Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

     

Cuidemos la Biodiversidad

Cristian Frers (1)


L
a extinción de especies vegetales y animales es uno de los síntomas más preocupantes del deterioro ambiental en el mundo, ya que constituye un proceso irreversible que nos priva para siempre de un material genético único e irremplazable del que tal vez ni siquiera sepamos aún que aplicaciones prácticas podrá tener en beneficio de la misma humanidad que los destruye. Este tal vez sea el concepto más fácil de comprender en el mundo materialista e interesado en que habitualmente nos movemos, pero no es el único motivo que aconseja la conservación de especies. Efectivamente ya tendría que bastarnos el solo hecho de no alterar sustancialmente la delicada trama que une a los seres vivos entre sí, y que nos recuerda que cada especie ocupa un nicho ecológico peculiar que, con su extinción, o bien queda vacante o es ocupado por otras especies más ubicuas. Con lo cual se simplifican o desaparecen cadenas alimenticias singulares, y como si esto fuera poco, el solo derecho a coexistir en el planeta Tierra en las especies vegetales y animales debería erigirse como el principal argumento para evitar la extinción por todos los medios.

Cuatro son los argumentos principales para la preservación de las especies tanto vegetales como animales:

Uno es la preservación por simple compasión. Este argumento se apoya en la idea de que los demás productos de la evolución también tienen derecho a existir, ya que las necesidades y caprichos de los seres humanos no son la única base que sustentan las decisiones éticas.

El segundo argumento es que hay que preservar las demás especies por su belleza, su valor simbólico o interés intrínseco.

El tercer argumento es fundamentalmente económico. Determinadas especies proporcionan beneficios al Homo sapiens y por tal motivo deben ser preservadas.

El cuarto argumento se basa en la creencia de que las demás especies son componentes vivos de sistemas ecológicos vitales (ecosistemas) que proporcionan a la humanidad servicios gratuitos indispensables.

Problemática ambiental de la Argentina:

La Argentina como integrante de esta misma nave espacial, el planeta Tierra, donde los hombres crean frontera y la naturaleza se encarga de eliminarlas, no ha permanecido al margen del problema de la extinción, que si bien no alcanzó características catastróficas, se agudiza día a día. Falta la toma de una real conciencia pública de la cuestión por parte de todos los sectores para que realmente se pegue un giro brusco de timón que nos aleje del peligro de perder en los próximos años los más significativos exponentes de nuestra flora y fauna autóctona. Lamentablemente pareciera que no vemos imposibilitados de usar la triste experiencia de otros países para evitar caer en los mismos errores, con el agravante que trágicas historias como la de la paloma migratoria (Ectopistes migratorius), la cotorra de Carolina (Conuropsis carolinensis) y tantas otras, ocurrieron en un momento de la historia humana en que la ecología era un concepto nuevo poco entendido.

Por suerte, la inmensidad del país y las vastas extensiones que cubren la mayor parte de sus ambientes naturales han permitido aún salvaguardar en nuestros días la mayoría de nuestros exponentes florísticos y faunísticos, aunque estamos lejos ya de aquella idea de virginidad ambiental que imperaba hasta hace pocos años. Estos recursos han sido aprovechados irracionalmente en los últimos 50 años, causando la pérdida de un alto porcentaje de sus componentes. Lo más lamentable, es que se desconocen las verdaderas potencialidades que los ecosistemas albergan en su integridad.

La destrucción del hábitat, el cultivo agrícola excesivo, la contaminación industrial, la producción de residuos, la introducción de especies foráneas... Son algunos de los fenómenos que más afectan al ambiente. Es por eso, que se debía destacar el Convenio de Diversidad Biológica que establece: El compromiso de diseñar e implementar políticas, planes, programas y proyectos, así como acciones que vayan en preocura de una mejor calidad de vida para la población. Además de posibilitar un mejor conocimiento y utilización de los recursos biológicos y su extensa diversidad.                           

