Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

   

Instrumentación de la Convención Anticorrupción de la OCDE:
Trabajando con el Sector Privado

Conclusiones del Embajador Andrés Rozental
 
Presidente del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales
(Versión estenográfica)
México, D. F., 20 de septiembre de 2002

Gracias a la cortesía de Ronén Waisser
Publicado en Octubre 07 de 2002

Nota: Por petición de la Secretaria de la Función Publica, Gobierno de México, hemos retirado los logos y la alusión al gobierno de México después del nombre del autor.  El contenido no ha sido modificado o actualizado se mantiene en su versión original. 

[Petición de la Secretaria de la Función Publica en formato PDF]

[Reglas Claras, Negocios Transparentes: Lineamientos de la Convención Anticorrupción de la ODCE]
[
Costos de la Corrupción en México]
 
[Instrumentación de la Convención Anticorrupción de la OCDE: Trabajando con el Sector Privado]
 
[¿Qué lugar ocupa México en el Mundo en materia de corrupción?]


B
ueno, muchas gracias, gracias por supuesto a quienes organizaron y tuvieron la idea de esta espléndida conferencia que a lo largo de estos dos días nos ha dado una cantidad enormemente rica de ponencias, de preguntas, de respuestas, de comentarios que a mí juicio, evidentemente dan una amplia justificación al haberse tomado la decisión de celebrarla.

Algunos de ustedes se preguntarán qué hace un diplomático ahora convertido en parte del sector privado, interesado en este tema, el tema de la lucha contra la corrupción y más específicamente el tema del cohecho a servidores públicos y la convención de la OCDE sobre el tema.

Y creo que la relación es bastante clara, yo durante muchos años me dediqué a representar a México en el exterior, a representar al país, a su gobierno, pero también a representar a sus empresas y a su sociedad y es evidente que para esa tarea de representación es indispensable tener algunas armas con las que puede uno salir a competir con otros países, otras empresas y otros competidores que están en el mercado globalizado y que están atentos a poder tomar y aprovechar oportunidades al igual que nuestro país.

Actualmente hago algo similar en la medida de que asesoro a empresas privadas en materias relacionadas con su estrategia corporativa y muy específicamente en materia de buenas prácticas corporativas, la relación entre las empresas y la sociedad y particularmente en el caso de México, el tema de la corrupción.

Para mí es absolutamente fundamental que cualquier empresa que viene a México o que ya está en México, sobre todo si es extranjera, sí tenga una clara visión de cuales son las reglas del juego y tenga una clara visión de todo lo que se ha hecho en materia de normatividad y reglas para ir erradicando poco a poco el tema de la corrupción en nuestro país. 

Yo creo que a lo largo de estos dos días hay una serie de temas que me gustaría sacar como comunes a las distintas exposiciones que ha habido en las cinco mesas de trabajo a lo largo de los dos días.

Y son temas que yo he sacado quizás no todos estén de acuerdo con ellos, pero me parece que como conclusión podríamos quizás resumirlos de la siguiente manera.

Quizás la primera es que la legislación internacional o nacional es vital como primer paso para crear un marco normativo que permite combatir la corrupción, sea esta de servidores públicos o de cualquier otro actor de la sociedad.

Sin embargo es claro también que las normas en sí no son suficientes, yo creo que esto fue un hilo conductor, un tema común en casi todas las presentaciones.

Criminalizar la corrupción es un medio, pero no es un fin en sí mismo, el fin en sí mismo es acabar con ella.

Se requiere actualizar constantemente las normas, las normas se dictan, se aprueban y se ponen en vigor, pero requieren siempre estar actualizadas y a tono con las distintas modalidades de las prácticas que se dan en la realidad.

Una segunda conclusión creo que alguien lo mencionó muy al principio, es que la corrupción atenta contra la seguridad nacional de cualquier país, agrega costos a transacciones comerciales de todo tipo, irrita a la ciudadanía y constituye un lastre medible, medible cuantificable en todo proceso de desarrollo, ya sea de países, de empresas, de familias o de individuos.

Un tercer tema es el de la cultura, oímos varias veces que el problema es el ser humano y su cultura y evidentemente uno de los temas que recurre a lo largo de estos dos días, es que hay que cambiar la cultura, el cambio de cultura se da con educación, con difusión de lo existente, como este evento y con el cumplimiento de las normas que se aprueban.

Yo siempre he dicho que los hijos que ven a sus padres aceptar y alentar a la corrupción, son seguramente más propensos a seguir esas mismas prácticas más adelante en sus vidas.

Recuerdo en México hay un dicho que es lamentable pero es un dicho: “sin transa no se avanza” y yo creo que la cultura que requiere cambiarse, es precisamente esa cultura y yo estoy convencido de que la forma principal de hacer esto es mediante la educación, la educación de los padres a sus hijos, la educación en las escuelas, la educación cívica que ya no tenemos desafortunadamente en el sistema de educación pública en México, y el ejemplo.

