Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Señores de Nemocón

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Francisco José Burgos-Navarrete

Ingeniero Químico, M.Sc., M.M.
Telefax: 58- 041-825-8728

 

El inicio de la gran colonización humana a las Américas fue a través del Estrecho de Behering hace unos 40,000 años. Nuestros ancestros son asiáticos, como lo revela el fenotipo de nuestros amerindios.

Desde que en el siglo XV los europeos nos bautizaron como indios se inició y reveló la incomprensión hacia lo que era diferente a ellos y a su cultura.

El enfrentamiento de aquella época entre los europeos y los americanos se realizó en varios escenarios: la lucha armada fue desigual pues la supremacía en la tecnología bélica estaba del lado de los conquistadores; la religión indígena en muchos casos hablaba del retorno de dioses con rostros blancos (México) y en otros de buenos maestros, señores de tez blanca y largas barbas (la tradición de Bochica en la Sabana de Bogotá, Colombia), una vez más existió confusión y la balanza se inclinó a favor de los invasores, simultáneamente el mensaje evangelizador de los seguidores de Jesús-Cristo fue deformado, la política de San Pablo de que todos los seres humanos  podían tener acceso al bautismo fue puesta de lado... al principio se dijo que los americanos no tenían alma ,  lo que en el lenguaje de hoy significa : no son seres humanos.

A consecuencia de esto último se instauró un ignominioso régimen social de castas, en el que se discriminaba y favorecía muy claramente al blanco de los demás, aunque hubo blancos que se las vieron negras, como lo fuero los que ocupaban el peldaño más bajo de sistema , como los “blancos de orilla” ( personas del pueblo sin linaje noble), a lo anterior se le suma la atroz empresa de cazar negros y traerlos como mano de obra esclava , lo que agravó el sistema de castas por lo que se tuvieron que acuñar nuevos nombres como : mulato, cuarterón, octarón, salto atrás, tente en el aire, sambo, mestizo, etc.

Europa fue azotada por Atila, Gengis Kan, los persas: Darío, Jerjes y Artajerges; los macedonios: Filipo y Alejandro, los galos con su Vercingétorix;  los Césares de Roma, los árabes, etc., pero nunca esas naciones europeas sufrieron un yugo como el impuesto en las Américas por las huestes de los emperadores cristianos; de no creer lo aquí dicho , sólo fíjese en el número de lenguas que se habla en Europa y las diferentísimas expresiones culturales y sociales que aún allí se conservan y se exhiben con orgullo a pleno sol.

Durante unos 300 años los europeos se dedicaron principalmente a saquear, explotar los recursos mineros y los de recursos naturales tales como las madre perlas.

A principios del siglo XIX, los tatara-tatara nietos de los blancos europeos que se habían afincado en las Américas y teniendo  riquezas que ellos estimaban podían administrar sin pagar tributo a las coronas europeas, lograron la INDEPENDENCIA POLÍTICA en una empresa que dio muchos dividendos principalmente a Francia e Inglaterra, proveniente de los pagos, concesiones y prebendas del bando que apoyaron.

Hoy en el siglo XXI, el sistema de castas aunque muy maquillado, todavía está presente en las Américas; entre más oscuro es el color de la piel o más rasgados los ojos, más ordinario y trivial es la labor a  realizar y por supuesto también lo es la remuneración, esto es especialmente evidente desde Canadá hasta el sur de Brasil, adentrándose más en más en el cono  sur el asunto se maneja de forma  diferente, pues no quedaron muchos sobrevivientes del holocausto cometido por los conquistadores a nombre de su fe y de sus reyes.

Muchas veces despierto y unas pocas dormido, he soñado como pudo de otra manera ser en el año 1538 en la Sabana de Bogotá (Colombia) el encuentro del Zipa con el licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada, general a cargo de la expedición para descubrir el nacimiento del río Magdalena...

Primero y principal los nativos de la zona de Bacatá (hoy Bogotá) pensaban que los españoles eran antropófagos y en más de una oportunidad les hicieron ofrendas de seres humanos y otra era que creían que jinete y caballo eran un solo ser, por otra parte ya sabemos lo que pensaban los conquistadores de los dueños de la tierra americana.

Grande fue la sorpresa de aquellos europeos al ver como vivían los autóctonos, ellos eran excelentes ingenieros, agricultores, médicos, astrónomos, mineros y orfebres, con una organización política, religiosa y social que nada tenía que envidiar a la europea, su principal diferencia era que la ruta tecnológica seguida por los indígenas no podía competir con la de los recién legados.

TISQUESUSA era el nombre del  Zipa o señor Bacatá de la nación CHIBCHA, era como un faraón, servido por una aristocracia nativa que se encargaba de que el estado funcionase sin tropiezos, ente ellos estaban los señores de NEMOCÓN, los que tenían por generaciones a su cargo la importante tarea de dirigir y rendir cuentas de la explotación de las minas de sal.

Las tropas indígenas  lucharon con bravura defendiendo a su Zipa, su territorio y sus familias, pero fueron derrotadas; en ese momento se selló el destino de los chibchas y sus descendientes, aparentemente los más afortunados fueron los miembros de la nobleza local que pudieron establecer alianza con los conquistadores.

El señor de Nemocón (Lord of Nemocón) fue reconocido como un valioso administrador y permaneció en el cargo hasta su muerte, siete generaciones pasaron y una descendiente del señor de Nemocón se casó el año de 1785 con uno de los médicos de la Expedición Botánica, supervisada ésta empresa  por orden de la corona española directamente por el Arzobispo-Virrey Caballero y Góngora. La mencionada princesa Chibcha gozaba de ciertos privilegios pero de poca fortuna, tuvo dos hijos: Martín y Silvia, ésta entró a un convento como era frecuente en esa época entre las hijas de familias de cierto linaje pero con pocos bienes pecuniarios. Martín tuvo una hija llamada Evangelina Torres la cual se casó a los 14 años con un inmigrante español (posiblemente judío de origen marroquí) llamado José Antonio Navarrete, quien nació en el barco en que viajaba la familia desde España con destino a Cartagena de Indias.

Para José Antonio, a sus 35 años, la boda con Evangelina eran sus segundas nupcias, pues él había enviudado unos cinco años antes... él a su vez fallece a los 50 años de edad, dejando a Eva (Evangelina) y cuatro hijos pequeños: Martín, María Heradia (Mary), Ana y Clara.  Los ingresos  de la familia Navarrete – Torres provenían del desempeño de José Antonio como músico y compositor de música sacra en la catedral de Bogotá.

Los descendientes de una de las familias de más rango en el reino del señor Bacatá  hoy en día se lamentan por la pérdida del esplendor y de la  capacidad de participar en la toma de las decisiones que afectan a su pueblo, además se preguntan: ¿pertenezco y realmente estoy integrado a la cultura occidental? O, ¿ esto de los gobiernos democráticos en Sur América es solo una gran falacia?. Por cierto, que este descendiente de los Señores de Nemocón, no piensa mantenerse en silencio, ni descansará hasta no ver a los mejores en los mejores puestos.

Y dejando algo para reflexionar: 
¿debemos los suramericanos descendientes de amerindios, en las actuales situaciones y condiciones, tomar partido y suscribir pactos incondicionales con una civilización que ha tratado de aniquilarnos?

 

 

Octubre 15, 2001

 

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)