Era necesario tomar medidas y realizar acciones decisivas para conservar y mantener los genes, las especies y los ecosistemas, con miras a una gestión y utilización sostenible de los recursos biológicos. El gobierno nacional y los gobiernos provinciales debían emprender un camino conjunto en preocura de establecer metas que posibilitaran un mejor conocimiento de la realidad biológica de la Argentina y el diseño de estrategias adecuadas para que se pudieran utilizar en forma sostenida los recursos utilizables. En este sentido, era importante implementar planes y programas que desarrollaran la evaluación, el estudio y la observación sistemática de la biodiversidad, así como una ley nacional cuyos objetivos se basarían en:

a)     Identificar los componentes de la diversidad biológica, especialmente los que sean de interés para su conservación y utilización sostenible, teniendo en cuenta las categorías que figuran en el anexo I, que acompaña la presente.

b)     Establecer las áreas de máxima diversidad biológica, aquellas en las que se reúnan conjuntos de especies críticas e importantes de ser conservadas.

c)     Identificar los procesos y categorías de actividades que tengan o puedan tener efectos perjudiciales en la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica.

d)     Mantener y organizar los datos derivados de las actividades de identificación, seguimiento de conformidad con los incisos a), b) y c), del presente artículo.

e)     Promover la creación de centros de investigación, conservación y desarrollo de la biodiversidad que tendrán entre sus objetivos, el intercambio de información, la promoción de estudios científicos y biotecnológicos, de actividades didácticas y de difusión para toda la comunidad de la que forma parte.

f)       Controlar la evolución y la utilización de los recursos biológicos.

g)     Atribuir valores a los recursos biológicos en términos físicos y económicos y evaluar las repercusiones económicas potenciales que la conservación de la diversidad biológica produce.

h)     Formular políticas de utilización sostenible de la diversidad biológica, principalmente, en áreas critícas que se hayan determinado.

i)        Promover un desarrollo ambientalmente adecuado en las regiones que contengan las zonas protegidas y de conservación de la biodiversidad a crearse.

j)       Elaborar y desarrollar planes y programas que implementen los principios contenidos en el Convenio de Diversidad Biológica adoptado y abierto en la firma de Río de Janeiro el 5 de junio de 1992.

Era esencial el apoyo de las comunidades locales para alcanzar el éxito, esto se debe al conocimiento histórico-cultural que tienen sobre su propia realidad.                                             

Del enfoque sectorizado y apartado de la realidad del entorno se tendrá que pasar a uno integrador en el cual la preservación del ambiente y las necesidades de la población tendrán que estar en las decisiones que el Estado debe tomar.                                    

Argentina presenta una diversidad natural y cultural extensa y variada que debe conocerse y preservarse para estas generaciones y las futuras. Se deben integrar en los procesos de desarrollo a todos los sectores y actores sociales que estén involucrados, con el fin de respetar la identidad cultural de cada región. La utilización-conservante de los recursos biológicos y genéticos que diferentes biomas contienen, desempeñará un papel primordial a la hora de establecer las pautas de mejoramiento progresivo de las condiciones socioeconómicas que nuestra población posee. Así nace la ley nacional 24.375.

Esta ley ha de perseguir de conformidad con sus disposiciones pertinentes, la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos, mediante, entre otras cosas, un acceso adecuado a esos recursos y una transferencia apropiada de las tecnologías pertinentes, teniendo en cuenta todos los derechos sobre esos recursos y esas tecnologías, así como mediante una financiación apropiada.

A los efectos de la presente Ley, de define:

Por “área protegida” se entiende un área definida geográficamente que haya sido designada o regulada y administrada a fin de alcanzar objetivos específicos de conservación.

Por “biotecnología” se entiende toda aplicación tecnología que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos.

Por “condiciones in situ” se entienden las condiciones en que existen recursos genéticos dentro de ecosistemas y hábitats naturales y, en el caso de las especies domesticadas o cultivadas, en los entornos en que hallan desarrollado sus propiedades específicas.

Por “conservación ex situ” se entiende la conservación de componentes de la diversidad biológica fuera de sus hábitats naturales.

