Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Plan de Acción Inmediata para la Reactivación de la Integración Centroamericana

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Estimado señor Presidente:

En la última oportunidad en que nos reunimos los Presidentes centroamericanos, les expresé mi inquietud sobre la necesidad de acordar una serie de medidas urgentes para reactivar el proceso de integración regional.

Frente a la coyuntura que atraviesa la comunidad internacional en estos momentos, desde el punto de vista político, económico y humano, y los crecientes desafíos que dicha coyuntura nos impone, es fundamental que los países centroamericanos retomemos los compromisos que le han dado vida al Sistema de Integración Centroamericana y que iniciemos un proceso de decidida voluntad política para consolidar nuestras metas de integración regional, con carácter de urgencia.

Para contribuir a este propósito, someto a consideración de los señores Presidentes de Centroamérica el documento adjunto, denominado “Plan de Acción Inmediata para la Reactivación de la Integración Centroamericana”, el cual contiene el desarrollo de las ideas principales del planteamiento que me permití someter a su consideración en El Zamorano, en busca de un acuerdo sobre las decisiones políticas que debemos tomar en la presente coyuntura, para enrumbar de nuevo el proceso de integración.

Con el objetivo de dar cumplimiento a lo establecido en el artículo 24 del Protocolo de Tegucigalpa, con respecto a la conformación del Comité Ejecutivo, hago de su conocimiento que he nombrado al Lic. José Miguel Alfaro, ex Vicepresidente de la República, como representante del Estado costarricense ante dicho Comité.

Espero tener la oportunidad, en un futuro cercano, de intercambiar con ustedes opiniones sobre estas reflexiones, algunas de las cuales ya han sido objeto de discusión por parte del Consejo Judicial Centroamericano y del Foro de Presidentes Legislativos de Centroamérica.

Sin otro particular, aprovecho para expresarle las muestras de mi más alta consideración y estima,

Miguel Ángel Rodríguez Echeverría 

Plan de Acción Inmediata para la Reactivación de la Integración Centroamericana

Los gobiernos de Centroamérica están plenamente conscientes de su responsabilidad ante los compromisos asumidos en los instrumentos que crean el Sistema de Integración Centroamericana y, ven con preocupación que el Sistema ha perdido dinamismo y capacidad de respuesta ante los retos del desarrollo centroamericano, en especial el de disminuir la pobreza extrema y el de potenciar la óptima vinculación de la región a la economía mundial.

Este panorama regional se presente en una coyuntura internacional sumamente compleja, que impone nuevos desafíos y riesgos a la región centroamericana, así como a su potencial de crecimiento y desarrollo.

Por esta razón, consideran necesario dar un claro impulso a la operación del Sistema de Integración y promover la consolidación del régimen de derecho dentro de éste, a través de la ejecución de acciones realistas, eficaces y eficientes, y del mejor uso de los recursos de la institucionalidad regional. Para ello se debe sacar el máximo provecho del ordenamiento jurídico e institucional vigente, así como reactivar algunas instancias que han fallado en cumplir con las funciones para las que fueron creadas.

Con ese fin, acordamos el siguiente Plan de Acción Inmediata para la Reactivación de la Integración Centroamericana.

1. DESARROLLO HUMANO Y LUCHA CONTRA LA POBREZA

La integración regional no es un fin en sí mismo, sino un instrumento de desarrollo, cuyo objetivo final es mejorar la calidad de vida de los centroamericanos.  La integración es fundamental para alcanzar un desarrollo humano sustentable, el cual consiste en fortalecer variables como la educación y la salud, dado que éstas se constituyen en los medios para lograr mayores niveles de calidad y condiciones de vida. A su vez, no se debe olvidar que la paz y la democracia son componentes esenciales de dicho desarrollo humano, así como del éxito de la integración regional.

Por lo anterior, es necesario poner en marcha un Plan de Lucha contra la Pobreza, para atender la problemática de una cantidad importante de centroamericanos, que se encuentran en esa situación. A la vez, este último se debe complementar con un programa más amplio de Desarrollo Humano, que se enfoque en mejorar la inversión de los estados centroamericanos en aquellas variables que inciden directamente en la capacidad de los individuos para generar ingreso, tales como: los sistemas de salud; y el acceso a la educación.

