Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

   

Conferencia del “Día De Las Américas”

Dr. Henríquez Meirelles
Presidente del Banco Central del Brasil

Disertación para la Asociación Ibero-América (Ibero-Amerika Verein) (1)

9 y 10 de Octubre de 2003, Hamburgo, Alemania


B
rasil vive un momento de esperanza en que rediscute su presente y su pasado con el objetivo de trazar un nuevo futuro. Ese nuevo futuro, sin embargo, puede ser hoy muy diferente y mucho mejor que lo que se vislumbraba en el inicio del año.

Alguien ha dicho que la historia es un profeta con los ojos vueltos hacia atrás. Por eso, creo que hacer un balance de lo mucho que se ha hecho en la economía brasileña durante los casi diez meses de gobierno de Lula, puede ser un ejercicio útil para entender donde estamos y las perspectivas de desarrollo que tendremos en lo adelante.

El gobierno de Lula ha demostrado su compromiso inequívoco con el proceso responsable por la construcción del futuro, comprobando que es posible aliar crecimiento sustentado con justicia social, teniendo como prerrequisitos esenciales la estabilidad monetaria y la responsabilidad fiscal.

Creo que todos concordarán conmigo en que las perspectivas para el futuro de la economía brasileña son hoy mucho más positivas que al inicio de 2003.

La economía brasileña pasaba en el fin del año pasado por un choque de grandes proporciones. El país perdió cerca de US$ 30 billones – o 6% del PIB – en líneas externas en 2002, reflejando el deterioro de las cuentas de inversiones directas, préstamos y financiamientos, capitales de corto plazo y activos.

La crisis de confianza interna, aliada a la creciente aversión global al riesgo, tuvo impactos relevantes sobre la economía. La percepción de riesgo registró un alta considerable, superando en septiembre los 2.400 puntos. La elevación de la percepción del riesgo inhibió la inversión agregada, que cayó para 18,8% del PIB en el tercer trimestre de 2002 contra 19,45% a fines del año anterior. La crisis tuvo impacto también sobre el consumo agregado, que declinó de 79,82% del PIB en 2001 para 77,99% en el tercer trimestre de 2002.

Las dificultades enfrentadas por el país se reflejaron en la tasa de cambio, que se aproximó a la cotización de R$ 4,00 por dólar, y en las expectativas de inflación. La depreciación acentuada del Real y el deterioro de las expectativas de inflación llevaron al no cumplimiento de la meta de 2002.

En el último trimestre del año pasado, la inflación mensual de precios al consumidor llegó a más de 40% anualizados. La expectativa para la inflación de 2003 superaba los 12,5%.

Muchos observadores apresurados previeron el retorno de la hiperinflación al país. Para ellos, instrumentos de política monetaria no funcionarían nunca en  Brasil, pues serían supuestamente ineficaces contra una inflación de costos, o restricta a precios indexados, o generalizadamente inercial.

Aquel cuadro dramático no se concretizó. En diez meses, el gobierno de Lula ha conseguido debelar la crisis y la amenaza del retorno de la aceleración hiperinflacionaria. Recuperó la confianza a través de un proceso determinado de ajuste basado en la estabilidad macroeconómica (con el régimen de metas de inflación y el cambio fluctuante) y en la responsabilidad fiscal (con la puesta y el cumplimiento de una meta de superávit fiscal de 4,25% del PIB para 2003 y los años siguientes).

Brasil pasa por un fuerte ajuste de las cuentas públicas. De 1994 a 1998, con el fin de la inflación, el país registró un histórico de déficit primarios. A partir de 1998, el gobierno brasileño entró en una ruta sustentada de superávit primarios. Ese proceso está siendo consolidado por el gobierno de Lula, que estableció – y está cumpliendo – una meta de superávit primario de 4,25% del PIB para 2003 y los próximos años. Y con un cambio cualitativo importante: el ajuste está concentrado en el corte de gastos públicos, sin ingresos extraordinarias o aumento de impuestos.

Ese proceso permitirá la disminución consistente de la relación deuda pública/PIB, que debe llegar a menos de 40% al final de la década en curso. En 2002, por ejemplo, esa relación superó la marca de los 60%.