Por “conservación in situ” se entiende la conservación de los ecosistemas y de los hábitats naturales y el mantenimiento y recuperación de poblaciones viables de especies en sus entornos naturales y, en el caso de las especies domesticadas y cultivadas, en los entornos en que hayan desarrollado sus propiedades específicas.

Por “diversidad biológica” se entiende la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y los ecosistemas.

Por “ecosistema” se entiende un complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de microorganismos y su medio no viviente que interactúan como una unidad funcional.

Por “especie domesticada o cultivada” se entiende una especie en cuyo proceso de evolución han influido los seres humanos para satisfacer sus propias necesidades.

Por “habitat” se entiende el lugar o tipo de ambiente en que existen naturalmente un organismo o una población.

Por “material genético” se entiende todo material de origen vegetal, animal, microbiano o de otro tipo que contengan unidades funcionales de la herencia.

Por “organización de integración económica regional” se entiende una organización constituida por Estados soberanos de una región determinada, a la que sus Estados miembros han transferido competencia en los asuntos regidos por el presente Convenio y que ha sido debidamente facultada, de conformidad con su procedimientos internos, para firmar, ratificar, aceptar o aprobar el Convenio a adherirse a él.

Por “país de origen de recursos genéticos” se entiende el país que posee esos recursos genéticos en condiciones in situ.

Por “país que aporta recursos genéticos” se entiende el país que suministra recursos genéticos obtenidos de fuentes in situ, incluidas las que pueden tener o no su origen en el país.

Por “recursos biológicos” se entienden los recursos genéticos, los organismos o partes de ellos, las poblaciones, o cualquier otro tipo del componente biótico de los ecosistemas de valor o utilidad real o potencial para la humanidad.

Por “recursos genéticos” se entiende el material genético de valor real o potencial.

El término “tecnología” incluye biotecnología.

Por “utilización sostenible” se entiende la utilización de componentes de la diversidad biológica de un modo y a un ritmo que no ocasione la disminución a largo plazo de la diversidad biológica, con lo cual se mantienen las posibilidades de ésta de satisfacer las necesidades y las aspiraciones de las generaciones actuales y futuras.

Principales Problemas

Las principales Ong’s y Fundaciones ambientales consideran que unos de los mayores problemas en cuanto a la Diversidad Biológica, son:

El valor genético de la biodiversidad:

Argentina adhirió a la Convenio de Diversidad Biológica, pero aún no tenemos una firme legislación al respecto, lo que hace peligrar el patrimonio genético. Es urgente crear bancos de semillas de especies nativas e iniciar serios estudios de su germoplasma, pues muchos países están interesados en ellas. Por ejemplo, en Nueva Zelanda se obtuvo el germoplasma de la oca, planta alimenticia de la cual se consume los tubérculos, de gran valor nutritivo; se cultiva en zonas de climas rigurosos y suelos pobres de los Andes a la Puna. Mientras nosotros no la conocemos y su cultivo en el noroeste fue prácticamente abandonado, en Nueva Zelanda se ha hecho popular e incluso se exporta.

También se ha planteado la situación, que debe ser revertida, de comprar al exterior variedades mejoradas de especies típicas nuestras, tal es el caso de la cebadilla criolla que fue perfeccionada por selección genética por los australianos, que exportan las semillas, incluso a nuestro país, con el nombre de cebadilla australiana.

Lo que se señala para los vegetales también puede ocurrir con los animales; se debe recordar que los camélidos americanos han despertado interés en los países que no los poseen, tal es el caso de los Estados europeos que han comenzado a criar llamas.

Con una buena legislación protectora se eliminaría el riesgo de que un bien genético sea sacado de un país y patentado en el exterior, con los cual se consigue el monopolio de su uso; se debe exigir el pago de regalías por los recursos genéticos exportados.

Sin embargo, la Ley Nacional 24.375 en su artículo décimo quinto referido al acceso a los recursos genéticos, establece que:

  • Cada parte Contratante procurará crear condiciones para facilitar a otras Partes Contratantes el acceso a los recursos genéticos para utilizaciones ambientales adecuadas, y no impones restricciones contrarias a los objetivos del presente Convenio.