La irrupción de la economía basada en el conocimiento supone la disponibilidad de un contingente cada vez mayor de personas calificadas, creativas y dotadas de capacidad empresarial.  Por tanto, aquellos trabajadores con mayor acceso a la educación pueden satisfacer de mejor forma tales exigencias y a la vez se crea un ambiente favorable para la atracción de Inversión Extranjera Directa.

El crecimiento económico y el desarrollo humano son interdependientes. Para tener éxito en uno u otro se deben promover ambos. Por tanto, es imperante establecer compromisos por parte de los gobiernos regionales en cuanto a niveles de gasto público (inversión) en salud, educación y vivienda.

A nivel mundial, el gasto promedio en salud, como porcentaje del PIB, en los cinco países con mejor ubicación en el Indice de Desarrollo Humano (IDH), en el año 2001, oscila entre 5.9 y 7.9% del PIB . Mientras tanto, para los países de la región centroamericana, el gasto público en salud, representó en 1998 el 2.1% del PIB para Guatemala, 2.6% para El Salvador, 3.9% para Honduras, 4.9% para Panamá, 5.2 para % Costa Rica y 2.2% en el caso de Belice.

Con respecto al gasto en educación , los cinco países mejor ubicados en el Indice de Desarrollo Humano 2001 muestran niveles del orden de 3.1%  del PNB y hasta 8.3% para Suecia. En relación con el gasto en educación de los países Centroamericanos, este representó, el 1.7% del PNB en Guatemala; el 2.5% del PNB en El Salvador; el 3.6% del PNB en Honduras; el 3.9% del PNB en Nicaragua; el 5.0% del PNB en Belice; el 5.1% del PNB en Panamá y el 5.4% del PNB en Costa Rica.

Dentro de este contexto cabe destacar un aspecto positivo, que es la considerable reducción de los gastos militares en la región, entre 1990 y 1999.  En Guatemala se pasó de 1.6% a 0.6% del PIB; El Salvador de 2.7% a 0.9% y Nicaragua de 2.1% a 1.1% del PIB en el período mencionado. Preocupa sin embargo, que dicha reducción no haya venido aparejada con un incremento considerable del gasto social.

Reconociendo por tanto la necesidad de mejorar la calidad de vida de los centroamericanos, tanto en el corto como en el largo plazo, nos proponemos:

A. Inversión en Educación y Salud

1. Adoptar el compromiso de destinar mayores recursos a inversión social (salud y educación), el cual puede darse de forma gradual hasta alcanzar el límite óptimo, en aquellos países en que su nivel se encuentra aún más bajo.
2. Establecer una meta de gasto público en Educación del orden del 6% del PIB para el año 2006, el cual puede alcanzarse mediante el compromiso de incrementar anualmente dicho rubro de gasto, de manera escalonada y proporcional, según lo que cada país necesite para alcanzar ese nivel.
3. Establecer una meta de gasto público en Salud del orden del 5% del PIB para el año 2006, el cual puede alcanzarse mediante el compromiso de incrementar  anualmente dicho rubro de gasto, de manera escalonada y proporcional, según lo que cada país necesite para alcanzar ese nivel.
4. Establecer programas específicos a nivel regional para combatir el analfabetismo, que asciende a casi 6.5 millones de personas en la región .
5. Establecer programas especiales para ayudar a que los jóvenes y adultos que no hayan podido completar su escolaridad básica, lo puedan lograr.
6. Desarrollar programas regionales para fomentar la educación en materia científica y tecnológica.

B. Cooperación

Varios países de la región afrontan situaciones extremas de carestía de alimentos, provocadas por la vulnerabilidad regional frente a fenómenos naturales, como son la actual sequía y las inundaciones.

Con miras a enfrentar esta situación, se deben buscar líneas de cooperación internacional destinadas a adquirir excedentes agrícolas en los países centroamericanos, de manera que las mismas sean asignadas a las personas con carencias alimentarias.