La economía pasa también por un vigoroso ajuste de sus cuentas externas.

La adopción de sólidas políticas fiscales y monetarias, que van a asegurar la sustentación ínter temporal de las cuentas internas e externas, han provocado la caída acentuada del índice de riesgo de Brasil. En comparación con los más de 2.400 puntos del año pasado, el índice de riesgo llegó en el pasado día 19 a 643 puntos, el menor desde marzo de 2000.

Pieza fundamental en el ajuste externo es la evolución de la tasa de cambio, que a través de la libre fluctuación responde a las condiciones de oferta y demanda. En los últimos meses, la tasa de cambio ha mostrado una volatilidad  muy baja.

La mejoría en el nivel de confianza ha permitido la recuperación consistente de la tasa de “roll over” de la deuda externa privada.

Componente importante del ajuste externo de la economía brasileña es el cambio estructural verificado en el comportamiento de la balanza comercial. Los términos de trueque brasileños registraron una ligera mejoría recientemente, pero, sin embargo, aún están muy distantes de los picos históricos. Eso demuestra que los sólidos saldos positivos de la balanza comercial provienen en gran parte de ganancias de productividad y de eficiencia de la economía brasileña, reflejando modificaciones estructurales y no coyunturas puntualmente favorables al comercio exterior.

Otro señal de la reconquista de la confianza internacional es dada por el índice de inversión extranjera directa. En agosto, el IED registró ingreso de US$ 980 millones, cifra poco abajo a lo registrado en el mes anterior. Esos números reflejan una retomada de la inversión externa después del período de retracción provocado por la crisis del año pasado. Las inversiones externas que están ingresando ahora en el país son resultado de largos procesos de tomada de decisiones. Todo indica que se trata de un proceso consistente de retomada, que estará prolongándose en el futuro próximo. Para este año, tenemos la previsión de US$ 10 billones de IED. En 2004, la estimativa es de que esos recursos sumarán US$ 13,5 billones.

Los números de la balanza comercial revelan un cambio estructural sólido y permanente. En el valor acumulado en los últimos 12 meses, la balanza comercial brasileña registra en agosto un superávit superior a US$ 20 billones. Para comparar, vale recordar que el saldo comercial brasileño registraba en el inicio de 1999 un déficit de más de US$ 4 billones.

Me gustaría reiterar que el saldo comercial positivo está siendo alcanzado gracias a un proceso de cambio estructural de la economía brasileña, con ganancias de eficiencia y productividad y sin los artificialismos que marcaron el comercio exterior en el pasado. 

De enero a agosto de este año, el Tesoro compró US$ 5 billones para honrar parte de sus compromisos externos. Hasta diciembre, más US$ 700 millones deben ser adquiridos. Esas operaciones apenas aprovecharon buenas oportunidades ofrecidas por el comportamiento del mercado. No visaron influir en la tasa de cambio en cualquier sentido.

Vale repetir: el Banco Central no tiene una meta para el nivel de la tasa de cambio. Todavía, hace poco, ciertos críticos aún hacían previsiones de que el país estaría enfrentando en agosto una seria crisis de cambio y un déficit comercial. Por coincidencia, fue este el mes que registró un superávit comercial record de US$ 2,7 billones, con crecimiento de casi 70% en relación a agosto del año pasado.

Ese excelente desempeño sustenta la previsión de un superávit comercial de US$ 20,5 billones para fines de 2003.

Los últimos datos disponibles muestran un superávit en transacciones corrientes de US$ 1,2 billón en agosto, el mayor ya registrado para este mes desde 1980, cuando el número comenzó a ser calculado. En los 12 meses encerrados en agosto, esa cuenta acumuló un superávit de US$ 3,484 billones, el mayor valor computado desde 1993.

Las proyecciones para el fin del año indican para 2003 un déficit en cuenta corriente del balance de pagos de US$ 1,2 billón. La estimativa para el resultado de la cuenta corriente, el mejor obtenido desde 1994, todavía es conservadora. Este saldo puede ser menor. Podemos llegar hasta inclusive tener un pequeño superávit en cuenta corriente. En 1999, por ejemplo, el déficit en cuenta corriente quedó en más de US$ 33 billones.