  • Cuando se conceda acceso, éste será en condiciones mutuamente convenidas y estará sometido a lo dispuesto en el presente artículo.

  • El acceso a los recursos genéticos estará sometido al consentimiento fundamentado previo de la Parte Contratante que proporciona los recursos, a menos que esa Parte decida otra cosa.

  • Cada Parte Contratante procurará promover y realizar investigaciones científicas basadas en los recursos genéticos proporcionados por otras Partes Contratantes con la plena participación de esas Partes Contratantes, y de ser posible en ellas.

  • Cada Parte Contratante tomará medidas legislativas, administrativas o de política, según proceda, de conformidad con los artículos 16 y 19 y, cuando sea necesario, por conducto del mecanismo financiero provisto en los artículos 20 y 21, para compartir en forma justa y equitativa los resultados de las actividades de investigación y desarrollo y los beneficios derivados de la utilización comercial y de otra índole de los recursos genéticos con la Parte Contratante que aporta esos recursos. Esa participación se llevará a cabo en condiciones mutuamente acordadas.

Extinción de especies:

Se considera que en la actualidad la rapidez de la devastación es miles de veces mayor que lo que sería a ritmo natural; no solo la destrucción de un hábitat determina la extinción de muchas especies, sino que la desaparición de una de ellas puede decidir el fin de otras. La perdida de un vegetal puede causar la muerte de hasta treinta variedades de animales que dependen de él para su sustento o abrigo.

En nuestro país hay 529 especies animales en peligro de extinción y con respecto a las plantas vasculares argentinas, hay listados incompletos pero se consideran unas 250 especies amenazadas.

Merece una particular consideración el tráfico de animales y vegetales silvestres, ya sea para utilizar sus pieles (felinos, lobitos de ríos), sus cueros (yacarés, iguanas), aves diversas (ñandúes), adoptarlos como mascotas (tortugas, loros), como adornos (orquídeas)...

En nuestro país, la magnitud del comercio legal (en 1990 se exportaron casi tres millones de cueros de lagarto y 80.000 ejemplares vivos de cotorra y loros, entre otros). La abundancia de operaciones ilícitas superiores en número a las legales influyen para que se considere que en la Argentina existe uno de los mayores problemas respecto del comercio de vida silvestre.

Generalmente se habla de la caza y de la extinción de especies y se considera a los recursos vivos del mar, inagotables. Pero la pesca moderna intensiva, realizada con ayuda de una tecnología cada vez más sofisticada a provocado una sobreexplotación de los recursos naturales. La crisis se han advertido en muchas zonas, pues el tamaño de los peces ha disminuido y la pesca se ha reducido.

El sur del Atlántico es una de las pocas áreas del mundo que aún no tiene problemas, cabe preguntarse hasta cuándo, dada la cantidad de diversos países que trabajan en esas aguas y que efectúan una verdadera depredación.

Si bien en la Argentina protege algunas especies, falta aún un control estricto para evitar la extinción, así como en muchos casos, investigaciones completas sobre sus hábitats.

Sin embargo, la Ley Nacional 24.375 en su artículo décimo referido a la Utilización Sostenible de los Componentes de la Diversidad Biológica, establece que se:

  • Integrará el examen de la conservación y la utilización sostenible de los recursos biológicos en los procesos nacionales de adopción de decisiones.

  • Adoptará medidas relativas a la utilización de los recursos biológicos para evitar o reducir al mínimo los efectos adversos para la diversidad biológica.

  • Protegerá y alentará la utilización consuetudinaria de los recursos biológicos, de conformidad con las prácticas culturales tradicionales que sean compatibles con las exigencias de la conservación o de la utilización sostenible.

  • Fomentará la cooperación entre sus autoridades gubernamentales y su sector privado en la elaboración de métodos para la utilización sostenible de los recursos biológicos.