2. REVITALIZACIÓN DEL PROGRAMA DE INTEGRACIÓN ECONÓMICA

A. Comercio

Las economías centroamericanas han logrado avances significativos en la diversificación de los destinos de sus exportaciones. No obstante, el comercio intrarregional continúa brindando un aporte muy importante para la producción y la generación de empleo en la región, en especial para la pequeña industria de la región, y concretamente, para el sector alimentario.

A pesar de los avances logrados por nuestros países en el plano económico,  nuestras economías han mostrado ser altamente vulnerables a las situaciones externas, debido a la dependencia existente en materia del destino de las exportaciones, así como de la afluencia del turismo y los flujos de inversión extranjera.

La integración se ha convertido en una condición para el aprovechamiento de las ventajas derivadas de la globalización, así como un medio para minimizar o reducir los riesgos que de ella se deriven. Por lo tanto, resulta imperante el desarrollo de proyectos regionales que fortalezcan la competitividad de nuestras economías.

En este sentido, la posición de América Central como corredor logístico debe ser aprovechada, pero para ello se necesita atacar los obstáculos existentes que dificultan y encarecen el comercio y que por ende erosionan nuestras ventajas comparativas. Se debe poner especial atención a la red de comunicación terrestre, las adunas, las telecomunicaciones, los puertos y otros temas logísticos.  Para un mejor aprovechamiento de los recursos, sugerimos realizar una adecuada coordinación con los proyectos contemplados en el Plan Puebla-Panamá, en esta materia.

Dadas las consideraciones mencionadas proponemos en materia comercial:

i. Aprobación del Tratado Centroamericano de Soluciones de Controversias Comerciales

En materia comercial, la prioridad en la región debe ser lograr la aprobación del Tratado Centroamericano de Solución de Controversias Comerciales, el que sin duda aportará solidez y estabilidad al esquema de integración regional, como es el consenso entre los Ministerios de Economía y Comercio y los representantes del sector productivo. Para lograr lo anterior, Centroamérica propone que, en caso de que la Corte Centroamericana de Justicia no acepte en el corto plazo la propuesta que se le planteó, para que delegue en el Consejo de Ministros de Integración Económica la administración de dicho mecanismo, se presente a los Presidentes una propuesta para modificar el Protocolo de Tegucigalpa, a efecto de que explícitamente se reconozca que, en materia de conflictos comerciales, el mecanismo de solución de diferencias  será competencia del Consejo de Ministros de Integración Económica, según lo convenido en el tratado de solución de controversias. Esta modificación deberá ser aprobada por los Congresos de los distintos países.

ii. Aprobación del Tratado Centroamericano sobre el Comercio de Servicios e Inversión

La finalización de las negociaciones y la entrada en vigencia de este Tratado, es de gran importancia para la región, pues contribuye a fortalecer aún más la integración. La negociación de este tratado está muy avanzada y se podría concluir en una reunión más; sin embargo, el avance está estancado, a la espera de que se adopte una determinación concreta en cuanto al Tratado Centroamericano de Solución de Diferencias.

La aprobación de estos dos instrumentos  implicaría un  salto de calidad en la normativa centroamericana y la concreción de muchos esfuerzos que se han realizado en  los últimos años en la región, en el tema de fomento al intercambio comercial.

B. Sistemas Financieros

i. Aprobación del Acuerdo Centroamericano para la supervisión financiera recíproca.

El crecimiento de los grupos financieros regionales plantea el reto de lograr incorporar en el grupo local los riesgos que enfrenta la casa matriz en los otros países de la región.  Debido a esta situación, este Acuerdo tiene como objetivo facilitar la supervisión consolidada de los grupos financieros regionales. El contar con un único acuerdo marco fortalecería lo alcanzado hasta hoy y fomentaría una valoración regional de los riesgos de nuestros sistemas financieros.

ii. Homologar los mercados centroamericanos de deuda pública

El objetivo de este  punto es establecer reglas comunes para la negociación y liquidación de la deuda pública. La eliminación de las barreras a la movilidad de capitales así como la integración de los mercados financieros, resultado de los avances en las tecnologías de información, han hecho de la región un mercado integrado de facto. Desafortunadamente, éste opera de forma segmentada debido, en buen medida, a las diferencias regulatorias y a diferentes prácticas de mercado en la valoración y liquidación de las operaciones en los mercados bursátiles y de dinero, de las transacciones de deuda pública tanto en los mercados primarios como secundarios.

