Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

La agenda de Praga

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Transparencia Internacional

Discurso de inauguración
10ª Conferencia Internacional en Contra la Corrupción
“Juntos en Contra de la Corrupción: Diseñando Estrategias, Evaluando el Impacto y Reformando las Instituciones Corruptas”

 

Nosotros, alrededor de 1,300 personas de 143 países, pertenecientes a los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado, nos congregamos en nuestra capacidad individual, en Praga, la capital de la Republica Checa del 7 al 11 de Octubre 2001 para participar de la 10ª Conferencia Internacional en Contra la Corrupción, (International Anti-Corruption Conference). El tema fue “Juntos en Contra de la Corrupción: Diseñando Estrategias, Evaluando el Impacto y Reformando las Instituciones Corruptas”.

Nuestros encuentros previos tuvieron lugar en Washington (1983), Nueva York (1985), Hong Kong (1987), Sydney (1989), Amsterdam (1992), Cancún (1993), Pekin (1995), Lima (1997) y Durban (1999). Muchos de nosotros participamos igualmente en las discusiones del Foro Global en Washington (1999) y La Haya (2001).

Nuestras reuniones fueron presididas por la señora Marie Bohata, presidenta de la Oficina Estadística de la República Checa (Czech Statistical Office).

Hubo en nuestras plenarias presentaciones de: H. E. Milos Zeman, (Primer Ministro de la República Checa); Ronald Noble (Secretario General, INTERPOL, Francia); Eva Joly (Magistrada Investigador,  Francia); Ann Pettifor (Jubilee Plus, Reino Unido); Joris Demmink (Ministro de Justicia, Países Bajos); Jean Lemierre (Presidente, EBRD); Fernando Olivera (Ministro de Justicia, Peru); Seiichi Kondo (OECD), Daniel Kaufmann (Instituto del Banco Mundial), Heinz Rothermund (Royal Dutch Shell), Ricardo Semler (Industrias Semco, Brazil), Patrick Alley (Global Witness), Baltasar Garzon Real ( Juez Investigador, España), Francois Werner (Comité Olímpico Internacional), Marie Noelle Patterson (Vanuatu), Liu Liying (China), Peter Eigen (Transparencia Internacional), Ayo Obe (Nigeria), Freimut Duve (OSCE representante de Libertad de expresión de los Medios), Presidente Vicente Fox Quesada (México) y George Soros (Presidente del Instituto Open Society).

Las sesiones fueron presididas por Maria Livanos Cattaui (Cámara de Comercio Internacional); Frank Vogl (Transparencia Internacional); Petr Brod (Servicio Checo, BBC); y Ekaterina Genieva (Presidente, Instituto Open Society de Rusia).

Nuestras sesiones fueron honoradas con el discurso de inauguración del Presidente Vaclac Havel, quien estuvo preso bajo una administración totalitaria por haber protestado contra el abuso de poder y la violación de los derechos humanos. Además, este acto inaugural sé vió enriquecido con la presentación de los “Premios de Integridad de Transparencia Internacional (Transparency Integrity Awards) del año 2001”.  La Magistrada Investigadora francesa Eva Joly fue reconocida por su valiente trabajo, poniendo al descubierto corrupción al más alto nivel. También fueron honrados los fiscales y los habitantes de la ciudad brasilera de Londrina, quienes se unieron para prácticamente eliminar la corrupción en la administración local. Ellos han demostrado que la corrupción representa igualmente una amenaza tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo.

Nos reunimos en el marco del acto terrorista más atroz que el mundo haya visto, el cual costó la vida de miles de personas pertenecientes a más de 80 países diferentes. Al expresar nuestra solidaridad con las víctimas de semejante abuso, acogemos las medidas adoptadas en procura del fortalecimiento de las instituciones democráticas en el mundo entero, y las medidas de contención a la amenaza continua de quienes pueden atentar en contra de los ciudadanos en cualquier parte del mundo.

El secretario general de la INTERPOL enfatizó el papel facilitador que juega la corrupción en estos crímenes en contra de la humanidad. Él señaló que nadie puede permitirse separar la lucha en contra de la corrupción de la lucha en contra del terrorismo. Los acuerdos de mutua asistencia legal deben ser fortalecidos, los regímenes financieros deben ser mejorados y nuevas leyes  deben ser aprobadas. Pero ninguna de estas medidas será efectiva si la aduana, la policía y los oficiales de seguridad son corruptos. Las mejores estructuras de seguridad resultan impotentes si están carcomidas por la corrupción. También somos conscientes de la necesidad de luchar en contra de la corrupción endémica que está afectando las vidas de muchos millones de personas alrededor del mundo, generando sentimientos de impotencia y desesperación así como un ambiente fértil para quienes buscan aliados en su causa mortal.