Protección de la naturaleza:

La primera idea fue proteger especies raras y amenazadas, pero este concepto evolucionó, se comprendió que, si cada ser vivo depende de todos los elementos del medio donde habita, para lograr resultados eficaces deben salvaguardarse los conjuntos. A esto se agrega, actualmente, un criterio de uso sustentable. Según este criterio se combina la conservación con la investigación; consiste en una zona o núcleo central estrictamente protegido en el que se observa el desarrollo natural del ecosistema no modificado por el hombre. Lo rodea una zona de amortiguamiento en las que se realizan investigaciones sobre el impacto de un desarrollo controlado que puede incluir agricultura tradicional, ganadería, actividades recreativas...

Es importante crear zonas de amortiguación para evitar la perdida de biodiversidad por la fragmentación del habitat, así como establecer especies de corredores biológicos, de otra forma puede ser desfavorable para mantener la diversidad genética de las especies. Esto aún no esta bien regulado en la Argentina.

Sin embargo, la Ley Nacional 24.375 en su artículo octavo referido a la Conservación in situ, establece que se:

  • Establecerá un sistema de áreas protegidas o áreas donde haya que tomas mediadas especiales para conservar la diversidad biológica.

  • Cuando sea necesario, elaborará directrices para la selección, el establecimiento y la ordenación de áreas protegidas o áreas donde haya que tomar medidas especiales para conservar la diversidad biológica.
  • Reglamentará o administrará los recursos biológicos importantes para la conservación de la diversidad biológica, ya sea dentro o fuera de las áreas protegidas, para garantizar su conservación y utilización sostenible.
  • Promoverá la protección de ecosistemas y hábitats naturales y el mantenimiento de poblaciones viables de especies en entornos naturales.
  • Promoverá un desarrollo ambientalmente adecuado y sostenible en zonas adyacentes a áreas protegidas, con miras a aumentar la protección de estas zonas.
  • Rehabilitará y restaurará ecosistemas degradados y promoverá la recuperación de especies amenazadas, entre otras cosas mediante la elaboración y la aplicación de planes u otras estrategias de ordenación.
  • Establecerá o mantendrá medios para regular, administrar o controlar los riesgos derivados de la utilización y la liberación de organismos vivos modificados como resultado de la biotecnología que es probable tengan repercusiones ambientales adversas que puedan afectar a la conservación y a la utilización sostenible de la diversidad biológica, teniendo también en cuenta los riesgos para la salud humana.

En búsqueda de una Política Ambiental:

A partir de febrero del 2002, se esta implementando a través de la Secretaria de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental una Política de Protección de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente con Generación de Empleo, impulsada por el Ingeniero Carlos Merenson. En ella se expresa que:

Nuestros ríos, lagos y mares, nuestros bosque y montañas, el suelo, la flora y la fauna, nuestros recursos naturales, son parte fundamental del patrimonio nacional y su cuidado y racional movilización, son una de las fuentes genuinas de trabajo para los argentinos a través del desarrollo con justicia social.

El desconocimiento y la negación de esta verdadera riqueza fue una de las tantas causas que originó la desocupación laboral y la miseria, alimentando la crisis social y económica que sufrimos, una de cuyas manifestaciones han sido los procesos de migración interna, con graves consecuencias económicas, sociales, culturales y ambientales, configurando un cuadro de pobreza estructural que compromete seriamente al futuro de nuestro país.

Es por ello que la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental propone una iniciativa orientada a la generación de puestos de trabajo desde el área ambiental.       

Las múltiples actividades vinculadas en forma directa o indirecta con el sector ambiental, muestran un gran potencial. Entre las actividades que ofrecen mejores perspectivas futuras de crecimiento están aquellas vinculadas a la mitigación del cambio climático en el marco del denominado “Mecanismos para el Desarrollo Limpio” que posibilitará una corriente de inversión en proyectos en el sector energético y en el sector de usos de suelos, cambios de uso de suelo y bosques.

Un ejemplo típico resulta el sector forestal, que debido a su potencial para generar empleo con la menos inversión por puesto permanente. Históricamente y en diferentes países, han sido utilizado para generar empleo durante las crisis económicas (España y Nueva Zelanda).