La propuesta en este sentido debe procurar que las agencias públicas que emiten deuda (Ministerios de Hacienda y Bancos Centrales) adopten políticas uniformes que cumplan con estándares internacionales para la negociación y liquidación de sus operaciones de financiamiento y control monetario. Ya el Consejo Monetario Centroamericano, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, impulsa acciones en esta dirección que deben ser fortalecidas con un compromiso por parte de las autoridades políticas.

C. Plan Puebla-Panamá

El recién acordado Plan Puebla-Panamá proporciona a las naciones centroamericanas un marco de trabajo para realizar acciones concretas que fomentan el desarrollo integral de la región.  Por tanto, nos comprometemos a:

1. Acelerar los trabajos planteados para el Plan Puebla-Panamá. Algunas Subcomisiones no han podido avanzar porque no están totalmente integras. Para ello es fundamental que los países nombren, a la brevedad posible, a sus representantes en todas las Subcomisiones de trabajo, establecidas según las ocho iniciativas del Plan:

Desarrollo Sostenible
Desarrollo Humano
Prevención y Mitigación de Desastres naturales
Promoción del Turismo
Facilitación del Intercambio Comercial
Integración Vial
Interconexión Energética
Integración de los Servicios deTelecomunicaciones

2. Encargar a las Subcomisiones que, a más tardar el 15 de diciembre, presenten las propuestas respectivas para que se concreten los proyectos enmarcados en estas ocho iniciativas.

3.  REFORMA A  LA INSTITUCIONALIDAD

Es fundamental que las instituciones del Sistema de Integración Centroamericana sean más efectivas y funcionen más eficientemente, racionalizando el uso de los escasos recursos en la región, de manera que éstos puedan ser dedicados mayoritariamente, a la consecución de los objetivos de desarrollo social del Istmo, en especial todos aquellos encaminados a la lucha contra la pobreza y la pobreza extrema. En virtud de ello, proponemos las siguientes acciones.

A. Integrar el Comité Ejecutivo del SICA

La institucionalidad centroamericana debe responder a los nuevos desafíos que enfrenta el Istmo, por lo cual se debe dar una autoevaluación continua de la misma.

Una instancia creada por el Protocolo de Tegucigalpa para este fin,  -el Comité Ejecutivo del SICA- no ha funcionado en la práctica. Por esta razón, se ha creado un importante vacío que ha minado el avance del proceso de integración.  El Comité se concibió como una instancia que fortalecería, tanto la preparación adecuada de las decisiones de la Reunión de Presidentes, como su seguimiento.  Por tanto, Centroamérica se propone integrar, a la brevedad posible, dicho Comité, con el fin de que contribuya con las tareas de reactivación de la integración, y cumpla con las funciones que le asignaron los Presidentes en el artículo 24 del Protocolo de Tegucigalpa, en especial lo contemplado en el artículo 24 del Protocolo de Tegucigalpa:
 

b) “asegurar la ejecución eficiente, por intermedio de la Secretaría General, de las decisiones adoptadas en las Reuniones de Presidentes;”
c) “establecer las políticas sectoriales y presentar por conducto de su Presidente, al Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, las propuestas que sean necesarias en concordancia con las directrices generales emanadas de las Reuniones de Presidentes;”

Nos proponemos:

1. Integrar el Comité Ejecutivo, a más tardar el 30 de noviembre de 2001. Los integrantes del Comité Ejecutivo serán nombrados por los señores Presidentes, y tendrán un perfil como el requerido para los Comisionados Plan Puebla-Panamá.
2. Que el Comité Ejecutivo del SICA evalúe los presupuestos y programas de las distintas secretarías e instituciones del SICA, con miras a alcanzar una ejecución e implementación eficiente de los mandatos y acuerdos de la Reunión de Presidentes, y que presente un informe a los Ministros de Relaciones Exteriores en los primeros 30 días de funcionamiento. Deberán a su vez informar a sus respectivos gobiernos sobre las evaluaciones realizadas.
3. Que el Comité Ejecutivo vele porque se cumplan los mandatos del Presente Plan de Acción.
4. Presentar su programa de trabajo para cumplir a cabalidad con los mandatos del artículo 24 del Protocolo de Tegucigalpa.
 