Nuestras reuniones se tornaron conmovedoras durante la ceremonia inaugural cuando se dio tributo a Carlos Alberto Cardoso (Mozambique), Luis Carlos Galán Sarmiento(Colombia), Georgy Gongadze (Ukraine) y Norbert Zongo ( Burkina Faso). Cada uno de ellos pagó con su vida su esfuerzo por lograr lograr un gobierno honesto y justo en su país. 

El presidente Havel nos recordó en esta, la primera Conferencia que tiene lugar en Europa Central o del Este, que existe un vínculo directo entre la corrupción y el abuso de los derechos humanos, con la represión corrupta  de los que critican pacíficamente a quienes están en el poder. El mandatario de la República Checa también observó que la  principal  herramienta de la Mafia en su lucha con las instituciones políticas es la corrupción y no el asesinato.

La nuestra, es una poderosa coalición que ha crecido progresivamente en tamaño y se ha fortalecido con el transcurso de las diferentes Conferencias. Estamos comprometidos en construir estándares de transparencia y responsabilidad no solamente para los gobiernos sino que también para el sector privado, la sociedad civil así como para las instituciones internacionales. Lo estamos haciendo convencidos que con esto, estamos contribuyendo al bienestar de las personas alrededor del mundo, en particular a los pobres, y consideramos estos estándares imperativos para alcanzar  niveles aceptables de  justicia social en el marco de un estado de derecho. Es nuestro deber alentar a los demás a acoger niveles de transparencia y  responsabilidad, sin embargo nosotros debemos asegurar que nuestros propias prácticas también cumplan con estos estándares.

En el proceso de consolidar estos estándares, el papel de los países desarrollados es central. No sólo tienen una obligación legal y moral de implementar la Convención de la OCDE para Combatir el Soborno de Funcionarios Públicos Extranjeros sino que también tienen que tener en cuenta que son percibidos por muchos países como ejemplos de buenas prácticas en la construcción de gobiernos modernos.

Cuando países desarrollados conceden impunidad a sus líderes políticos; cuando fallan en la implementación de leyes en contra de su elite económica y política; cuando obstaculizan investigaciones; cuando actúan para debilitar leyes que fueron diseñadas para combatir el lavado de dinero y facilitar la cooperación legal internacional recíproca, y cuando no colaboran en los procesos de repatriación de activos saqueados por líderes de países en vía de desarrollo, dichos países socavan nuestros esfuerzos. Todos estos países tienen el deber de apoyar a los oprimidos alrededor del mundo y a condenar – no socorrer- a los opresores.

Sin embargo, los países en vía de desarrollo así como los países en transición, con  infraestructuras más frágiles enfrentan grandes desafíos y las reformas en el mundo desarrollado servirán poco para promover la justicia social alrededor del mundo si los anteriores no juegan un papel activo y pleno.   

Prácticas transparentes y responsables deben ser desarrolladas en todas sus instituciones, incluyendo el sector privado, la ética tanto dentro como fuera  del gobierno ha de ser promovida; el registro de las votaciones de los legisladores deben ser públicos; deben ser implementados estatutos claros y precisos para evitar el conflicto de intereses; generando oportunamente prácticas contables para el sector público y privado consistentes con los estándares internacionales; promoviendo la libertad de prensa; impulsando mecanismos regulatorios fuertes  y eficientes que alcancen al sector financiero; estableciendo registros de sistemas administrativos confiables; desarrollando evaluaciones de los procesos de licitaciones públicas; y sobre todo la consolidación de cuerpos judiciales independientes y aptos comprometidos a mantener el Estado de Derecho.

Estos son sólo algunos de los rasgos del Sistema Nacional de Integridad particular que deben ser establecidos y sostenidos si se quiere vencer la corrupción. Esa no es una tarea fácil, pero es una actividad para la cual todos estamos listos a apoyar- agencias de desarrollo, instituciones financieras internacionales, organismos internacionales, el sector público y la sociedad civil. Nos hemos sentido especialmente alentados, al escuchar que el recién electo Presidente de México, expresó su determinación para adoptar este enfoque con la ayuda de la sociedad civil.

Nuestra propia experiencia confirma que la formación de coaliciones de intereses tal como la nuestra, a nivel nacional, es uno de los mecanismos más eficaces que una sociedad pueda adoptar en su esfuerzo contra la corrupción.

