Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Tierra hay una sola

Colin L. Powell
Secretario de Estado de Estados Unidos

 

La Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible se lleva a cabo apenas 20 meses después de que le diéramos la bienvenida al nuevo siglo. A pesar de los relatos e imágenes de aflicciones que leemos en nuestros periódicos y vemos en nuestras pantallas de televisión,  esta es una época de grandes oportunidades para expandir la paz, la prosperidad y la libertad. La propagación de la democracia y las economías de mercado, combinada con los avances de la tecnología, nos permiten soñar con un día en que, por primera vez en la historia, la mayoría de la humanidad estará libre de la devastación de la tiranía y la pobreza.

Vivimos en un siglo de promesas. Nuestra responsabilidad es ahora convertirlo en un siglo de esperanzas satisfechas, un siglo de desarrollo sostenido y sostenible que enriquezca a nuestra gentes en empobrecer a nuestro planeta. Cuando hablamos de desarrollo sostenible, hablamos de los medios de desencadenar el potencial humano mediante los vínculos entrelazados del desarrollo económico basado en políticas económicas sólidas, el desarrollo social basado en la inversión en la salud y la
educación, y la administración  responsable del medio ambiente.  El desarrollo sostenible es para Estados Unidos, y para mí personalmente, una cuestión moral y humanitaria apremiante.

Pero el desarrollo sostenible es también un imperativo de seguridad. La pobreza, la degradación ambiental y la desesperación son destructores - de gente, de sociedades, de naciones. Esta trinidad non sancta puede desestabilizar países, incluso regiones enteras. Hace una década, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Ambiente y el Desarrollo que tuvo lugar en Río de Janeiro, Brasil, 172 países aprobaron un plan de acción de gran alcance para lograr el desarrollo sostenible en todo el mundo. Si bien ha habido - entonces hemos visto mejoras reales.

Por ejemplo, a lo largo de última década la proporción de gente que en los países en desarrollo lucha por sobrevivir con menos de un dólar diario, ha bajado del 29 al 24 por ciento.  La mortalidad entre los bebés ha declinado más del 10 por ciento, y la mortalidad entre los niños menores de cinco años es cerca de 20 por ciento menor.

Los países que han abierto sus economías han funcionado mejor que aquellos que siguieron cerrados. Un estudio del Banco Mundial encontró que en el curso de la década de los 90, los 24 países en desarrollo que aumentaron su comercio e inversión mundiales aumentaron también su ingreso per cápita mucho más que aquellos que no lo hicieron -- en realidad, seis puntos porcentuales más. En esos países, la cantidad de gente que vive con menos un dólar diario disminuyó 120 millones entre 1993 y 1998. Hemos visto también la conclusión y aplicación de acuerdos ambientales importantes, tales como los que reducen las substancias que son dañinas para el aire que respiramos y los que controlan la expansión de los desiertos.

Pero si bien hemos avanzado a lo largo del camino hacia la esperanza, tenemos mucho que recorrer en un mundo donde una persona de cada cinco sufre todavía pobreza extrema, donde las probabilidades de que un bebé llegue a la edad adulta dependen
todavía del lugar donde nació, y donde la tala ilegal devasta todavía los bosques.

Trazar el mapa del camino hacia adelante

En los últimos nueve meses, una serie de importantes conferencias y negociaciones ha ayudado a trazar el mapa del camino hacia adelante. Las negociaciones de la Ronda de Desarrollo de Doha, de la Organización Mundial del Comercio, la conferencia de revisión de la Cumbre Alimentaria Mundial (1)  en Roma y la Cumbre del G-8 en Canadá, todas ellas forjaron un acuerdo más firme acerca del camino que conduce al desarrollo. El "Consenso de Monterrey",(2)  aprobado por los líderes y ministros de 171 países en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Financiamiento del Desarrollo, fue una afirmación histórica de la necesidad de movilizar todas las fuentes de financiación del desarrollo, lo cual proclamó también el carácter esencial de las "políticas sólidas, el buen ejercicio del gobierno a todos los niveles y el imperio del derecho" en relación con el desarrollo sostenible. Como lo ha dicho acertadamente Hernando de Soto "la arquitectura oculta del desarrollo sostenible (es) el derecho". La próxima parada en este largo camino es la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible a reunirse en Johannesburgo.

