Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Naciones deben colaborar para derribar murallas raciales

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Al hablar el 3 de agosto en Ginebra ante el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial (CEDR), dijo Parmly que "esa es la razón por la cual les hemos dado nuestro apoyo a programas en todo el mundo que combaten el racismo, la discriminación y el prejuicio
étnico".


Michael E. Parmly, Vicesecretario de Estado adjunto principal para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo.
Palabras pronunciadas ante el Comité para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial.
3 de agosto de 2001, Ginebra, Suiza

Buenas tardes. Es para mí un honor estar aquí hoy para hablar en nombre de los Estados Unidos de Norteamérica y el Departamento de Estado de Estados Unidos. Aguardo con interés la oportunidad de discutir nuestro cumplimiento de las obligaciones que hemos asumido con este distinguido organismo de expertos independientes, de acuerdo con la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de la Discriminación Racial.

En el último medio siglo, Estados Unidos ha dado varios pasos importantes para revertir la segregación y la discriminación raciales que habían prevalecido anteriormente en muchas partes del país. Al hacerlo así, progresivamente y en varias etapas discretas, hemos construido, deliberada y cuidadosamente, una estructura legal sólida para combatir el racismo y la discriminación racial.

Nuestro informe a este comité, que sometimos en septiembre pasado y que el público puede encontrar en Internet en www.state.gov, detalla considerablemente nuestras extensas protecciones legales y el progreso que nuestro gobierno -- a los niveles federal, estatal y local -- ha logrado en estos temas.

El informe, nuestras declaraciones de hoy y las respuestas a las preguntas que esperamos darles a ustedes el lunes, son todas producto de un extenso esfuerzo cooperativo en todo el gobierno de Estados Unidos -- desde la Casa Blanca, el Departamento de Justicia, el Departamento de Estado, los departamentos de Educación y Trabajo de Estados Unidos y muchos otros departamentos, agencias y entidades del gobierno federal. Hemos solicitado contribuciones de muchas organizaciones no gubernamentales, especialmente aquellas que se muestran activas en el terreno de los derechos civiles, las libertades civiles y los derechos humanos.

Mi colega Ralph Boyd, que esta semana juró como secretario de Justicia adjunto para Derechos Civiles, tendrá más que decir acerca del historial nacional de los derechos civiles en Estados Unidos.

Por mi parte, permítanme comenzar asegurándole a este comité que Estados Unidos toma muy seriamente sus obligaciones de acuerdo con la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de la Discriminación Racial.  La ratificación de la convención fue para mi país un hito importante, y Estados Unidos apoya de lleno las metas de la convención. En muchos sentidos importantes, la convención reitera los objetivos más importantes de nuestras leyes nacionales de derechos civiles.

Al ratificar la convención, todos los estados partes acordaron "condenar la discriminación racial y buscar, por todos los medios apropiados y sin demoras, una política de eliminación de la discriminación racial en todas sus formas y de promoción del entendimiento entre todas las razas". Esto, de hecho, es lo que hemos tratado de hacer durante muchos años. De modo que, permítanme declarar esto claramente y sin ambigüedades: el gobierno de Estados Unidos se opone inflexiblemente al racismo en todas sus formas y manifestaciones.

Estados Unidos se ha comprometido plenamente a ser un líder mundial en la causa de los derechos humanos. Estados Unidos ha sido parte de los acuerdos sobre derechos humanos más importantes, y se ha involucrado activamente en las cuestiones planteadas de conformidad con esos acuerdos. Por ejemplo, desde 1992 Estados Unidos ha sido parte del Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, algunas cláusulas del cual tienen una aplicación más amplia que las del CEDR (el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial). El informe estadounidense inicial de acuerdo con el convenio le fue sometido al Comité de Derechos Humanos en julio de 1994.

Estados Unidos ha ratificado también la Convención contra la Tortura y Otros Tratamientos o Castigos Crueles, Inhumanos o Degradantes, al mismo tiempo que ratificaba el CEDR. El informe estadounidense inicial de acuerdo con la Convención contra la Tortura fue sometido al Comité contra la Tortura en septiembre de 1999 y está también disponible en el sitio en la Web del Departamento de Estado.

Más aún, nuestra intensa participación en el proceso preparatorio en curso de la próxima Conferencia Mundial contra el Racismo, es prueba adicional de nuestro compromiso con la creación de condiciones de igualdad de oportunidad y acceso para todos.

Creo necesario ocuparse de un aspecto controversial del Artículo 4 del CEDR. En pocas palabras, quiero discutir por qué Estados Unidos se sintió obligado a tomar con reservas la redacción del Artículo 4 que requiere de los estados partes "declarar un delito punible por ley toda diseminación de ideas basadas en la
superioridad o el odio raciales... y toda otra actividad de propaganda..."  El primer punto, y el más obvio, es que nuestra renuencia a convertir en delito tales actividades no debe ser interpretada, de ningún modo, como un apoyo a las opiniones o la propaganda racistas. El hecho es, empero, que nuestra Primera Enmienda protege la libertad de expresión sin que importe el contenido.  Es decir, el discurso que se propone causar violencia inminente y es probable que la cause, puede ser restringido de acuerdo con
nuestra Constitución. Estas protecciones de la Primera Enmienda han sido apoyadas tan fuertemente a través de nuestra historia por nuestro pueblo y un extenso cuerpo de jurisprudencia, que no creemos que esta sea una medida apropiada para que la tomemos.

Más bien, hemos confiado siempre en el mercado de las ideas como la mejor manera de exponer las opiniones objetables por lo que realmente son. Sí, en el corto plazo esto puede conducir a algunas declaraciones feas. Pero, con el tiempo, creemos que el descrédito de las opiniones racistas se hará evidente para que todos lo vean.

Reconocemos que el racismo puede hacerles grave daño a las personas y a la sociedad. Es un problema universal. Ninguna nación es inmune a él. Esa es la razón por la cual todas las naciones del mundo deben colaborar para derribar las murallas raciales y construir sociedades en las que cada hombre, mujer u niño tenga la oportunidad de desarrollar al máximo sus talentos. Esa es la razón por la que estamos aquí, y esa es la razón por la cual les hemos dado nuestro apoyo a programas en todo el mundo que combaten el racismo, la discriminación y el prejuicio étnico. Todas las naciones deben darle la bienvenida al diálogo abierto en torno a estos temas. El gobierno de Estados Unidos se siente complacido al tener una oportunidad de hablarle hoy al comité, y espera sus recomendaciones para mejorar aún más nuestro sistema de derechos civiles.

Agosto 20, 2001

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)