Nos corresponde a todos jugar un rol comprometido en nuestra lucha en contra de la corrupción. Ello significa una pesada responsabilidad para todas aquellas profesiones que por tanto tiempo jugaron un rol siniestro al facilitar de manera activa la corrupción (apoyo legal, contable, financiero e ingenieril). Son ellos quienes ahora tienen la oportunidad de contribuir positivamente con nuestros esfuerzos. Con la criminalización de una buena parte de los sobornos internacionales bajo la Convención de la OCDE, estas profesiones deben ser conscientes de los riesgos que corren de no cambiar sus comportamientos. Repetidamente, fue enfatizado que en muchas partes del mundo, la sociedad civil empieza ofrecer un marco secular para un cambio institucional.

Otra importante demostración del potencial que tenemos trabajando unidos fue la oferta hecha por la INTERPOL (organización que no tiene ningún poder sobre las fuerzas policiales asociadas)  de compartir con la sociedad civil sus materiales de formación de cuerpos policiales éticos, y capacitar a la sociedad civil de los distintos países en la supervisión de aquellos.  

Algunos de los temas han sido incluidos en la propuesta de la Convención en Contra de la Corrupción de la ONU. Esperamos ansiosos la culminación de este nuevo instrumento internacional. Sin embargo, nos preocupa que el proceso de preparación del texto no sea usado como pretexto por aquellos quienes desean retardar las reformas que son urgentemente necesitadas. También consideramos que una Convención de este tipo debe contar con un sistema eficaz y fuerte de monitoreo a fin de  lograr impacto deseado. Esperamos que la Convención consagre la prohibición al otorgamiento de refugio de los funcionarios corruptos que huyen de sus países, como el contemplado en la Convención Inter- Americana Contra la Corrupción.

En este contexto, escuchamos un fuerte llamado exigiendo el inmediato regreso desde Japón del ex-Presidente del Peru, Alberto Fujimori, al país que gobernó durante diez años para responsabilizarse ante el pueblo que lideró. Demandas similares fueron hechas para el regreso, desde el Reino Unido, de los fondos que fueron saqueados por el difunto Sani Abacha durante su mandato militar en Nigeria, como también lo exige la sociedad civil Africana en la Declaración de Nyanga.

Los sistemas internacionales deben garantizar que eventos tan vergonzosos no se repitan. Es necesario estudiar, de manera urgente, compromisos de colaboración legal entre los países; y nosotros vamos a cumplir con nuestra parte en el esfuerzo ahora encaminado a reformar estos como un elemento de la iniciativa global en contra el terrorismo.

Durante dos años hemos trabajado con once bancos principales, europeos y norteamericanos, para mejorar los principios “Conoce a tu Cliente” como un método para reducir el lavado de dinero, por parte de políticos corruptos y sus socios entre otros. Apoyamos fuertemente los “Principios Wolfsberg”,  siguen siendo refinados y específicos. Nos complacería ver la adopción de estos Principios por parte de todos los principales bancos  y que los mismos se extiendan a toda la  industria bancaria. Así mismo alentamos fuertemente  las iniciativas actuales para hacer las reglas anti-lavado de dinero más efectivas y aumentar la cooperación transnacional entre los supervisores bancarios y los oficiales que hacen cumplir la ley.

Notamos con satisfacción la nueva determinación de las autoridades suizas, que a diferencia de ocasiones anteriores, proveen una asistencia internacional más eficaz. Un proceso que esperamos continúe y se expanda. También constatamos los recientes movimientos del Banco Mundial orientados a lograr mayor transparencia en sus transacciones financieras. Dirigimos nuestra atención a otras instituciones financieras internacionales para que sigan este ejemplo y al mismo Banco Mundial  para continuar su agenda de mayor transparencia.

Las injusticias estructurales que enfrentan los países en vía desarrollo así como los países en transición surgieron una y otra vez durante nuestras discusiones. Estas también se reflejan en la relación con instituciones internacionales financieras. En muchos países altamente endeudados, la deuda es negociada en secreto, situación que deploramos. Incluso en algunos ni siquiera  existe un registro público de deuda.

El endeudamiento en sí mismo, es neutral. Puede ser una motor de desarrollo si es utilizada prudente y transparentemente. Sin embargo, la deuda, puede desencadenar abusos cuando se usa para saquear un país con consecuencias catastróficas para el pueblo. Por eso, insistimos en repetir nuestra declaración hecha en Durban, en la cual apoyamos sin reservas la condonación de la deuda sólo en circunstancias que garanticen que los beneficios llegarán a los pobres.