Por último y no menos importantes resultan actividades tales como la agricultura ecológica y la conservación y aprovechamiento sustentable de la diversidad biológica.

En este contexto, la Secretaria de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental en coordinación con otros organismos del Estado Nacional, los Gobiernos Provinciales y los Municipios, así como otros actores de la sociedad civil podrían ejecutar alguno de los Programas que a continuación se detallan.

Programa de Bosques Nativos

Apto para las regiones forestales argentinas: Parque Chaqueño, Selva Misionera, Yungas, Bosques Andino Patagónicos, Monte y Espiral. Los objetivos y procedimientos operativos serán ajustados con las provincias constituyentes de cada región forestal y podrían incluir la generación de empleo y capacitación  en los siguientes temas:

  • Restauración y enriquecimiento de bosques nativos.
  • Capacitación a pobladores del bosque en métodos de manejo sustentable.
  • Desarrollo basado en productos forestales no madereros, tales como productos medicinales, alimentarios e industriales derivados de los bosques.
  • Formación de viveros forestales de especies nativas.

Programa de Capacitación de Brigadistas contra Incendios Forestales

  • Crear puestos de trabajo en las actividades de prevención y combate contra incendios forestales, orientando la oferta laboral para las tareas específicas. El programa prevé la instrumentación de instancias de capacitación para los brigadistas a través del Sistema de Capacitación del Plan Nacional de Manejo del Fuego (PNMF).
  • Crear un sistema unificado para la contratación de personal temporario, que se desempeña como combatiente en la lucha contra los incendios forestales en las diferentes juridicciones provinciales e integrantes de PNMF.

Programa de Conservación del Suelo y Lucha contra la Desertización

Apto para todas las zonas afectadas por el proceso de erosión hídrica y/o eólica, centro del país, Pampa húmeda, Patagonia, Parque Chaqueño, Mesopotamia, Puna, etc.:

  • Implementación de cortinas forestales para el control de la erosión.

  • Implantación de defensas forestales para la protección de riberas.
  • Microproyectos de riego. Construcción y mantenimiento de canales comunitarios.
  • Recuperación de prácticas culturales tradicionales, para el manejo de aguas de escorrentías, quebradas y ríos.
  • Formación de PYMES de Servicios especializados en Nivelación de Suelos en Áreas de Riego y otras en Conservación y Recuperación de Suelos Agrícolas.
  • Recuperación de ecosistemas degradados a través de la instalación de sistemas agroforestales y/o silvopastoriles.
  • Control de sobrepastoreo: manejo de hacienda para la prevención de la erosión.

Programa de Aprovechamiento de los Recursos acuáticos vivos

La generación de puestos de trabajo a partir del aprovechamiento de los recursos acuáticos vivos estará basada no sólo en la utilización de estos, sino que deberá tenerse muy en cuenta la importancia de la gestión para la conservación de la calidad ambiental, aspecto esencial para conservar puestos de trabajo ya existentes y la generación de nuevos:

  • Capacitación en el manejo y conservación de especies marinas y su valoración socioeconómica.
  • Capacitación en el aprovechamiento de especies subexplotadas que son objeto de descarte. Nuevas formas de presentación y la posibilidad de explotación racional de especies excedentarias y/o la comercialización de nuevos productos en Pesca Marítima.
  • Capacitación en auxiliares en fiscalización y control sanitario.
  • Capacitación en pobladores de ciudades y parajes afectados por emergencias hídricas.

Programa de Aprovechamiento Sustentable de la Fauna y Flora Silvestre

En base a los proyectos de uso sustentables de distintas especies de fauna y flora silvestre, que son tradicionalmente extraídas en nuestro país y exportadas comercialmente a distintos mercados del mundo (nutrias, iguanas, pecaríes, distintas especies de aves, carpincho, yacaré, vicuña, guanaco, ñandú), es posible generar fuentes de trabajo en forma directa, y al mismo tiempo, favorecer el empleo de las personas involucradas en forma más indirecta en la elaboración de productos y subproductos (curtiembres, barracas, peleterías, marroquinerías, fabricantes de artículos de cuero y pieles, comercio de mascotas vivas, etc).