En el concepto de liquidez internacional, las reservas brasileñas totalizaron en agosto US$ 47,8 billones, un nivel perfectamente cómodo. Además de eso, como es sabido, Brasil ya ha iniciado las conversaciones teniendo en vista una posible renovación del acuerdo con el FMI. La decisión sobre la renovación del acuerdo aún no ha sido tomada. Pero algo es seguro: nuestra posición actual es muy cómoda, con o sin el Fondo, no habiendo previsiones sobre dificultades para el financiamiento de nuestras cuentas externas. Por eso, las conversaciones con el FMI siguen un ritmo tranquilo y constructivo.

Incluso en el sector externo, los datos revelan una estabilización de la deuda externa total.

Durante las últimas décadas, banqueros centrales han aprendido que la inflación no cae por la acción de la gravedad. Una vez que los agentes económicos pasen a incorporar en sus expectativas una inflación más alta, es en este nivel que la inflación tiende a establecer su base. Solamente la actuación de la política monetaria – tanto controlando la demanda agregada como coordinando de forma eficaz expectativas de una inflación más baja – hará con que se reduzca. Es lo que hemos hecho en Brasil en los últimos meses. El país ha vivido, en la práctica, a lo largo de este año, un curso intensivo de política monetaria.

Después de nueve meses, el éxito de la política monetaria adoptada es inequívoco. La inflación mensual en agosto quedó en 0,34%. La expectativa de mercado para 2003 está en 9,6%. En una evaluación de 12 meses en adelante, el mercado espera una inflación de 6,5%, alineada con la trayectoria de metas ajustadas definida para conducir la inflación de vuelta a las metas de largo plazo. Para 2004, la expectativa es de cumplimiento de la meta de 5,5%.

El choque del año pasado provocó una aceleración de la inflación sin precedentes en la historia brasileña. El índice de la inflación se quintuplicó en pocos meses. Ese es un hecho que no debe ser ignorado por los analistas de la escena brasileña por dar la exacta dimensión del éxito de la política monetaria  en el combate al regreso de la amenaza inflacionaria.

Se debe resaltar que la proporción de incisos que presentan reajuste positivo en el Índice Amplio de Precios al Consumidor a cada mes viene cayendo desde marzo y alcanzó 56,4% en agosto, el menor valor observado desde enero de 2001.

Otro factor importante en el proceso de reconquista de la confianza fue la adopción de una política de alargamiento del perfil de la deuda y de reducción de la exposición de la deuda pública relacionada al cambio. El perfil de la deuda del gobierno federal continúa mejorando, con aumento de la participación de papeles con corrección prefijada, reducción de los papeles relacionados con la variación cambial y alargamiento de los plazos de vencimiento.

El ajuste y la firmeza de las políticas adoptadas han permitido la reducción de forma expresiva de la volatilidad del cambio.

Los datos muestran la reducción de la exposición a la deuda cambial con la decisión adoptada por el Banco Central de disminuir la oferta de prorroga de swaps cambiales ofrecidos al mercado en el momento de mayor incertidumbre. Esa operación está siendo implementada con éxito, permitiendo la reducción de la deuda cambial sin generar impactos sobre la tasa de cambio.

Como ya había mencionado antes, Brasil perdió el año pasado US$ 30 billones en líneas externas. Los países que fueron forzados a ajustes semejantes en sus cuentas corrientes tuvieron contracciones de 7% a 15% en sus productos nacionales. Brasil, a pesar de la dimensión excepcional de la crisis, registró un crecimiento de 1,5% en 2002.

Brasil está pagando el precio de ese ajuste a través del costo del proceso de desinflación. Sin embargo fue justamente el éxito de las políticas adoptadas que permitió una solución menos costosa en términos de inflación y de producto de cualquiera de los regimenes alternativos.

Claro que el costo del ajuste tiene reflejos negativos sobre el nivel de actividad. Datos divulgados recientemente comprueban este hecho.

