abrió el mercado de las telecomunicaciones a la competencia, y en Venezuela, donde la desregulación de la industria de telecomunicaciones ha derivado en un crecimiento
dinámico en la diversificación de la tecnología, atrayendo inversiones y mejorando el servicio al cliente.

Y Estados Unidos se siente alentado por el liderazgo innovador de las instituciones financieras de América Latina, que han sido muy progresistas e innovadoras en el campo del comercio electrónico. En Brasil, por ejemplo, los bancos se encuentran a la vanguardia del desarrollo de tecnología segura para el comercio electrónico, siendo pioneros en prácticas tales como tarjetas de crédito en línea electrónica y en centros de compras virtuales.

Achicando la brecha digital

También está la cuestión de extender los beneficios del entorno de comercio electrónico a todos los ciudadanos. A cada ciudadano en sus respectivos países. No es progreso a menos que todos tengan la oportunidad de participar en esta economía basada en el conocimiento. Este es un tema con el cual, francamente, estamos peleando en Estados Unidos y estamos tratando de resolver y obtener soluciones. Entendemos que la brecha entre aquellos de nosotros -- los afortunados -- que tenemos acceso a tecnología y los que no tienen los recursos o la educación está creando una división digital que daña el crecimiento económico para todos.

Quisiera elogiar a nuestro anfitrión, Argentina, por la seriedad con la cual se ha ocupado de este tema. Según tengo entendido, se ha lanzado el programa "Argentina Digital" por valor de mil millones de dólares, que financia el costo de la compra de computadoras y el acceso a la Internet para todos sus ciudadanos. El objetivo es aumentar la cantidad de computadoras personales en Argentina en un millón para el año 2002.

El gobierno también ha puesto en marcha un ambicioso programa para equipar las escuelas con computadoras y acceso a la Internet y proveer contenidos y servicios a investigadores, estudiantes y maestros.

Otros países en el hemisferio estudian la posibilidad de descontar las tasas de acceso a la Internet a escuelas y bibliotecas, y a desarrollar asociaciones con el sector privado para incrementar el acceso a las computadoras.

Quisiera apuntar que mi gobierno y el departamento de Comercio que dirijo han estado muy involucrados en extender el progreso y el potencial de la Internet y el comercio electrónico.

Por ejemplo, en concierto con varias naciones de América Latina, hemos implementado programas de orientación al comercio electrónico para funcionarios de gobierno, establecimos misiones comerciales sobre tecnología informática, hemos organizado
seminarios para pequeñas empresas y recientemente, hemos lanzado un sitio en la Web aquí, en Argentina, para contactar compradores locales con proveedores estadounidenses de bienes y servicios.

Conclusión

Al concluir mis actividades esta tarde, permítanme decirles que pueden contar con Estados Unidos para continuar con su visión de abrir las fronteras del desarrollo tecnológico y del comercio electrónico. Y creemos firmemente que la mejor forma de hacerlo es crear mercados abiertos donde las ideas y el comercio se muevan libremente.

La administración Bush se ha propuesto -- según las palabras del presidente -- "guiar hacia un mundo que comercia en libertad".  Espero poder trabajar junto a ustedes para asegurarnos que las oportunidades se desarrollen plenamente y se extiendan a la mayor cantidad de gente posible en nuestros respectivos países.

Dios los bendiga. Muchas gracias.

Abril 08, 2001

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)