Por otra parte, puede también generarse empleo a partir de actividades que forman parte de estos proyectos, tales como la fiscalización y el control y las tareas técnicas de campo.

La Secretaria de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental, cuenta además con los siguientes Programas:

1)     Programa de Preservación del Patrimonio Ambiental.

2)     Programa de Acción Subregional del Gran Chaco Americano – Argentina.

3)     Conservación y Uso Sustentable de la Biodiversidad en la Cuenca del Plata.

4)     Programa de Implementación de la Convención de Ramsar en la Argentina. Conservación y Uso Sustentable de Humedales.

5)     Sistema Costero Marino Patagónico. Prevención de la contaminación costera y gestión de la Diversidad Biológica.

Conclusión:

Argentina es signataria de varias convenciones internacionales en materia de protección y conservación de recursos naturales, pero el gran problema es la falta evidente de controles muy firmes y, en muchos casos, la superposición de jurisdicciones, cada una con sus normas particulares, que a veces no son coincidentes y que dificultan la solución de los problemas.

La Ley Nacional sobre el Convenio de la Diversidad Biológica, existe. Así, como se quiere impulsar una Política Ambiental. La solución no es tener una gran cantidad de leyes sobre un determinado tema, si tenemos una ley... cumplirla y si se promueve una política... llevarla a cabo. La idea no es juntar papeles para tenerlos en un cajón.

Propuestas jurídicas para tener en cuenta:

  • Es importante que el Congreso de la Nación tipifique los delitos más graves contra el patrimonio natural, pautando condenas acordes con los daños ocasionados.
  • Al momento de juzgar un ilícito ante un daño ambiental, debe considerarse la singularidad, grado de endemismo o estado de conservación, como una estimación del daño infrigido a la sociedad para su recuperación.
  • Los recursos compartidos sólo pueden ser conservados usando criterios compatibles de un lado y del otro de la frontera. Los compartidos con las naciones vecinas necesitan integrar políticas para el aprovechamiento sostenible, la conservación y el control de los procesos ecológicos y la biodiversidad.
  • Se debe un enfoque integrado para el manejo de regiones determinando como objetivo la conservación de procesos ecológicos.
  • Se proponen realizar estudios del estado de las poblaciones autóctonas, productividad y todas las variables que permitan hacer un aprovechamiento sustentable de las mismas.
  • Se proponen realizar estudios que permitan evaluar el impacto real sobre la producción, las búsquedas de técnicas de control no agresivas para el ambiente o su utilización alternativa.
  • Obtener información sobre el impacto que causan sobre los ambientes y especies locales, el desarrollo de normas de manejo o control en algunos sectores y la eliminación en otros.
  • Se recomienda realizar investigaciones que tiendan a determinar el estado poblacional y distribución, las causas que determinan su reducción numérica, la posibilidad de realizar esfuerzos de cría en cautiverio o de reintroducción en los ambientes naturales.
  • Es necesario establecer programas nacionales para la recuperación de especies y la restauración de áreas naturales más amenazadas.
  • Se debe implementar con urgencia una política forestal que priorice y estimule el manejo sostenible y la restauración de los bosques nativos, así como su enriquecimiento en zonas degradadas.
  • Es necesario evitar la introducción de especies foráneas por medio de campañas de difusión pública.
  • Se debe promover la erradicación inmediata de aquellas recientemente liberadas o bien el uso comsuptivo de las ya introducidas, en aquellas áreas que lo admitan ecológica y socio-económicamente.

1) Cristian Frers.
Tte. Gral. Juan D. Peron 2049 7mo. “55”.
(1040) Ciudad Autonoma de Buenos Aires.
E-mail: cristianfrers@hotmail.com

 

E-Mail: *

Comentarios: *

Noviembre 30, 2002

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)