B. Propuesta de Reforma al tratado constitutivo del Parlamento Centroamericano

El Parlamento Centroamericano es una entidad que no se encuentra suficientemente comunicado con otras entidades del Sistema. Su función sistémica a nivel regional no está bien definida, y más importante y grave aún, no hay coincidencia entre su agenda de trabajo con la de las asambleas y congresos nacionales, ni con las necesidades reales de armonización jurídica en la región.

El Parlamento Centroamericano debería abocar sus funciones a armonizar la legislación financiera, laboral, de inversión, regulación y desregulación, y de compromisos internacionales, de forma tal que facilite el desarrollo económico y social de la región.

En este sentido es que Centroamérica considera fundamental, para el adecuado funcionamiento del PARLACEN, realizar una reforma del Tratado Constitutivo en los siguientes aspectos:

1. Conformar el PARLACEN por legisladores en ejercicio de cada país;
2. Establecer dos periodos ordinarios de sesiones por año de un mes cada uno;
3. Eliminar la potestad de nombrar a los ejecutivos de más alto nivel de los organismos regionales.
4. Que el PARLACEN pueda proponer leyes uniformes.

C. Propuesta de Reforma al Estatuto de la Corte Centroamericana de Justicia

Para tener una instancia más efectiva que a su vez permita un uso más austero de los escasos recursos, en cuanto a la Corte Centroamericana de Justicia se propone:

1. Que se reconozca el derecho de los centroamericanos a mecanismos alternativos de solución de conflictos y al arbitraje fuera de la Corte;
2. Derogar el inciso f) del artículo 22 que da competencia a la Corte para intervenir en conflictos entre poderes dentro de cada Estado;
3. Modificar el sistema de nombramiento de los magistrados de manera que la Corte esté conformada por magistrados en ejercicio de cada país, escogidos por los Presidentes de los Poderes Judiciales.
4. Darle carácter AD-HOC a la Corte, de manera que esta se reúna solo cuando es convocada.
5. Que conozcan lo casos con remuneración por el sistema de dietas, que no sean de dedicación exclusiva, ni tengan obligación de residencia en la sede.
6. Que las reformas entren en vigencia para cada país al momento de realizar la ratificación.

La reforma se hará con respeto de los derechos adquiridos de los actuales magistrados de la Corte, en cuando a remuneración y jubilación.

Sugerimos al Consejo Judicial Centroamericano:
1. Que prepare una propuesta de régimen de transición entre las situaciones jurídicas generadas por el Tratado Constitutivo y por el instrumento de reformas.
2. Que solicite a la Corte que se reserve la solución de los litigios entre Estados, actualmente en trámite, para el momento en que ésta esté integrada por magistrados de los siete Estados parte.

IMPLEMENTACIÓN DE LOS ACUERDOS DEL PRESENTE PLAN

Para garantizar el eficaz cumplimiento de los acuerdos alcanzados en el presente plan, instruimos:

1. El Comité Ejecutivo deberá trabajar en conjunto con la Secretaría General para monitorear la ejecución de estos compromisos
2. Cada Consejo Sectorial de Ministros elaborará un plan de trabajo para el cumplimiento de los compromisos adquiridos por todos los Estados parte en los  Protocolos suscritos, que  constituyen el marco jurídico de la integración centroamericana.
3. A más tardar el 15 de diciembre deberá empezar a ejecutarse el plan de acción inmediata para la reactivación de la integración regional.

Subir

Diciembre 1 , 2001

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)