Me gustaría, sin embargo, resaltar algo. Esos datos deben ser vistos como lo que son: una fotografía instantánea de la economía brasileña vista por el retrovisor.

La economía empieza a presentar señales de que está revirtiendo el proceso de desaceleración observado en el primer semestre. La actividad económica estará en recuperación a partir del segundo semestre del año. La flexibilización de la política monetaria, iniciada en julio e intensificada en los meses siguientes, el aumento de la oferta de crédito y el aumento de los rendimientos reales posibilitados por la caída de la inflación permitirán el aumento progresivo del consumo.

Por otro lado, el mantenimiento de una política monetaria y fiscal consistente con el equilibrio macroeconómico y la aprobación de las reformas en curso en el Congreso tendrán, a la larga, impactos positivos sobre el crecimiento del PIB potencial.

Las condiciones para la retomada a corto plazo del crecimiento están dadas. No obstante la sociedad brasileña deberá enfrentar además, el desafío de crear, de forma responsable, las condiciones que nos permitan crecer a tasas elevadas durante muchos y muchos años, sin los “para y arranca” que han marcado nuestro desempeño económico en las últimas décadas.

Es del crecimiento sustentado, resultado de la ampliación sustentada de la capacidad productiva, que nacerá el nuevo futuro que deseamos, que permitirá generar empleos, distribución de renta e inclusión social.

El desarrollo sustentado exige la remoción de los obstáculos que impiden la expansión sustentada de la capacidad productiva de la economía brasileña sin provocar nuevamente desequilibrios en las cuentas externas o presiones inflacionarias.

Para ello, además de las políticas antes mencionadas, conviene resaltar la importancia de las medidas complementares como las reformas de la Seguridad Social y Tributaria, aprobadas en tiempo record en la Cámara de los Diputados y en proceso de apreciación por el Senado.

La reforma de la Seguridad Social es un gran avance. En primer lugar, permite que las necesidades de financiamiento corriente del sector público pesen menos sobre los ahorros privados, liberando un volumen mayor de recursos para la inversión productiva. Además de eso, seguramente servirá de incentivo adicional a los ahorros privados en la medida en que da mayor énfasis a un régimen de capitalización en detrimento de un régimen de repartición.

La reforma Tributaria también constituye un progreso considerable por dos aspectos principales. Primeramente por garantizar fuentes de ingresos que aseguran el equilibrio fiscal de las cuentas públicas. En segundo, por posibilitar un perfeccionamiento de la estructura de tributos, llevando una mayor eficiencia al mercado.

Además de las reformas, el gobierno está finalizando el Plan Pluri-Anual, que prevé fuertes inversiones en infraestructura. Inversiones en carreteras, vías férreas, puertos y energía recibirán tratamiento prioritario. Parte de esas inversiones, fundamentales para la superación de estrechamientos que impiden el crecimiento potencial de la economía, será financiada en sociedad con el sector privado. La definición de los marcos regulables para sectores-clave de infraestructura también está en proceso de conclusión y debe constituir un incentivo adicional a inversiones en esas áreas.

La construcción del futuro es un proceso complejo. En el caso de un país, el futuro es determinado por el tamaño de sus ambiciones y desafíos en el presente. El desarrollo sustentado depende de planeamiento y políticas correctas por parte del gobierno. Pero depende también de decisiones de inversiones de innúmeros agentes económicos.

En Brasil, no tememos el desafío de remover los obstáculos que aún nos alejan del crecimiento sustentado. Tengo confianza en que lograremos abrirnos este camino. Como escribió el español Antonio Machado, “caminante, el camino se hace al caminar”. Invito a todos los presentes a compartir con nosotros este camino.

Gracias.

1. Fundada en 1916 en Hamburgo, Ibero-Amerika Verein (Asociación de la Economía Privada para América Latina, España y Portugal) promueve las actividades comerciales y de inversión de sus miembros en América Latina, el Caribe y la Península Ibérica. Además, se dedica a profundizar las relaciones económicas, sociales y culturales de Alemania y la Unión Europea con esta región.

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Octubre 22, 2003
 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)