Una cuarta conclusión es que la difusión es clave, sobre aviso no debe haber engaño, campañas públicas, transformaciones internas en el sector público y el sector privado, la creación de una cultura empresarial de integridad como vimos en el caso de General Electric, que se nos presentó, el involucramiento del sector jurídico, el sector de administración de empresas, el sector de contadores públicos y de reguladores, juega un papel muy importante.

Otro tema es el de la burocracia, la burocracia es en sí, uno de los que nutre más la corrupción, hay que eliminar la burocracia, hay que reducirla a su mínima expresión desde el punto de vista de la interacción de los individuos o de las empresas frente al sector público, menos trámites igual a menos corrupción o menos oportunidades de corrupción.

La simplificación administrativa creo que es una de las tareas todavía inconclusas en nuestro país, aunque ya hay un compromiso claro para llegar a ello y en distintas partes de la administración se ven mayores logros en ese sentido, pero todavía falta mucho.

Otra conclusión que saco es que la guerra contra la corrupción tiene que incluir evidentemente la lucha para sancionar a quienes participan en ella, la corrupción siempre involucra a dos actores, el que toma y el que da, pero no hay que olvidar la parte preventiva y la parte preventiva se da conforme a una serie de culturas como la cultura de mejores prácticas corporativas a la que se refería Javier Gavito.

En México el tema de las mejores prácticas corporativas tiene poco tiempo de formar parte de la cultura empresarial, empezó con un código voluntario, pasó de ahí a una aplicación obligatoria a ciertas empresas que cotizan en bolsa, que son empresas públicas y de ahí pasó a aplicarse obligatoriamente al sistema financiero, a las instituciones de crédito y en algunos casos a otras empresas.

Falta pasar por otro tipo de mejores prácticas corporativas, que se pueden aplicar a empresas públicas, a empresas paraestatales, que no operan necesariamente hoy bajo las mismas reglas que empresas estrictamente privadas, a dependencias gubernamentales, que también les harían mucha falta mejores prácticas corporativas y, finalmente, a empresas privadas, empresas de familias, que van a tener que transitar un día de ser empresas privadas a empresas públicas o empresas más grandes y que necesitan iniciar su cultura en este momento y antes que tener que ser juzgada.

Otro tema, el control y el monitoreo deben ser constantes. La indiferencia es el peor enemigo del combate a la corrupción. Siempre me gusta traer a colación en esto el ejemplo y la anécdota del mexicano que viaja a Estados Unidos y cuyo comportamiento mientras está en el país vecino es totalmente distinto a su comportamiento cuando está en México, y siempre me he preguntado por qué cuando estoy en San Antonio o en Los Ángeles y veo automóviles con placas mexicanas hacer una fila en el carril donde hay que dar vuelta a la izquierda, no pasarse el alto, no estacionarse en doble fila, mientras que aquí el mismo automóvil, mismo conductor, hace todo lo contrario.

Yo creo que la respuesta es evidente. La vigilancia y el castigo actúan como factores que inhiben las acciones en contra de la ley. En Estados Unidos la gente no lo hace uno, porque saben que probablemente hay alguien que lo va a ver y se lo va a reclamar y sancionar, y dos, porque a ese alguien no se le puede pasar un billete o una “mordida”, para que pueda voltear al otro lado y dejarlo ir a uno.

Yo creo que esto es fundamental para tener una comprensión de este tema y eso me lleva a la última de las ideas que quería compartir con ustedes y es que se requiere, para todo este andamiaje, un estado de derecho. El estado de derecho es fundamental para también poder llevar todo esto a sus lógicas consecuencias. No es suficiente tener leyes, no es suficiente tener monitoreo, no es suficiente tener cultura; hay que tener también un estado de derecho donde puede uno acudir a quienes violan y saber que las sanciones y la aplicación de la ley será pareja para todos y que no habrá privilegios, impunidades y otros tipos de situaciones como ésta.

Yo ahí termino. Creo que la idea era un poco provocar con estos temas; estoy seguro, como decía yo, que no todos estarán de acuerdo con todos los temas, pero se me hace escuchando las ponencias y leyendo las transcripciones, que todo esto fue parte de lo que yo, que no soy experto en la materia sacaría hilos denominadores comunes a mucho de lo que se dijo hoy.

Finalmente, y antes de pasarle la palabra al doctor Geiger, yo quisiera decir que este esfuerzo de estos dos días, a mi juicio es un esfuerzo que bien vale la pena. La difusión, el conocimiento de los temas es la mejor garantía de que todos nosotros sepamos aprovechar lo que hay: las normas, las reglas internacionales, y ponerlas y aplicarlas de la mejor manera posible.

En el caso de México, su futuro y su competitividad futura están en juego. Estos son los temas sobre los cuales nos juzgan; estos son los temas sobre los cuales se toman decisiones de inversionistas, de entrar o no entrar a México, y si no podemos poner nuestra casa en orden en estos temas, seremos poco competitivos frente a otros países que sí han logrado, por lo menos, atacar el fenómeno.

Muchas gracias.

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Octubre 07, 2002

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)