Aclamamos la propuesta de Jubilee Plus para que en el futuro exista una investigación judicial transparente en los casos en que la deuda no sea pagable, con el fin de determinar quién es el responsable de las decisiones erradas de préstamo. Tal mecanismo introducirá sin duda alguna mayores elementos de disciplina, transparencia y responsabilidad en estructura internacional.

En los casos en que la deuda haya servido para enriquecer a las elites corruptas y represivas, no hay razón por la que esta carga deba ser asumida exclusivamente por el pueblo oprimido. Nuevamente, esperamos que las instituciones financieras internacionales y los gobiernos de los países industrializados  utilicen su posición para exigir a los gobiernos deudores publicar detalladamente la información tanto del dinero recibido como los fines que está financiando.

Así mismo, acordamos estudiar la sugerencia de Global Witness para que la Bolsa de Valores de los Estados Unidos (U.S. Securities and Exchange Comisión, SEC) y otras importantes bolsas obliguen a las corporaciones en la industria de extracción a declarar las utilidades y pago de impuestos que estas hacen a los países.

La nuestra no fue una conferencia retórica y de condena generalizada a la corrupción y a los corruptos. Fue, un ejercicio en el que durante una semana y en más de 100 talleres,  enfrentamos desafíos específicos, sobre cómo abordar la corrupción en instituciones, en corporaciones y a las personas que trabajan en ellos.  Examinamos historias de éxitos, algunas resultado de previas conferencias y de las discusiones que tuvieron lugar en el Foro Global y también hemos desechado iniciativas estériles.

Innovaciones exitosas varían desde mejoras dramáticas para los niños en Uganda quienes se beneficiaron de una mayor transparencia en la financiación de sus escuelas, hasta los ahorros potenciales producto de procesos de licitaciones pública efectuados a través del sistema electrónico de compras estatal, implementado ahora en países como Chile, Corea y México.

Aumentan de manera significativa las causas presentadas por comunidades ante las Cortes de Justicia, y desafiando con éxito las decisiones abusivas de los gobiernos; programas de formación ética vienen desarrollándose de manera profesional y focalizada; métodos para identificar contratos sobrevaluados antes de ser firmados por los gobiernos están siendo identificados, y en algunos países los partidos políticos están comenzando a cooperar con la sociedad civil para contener la corrupción en la financiación de campañas.

El tema del “Conflicto de diamantes” está siendo abordado en forma práctica; Transparencia Internacional  está desarrollando principios de integridad con actores del sector privado, una parte de las corporaciones son líderes en la implementación de transparencia y responsabilidad en las sociedades en las que operan; así mismo se están desarrollando técnicas para medir y monitorear el progreso alcanzado para reformar y renovar los Sistemas Nacionales de Integridad. El Movimiento Olímpico Internacional ha expresado su deseo de trabajar con nosotros en el desarrollo de sus propias reformas.

También hemos comenzado a abordar retos especiales generados por las situaciones post-conflicto y la necesidad de garantizar formas en que la asistencia de emergencia pueda ser entregada de forma más efectiva y esté protegida contra la corrupción.

Todos son productos del consenso y la cooperación entre los principales elementos de nuestra coalición – gobiernos, el sector privado y la sociedad civil.

Hacia el futuro hemos identificado iniciativas, demasiado numerosas como para ser incluidas en una declaración.  Los grupos adecuados de nuestra coalición las adelantarán y su progreso será evaluado en nuestra próxima reunión. Los detalles serán publicados en nuestra página web. Éstas incluyen gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, así como medidas preventivas y de conscientización, igual que pasos concretos en vistas a la aplicación de la ley como al fortalecimiento de las instituciones.

Igualmente consideramos el tema de género es de particular importancia. La corrupción no sólo afecta desproporcionadamente a las mujeres, sino que también les impide jugar un rol más importante. Así mismo estamos deleitados al dar la bienvenida por primera vez a un número de grupos de jóvenes a nuestras discusiones y también nos alegró recibir organizaciones religiosas que se han unido a nuestra coalición.

No podríamos dejar Praga sin expresar nuestros más profundos agradecimientos a nuestros anfitriones, Transparencia Internacional República Checa y el Gobierno de la República Checa, por los excelentes preparativos que nos fueron ofrecidos. Nos llevamos profundos recuerdos de una ciudad de elegancia y de un pueblo generoso y cálido.

Esperamos ansiosamente reunirnos en la Ciudad de Seúl en dos años, para asegurar entonces que nuestros acciones hayan sido consecuentes con nuestras palabras.

 

Subir

Diciembre 31 , 2001

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)