Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Libertad, La primer victima en tiempos de guerra  

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

John Samples 1 
E-Mail: jsamples@cato.org

La naturaleza humana, como decía Adam Smith, incluye “cierta tendencia al trueque, al cambalache y al intercambio de algo por otra cosa”. La libertad de actuar así, estableciendo mercados libres de todo control gubernamental es un valor fundamental del ciudadano.

Durante la Primera Guerra, el gobierno de Estados Unidos asumió el control del transporte marítimo, de los ferrocarriles, de la industria telefónica y del telégrafo. El Congreso creó el Consejo del Transporte con poder para regular las tarifas y las prácticas de la industria. Para 1918, el control gubernamental del transporte de carga era total.

La ley Lever le concedió al presidente el poder de emitir licencias para importar, fabricar, almacenar, explorar, producir combustibles y distribuir tanto alimentos como combustibles y la maquinaria para producirlos. La Corporación Estatal del Grano manipulaba los precios del trigo; el Consejo Azucarero el precio del azúcar. La Administración de Alimentos fijaba los precios, diciéndole a la ciudadanía que no comiera pan los lunes ni carne los martes. La Administración de Combustibles fijaba el precio del carbón y se apropiaba de la producción. Por último, el Consejo de Industrias de Guerra fijaba precios y, en las palabras de su director, Bernard Baruch, decidía “cómo utilizar nuestros recursos”.

La nacionalización de la industria no terminó con la firma del armisticio. Los ferrocarriles continuaron básicamente bajo el control estatal. El Consejo del Transporte siguió funcionando por más de una década. La Corporación de Financiamiento de Guerra se dedicó a subsidiar las exportaciones a Europa y a extenderle créditos a los agricultores hasta que fue eliminada en 1925.

La Segunda Guerra Mundial hizo que proliferaran los controles federales así: Confiscación de propiedades para usos de defensa

Obligó a fabricantes a producir lo que el gobierno quería.

El gobierno se apoderó de las fábricas que quería.

El gobierno absorbió las ganancias “excesivas” con nuevos impuestos.

Controló el flujo de materias primas.

Fijó los horarios de trabajo.

Fijó los salarios.

Estableció las condiciones de trabajo.

Impidió la contratación de mano de obra por parte de ciertas fábricas

Estableció precios y alquileres a través de la Oficina de Administración de Precios.

Parte del “socialismo bélico” terminó con la victoria sobre Japón, pero no todo. Los controles de alquileres en la ciudad de Nueva York es un legado de esos tiempos. Pero más perjudicial resultó la teoría de que si el Gran Gobierno había ganado la guerra, ¿por qué no seguir controlando la economía en nombre de la justicia social y la prosperidad para todos?

Esperamos que la guerra contra el terrorismo no se parezca a las guerras anteriores y que nuestras libertades no sean sacrificadas en nombre de la victoria. Pero algunas señales son muy negativas. El rescate de las líneas aéreas puede conducir a que estas pasen a manos del gobierno y la Oficina de Seguridad Interna para la defensa contra el terrorismo va a crecer con el tiempo y no desaparecerá. El gobierno seguirá creciendo.

Si se nos exige el sacrifico de nuestras libertades debemos asegurarnos que eso sea absolutamente necesario y si esta guerra conduce a la multiplicación de los controles gubernamentales será una victoria para los terroristas, obligándonos así a traicionar nuestros valores fundamentales.  

Subir


1 John Samples es director del Centro para el Gobierno Representativo del Cato Institute. / John Samples directs Cato’s Center for Representative Government which studies how the state encroaches on civil society and the positive contribution of limited constitutional government to liberty. The Center focuses on specific issues like campaign finance regulation, delegation of legislative authority, and term limits and more general themes like the political culture of limited government and the civic virtues necessary for liberty. Prior to joining Cato, Samples served eight years as Director of Georgetown University Press and before that, as Vice President of the Twentieth Century Fund. He received his B.A. in political science from Eastern Kentucky University and his PhD from Rutgers University. He has published scholarly articles in Society, History of Political Thought, and Telos.


Artículo adaptado por la Agencia Interamericana de Prensa Económica (AIPE) para su distribución.   http://www.aipenet.com 

 

Octubre 11, 2001

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)