Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Ecología y comunidades rurales

Rafael Enrique Montero Esquivel (1)


M
uchas interrogantes nos pueden asaltar a inicios del siglo XXI,  y los pobladores de las comunidades rurales,   en   los  países iberoamericanos,  que siempre han vivido pensando y sembrando en la tierra,  son de los más interesados en saber a que atenerse y poner las cosas en su lugar.   

Muchos campesinos y empresarios rurales se pueden preguntar: ¿Qué destino aguarda a nuestro planeta y que podemos hacer para preservarlo?  Los campesinos y empresarios rurales, - sin egoísmos ni envidias -,  están pensando en sus regiones y en  como pueden trabajar ordenadamente   para preservar los recursos naturales,  fuente insoslayable de vida en todas sus formas,  por supuesto;    conservar estos recursos, es calidad de vida  para los seres humanos.

Oímos hablar a los políticos, del respeto al ambiente y entre muchos  y variados discursos,  que suenan bonito, nos acostumbran  a pensar en la preservación de los bosques, de especies, de agua y aire puro,  pero pocos de ellos se detienen a pensar, en los pobladores y los empresarios rurales, que son los que viven y se desempeñan cerca de las áreas protegidas; tanto públicas como privadas,  - por que ya no son pocos los propietarios de bosques -,  con conciencia ambiental, que quieren preservar montañas para beneficiar a las generaciones presentes y futuras,  donde se encuentran nuestros hijos...

También nuestros hermanos indígenas,  - la mayoría siguen viviendo perdidos   bosques adentro -, en sus reservas indígenas, adonde los echamos hace más de quinientos años, sin ni siquiera aprender de su cultura, más que  milenaria,  ni  preocuparnos  lo  suficiente de procurarles educación, salud, capacitación,  empleo,  infraestructura,  seguridad jurídica y de toda índole.   Y todo lo que debemos aprender de ellos,   los indígenas, sobretodo por qué y para qué cuidar los bosques.

Hoy;  a nuestros primeros pobladores, les exigimos que cumplan con preceptos ambientales, pero no se vislumbra,  - ni por asomo -, la cooperación  y la solidaridad, de los diferentes actores que se deben involucrar, tanto públicos como privados,   para lograr el desarrollo sostenido, a favor de sus diferentes comunidades.  Y está reflexión es apenas,  un poco,    de lo que se debe analizar.

También; oímos hablar,  a toda hora,  de ALCA,  de tratados de libre comercio, globalización, apertura y privatizaciones,  de capa de ozono,  de políticas laborales y ambientales,  pero oímos muy poco, de lo que se puede y   debe hacer, a favor de los campesinos,  pobladores de las comunidades rurales, para que logren el desarrollo y mejor calidad de vida, - que son  los que preservan los recursos naturales,  de donde salen todos los días y a todas horas,  toneladas de aire y agua pura,  hidroelectricidad,  verduras, frutas,  flores, hortalizas, artesanías, en fin;  bienes y servicios,  que se producen cerca de sus comunidades rurales,  pero que sus  vecinos, no reciben  algo bueno a cambio,  y la mayoría de las veces,  sólo las migajas y esto contribuye a que sean ellos mismos, por falta de oportunidades,  los que, para sobrevivir se metan a destruir los bosques, sacando pájaros, cazando, robando orquídeas, flores y maderas,  para llevar el sustento a sus familias.

Se podría estar; en el umbral de un nuevo orden internacional,  en donde se puedan cuidar los bosques, para beneficio de todos,  siempre y cuando los políticos comprendan,  que valores  éticos y morales, tradicionales en nuestros países,  que han  estado ligados a nuestros antepasados que sembraron la tierra, - han sido dejados de lado -, para beneficiar sobretodo, a los que habitan en las ciudades, olvidando a los seres humanos, que siguen viviendo en las comunidades rurales y     siguen aportando, la herencia de sus mejores tradiciones,  como es el cuidado del bosque y todo lo que ellos producen.

Los pobladores de las comunidades rurales, no cuentan con infraestructura adecuada, como electricidad,  agua pura, caminos y carreteras en buen estado,  teléfonos,  Internet,  capacitación, educación,   salud y empleos.  A las comunidades rurales y a sus pobladores,  se les exige mucho para llevárselos a las ciudades.  Cerca de ellos hay tomas que producen miles de litros por segundo de agua,  grandes proyectos hidroeléctricos,  petróleo,  gas natural,  carbón y muchos productos más que salen,  sobretodo de los bosques o  de las áreas cercanas a   ellos,  pero, sus vecinos,  carecen de lo esencial y el desarrollo, se encuentra a miles de kilómetros de distancia,  donde por cierto se cobran las facturas por esos bienes y servicios.

Los vecinos de las ciudades, necesitan gasolina para sus vehículos, los hogares gas para la cocina, tienen veloces y adecuados medios de transporte,   abren el tubo y consiguen   agua y visitan los supermercados y se abastecen de verduras, frutas y hortalizas.  Muchos de estos servicios se producen en las zonas rurales en donde sus pobladores, no reciben, algo  parecido a  lo que dan.  Muchas veces,  ni siquiera agua pura  tienen en sus acueductos rurales, ni electricidad subsidiada, como recompensa a lo que producen   los bosques.  ¿Dónde está la responsabilidad social de los políticos,  productores, industriales y empresarios?

Los políticos,  especialmente los Presidentes y sus equipos de gobierno,  diputados y  alcaldes,  deben comprender que los pobladores rurales, son seres humanos y que necesitan oportunidades para su desarrollo como: infraestructura,  educación, capacitación  y  empleo.

Ya va siendo hora de volver los ojos  al futuro inmediato, que está necesariamente ligado a los bosques.  No sólo se debe exigir a los pobladores rurales,  que sigan cuidando las áreas protegidas que se encuentran tan cerca de sus viviendas,  también se deben comprometer con ellos para buscar – entre todos -  buenas y nobles alternativas y lograr el desarrollo sostenible.  ¿Gozamos entonces en las diferentes regiones de las mismas oportunidades económicas y sociales?

Los bosques son importantes,  hoy y mañana,  para conservar la vida y debemos preservarlos, por que no sólo producen agua y aire puro,  entre un sin fin de beneficios.  ¿Quien no se siente mejor cuando camina por un sendero natural en un bosque?   Los bosques también son motivo de relajación y equilibrio emocional,  ya tendremos oportunidad de redescubrirlo, para seguir aprendiendo de nuestros antepasados.

Hoy... algunos políticos tomaron una decisión a favor de áreas rurales y miles no tomaron ninguna.  La solidaridad, la capacitación,  la educación y la cooperación con las comunidades rurales,  son buenas acciones, para desterrar la pobreza.

Tienen la palabra nuestros políticos..

1) Rafael Enrique Montero Esquivel,  conocido como Billy Montero. Gerente de Monte Sky-Mirador Ecológico,  reserva natural privada en Costa Rica.  Fundador y primer presidente de la Cámara de Turismo de Paraíso,  Cartago.  Fundador y conductor del programa radial Mirador Ecológico,  que por espacio de once años estuvo al aire.  Programa con sentido social y alta conciencia ambiental. e-mail: montesky@intnet.co.cr Tel: 506-228-0010

Noviembre 24, 2003  

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir
 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)