Estados Unidos hará oír en Johannesburgo tres mensajes muy importantes. En primer lugar y por sobre todo, nos hemos comprometido a apoyar el desarrollo sostenible. El presidente Bush, en su discurso
(3) del 14 de marzo en el Banco Interamericano de Desarrollo, no dejó ninguna duda al respecto cuando declaró, en nombre del pueblo norteamericano que "el adelanto del desarrollo es un compromiso esencial de la política exterior norteamericana".

Llevaremos también el mensaje de que el desarrollo sostenible debe empezar por casa, con políticas sólidas y buen ejercicio del gobierno. Tanto la ayuda oficial como el capital privado son más efectivos cuando se dirigen a
gobiernos que rigen con justicia, invierten en su pueblo y estimulan la libertad económica.

La ayuda oficial es importante. Esa es la razón por la que el presidente Bush anunció que la administración procurará la aprobación congresional para aumentar en un 50 por ciento durante los próximos tres años la ayuda esencial que Norteamérica presta al desarrollo, lo que resultaría en un aumento de 5.000 millones de dólares por encima de los niveles actuales. Estos fondos adicionales irán a una nueva Cuenta del Reto del Milenio, que financiará iniciativas para ayudar a las naciones en desarrollo que están firmemente comprometidas con el buen ejercicio del gobierno, la salud y la educación de su pueblo y las buenas políticas económicas que promueven la empresa y el espíritu empresarial.

Pero, con todo lo importante que es la ayuda oficial para mejorar la vida de la gente, el comercio y las corrientes de capital privado son aún más
significativos. El comercio deja pequeña a la ayuda. Norteamérica, por sí sola, compra cada año mercancías de los países en desarrollo por valor de 450.000 millones de dólares, unas ocho veces la cantidad que los países en desarrollo reciben en ayuda desde todas las fuentes.

La ayuda oficial al desarrollo es también apenas una fracción de las corrientes de capital privado. En 1999, por ejemplo, el sector privado fue responsable del 82 por ciento de los cerca de 300.000 millones de dólares en corrientes de recursos de largo
plazo a los países en desarrollo. Atraer este dinero no es fácil. El capital es cobarde. Huye de la corrupción y las malas políticas, el conflicto y la imposibilidad de predecir los acontecimientos. Evita la ignorancia, la enfermedad y el analfabetismo. El capital va donde es bienvenido y donde los inversionistas pueden confiar en que los recursos que han arriesgado ofrezcan algún rendimiento. Va a los países donde las mujeres pueden trabajar, los niños pueden leer y los empresarios pueden acariciar ensueños.

Aprovechar las oportunidades

Pero las buenas políticas no es suficiente por sí solas. La gente debe poder aprovechar las oportunidades. De ahí que el tercer mensaje que llevaremos a Johannesburgo es el de que los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado deben trabajar en asociación para movilizar los recursos del desarrollo que desencadenan la productividad humana, reducen la pobreza, promueven los ambientes saludables y fomentan el crecimiento sostenible.

Desplegamos ya el poder de las asociaciones. Por ejemplo, Estados Unidos y Sudáfrica han iniciado la Asociación de los Bosques de la Cuenca del Congo. Esta asociación innovadora con organizaciones no gubernamentales (ONG), la industria y otros gobiernos, ayudará a hacer más lenta e incluso a echar atrás la deforestación en la cuenca del Congo. No sólo creará parques nacionales donde antes no había ninguno, sino que también asegurará los medios de vida de aquellos que viven en el bosque y en torno a él, y fortalecerá la capacidad de los gobiernos de aplicar sus leyes de conservación forestal.

La Nueva Fundación de Nigeria es una asociación única en su género que vincula las compañías petroleras, las ONG y las comunidades locales en cuestiones que van desde la informática hasta la agricultura. La Alianza del Agua para los Pobres une los recursos y el liderato de la Fundación Conrad N. Hilton a la sociedad civil y la
Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), a fin de proveerles agua potable a 400.000 pobladores rurales del oeste de África.

Apoyamos también la Iniciativa del Acceso, en la cual el Instituto de Recursos Mundiales se ha asociado con más de 25 organizaciones de la sociedad civil en nueve
países para evaluar cuán bien los gobiernos proveen acceso a la información, permiten la participación del público y proveen justicia a sus ciudadanos. La perspectiva de Norteamérica en Johannesburgo consiste en basarse en estos tres mensajes - compromiso, buenas políticas y asociaciones - invitando a las naciones desarrolladas y en desarrollo a unirse a nosotros para abrir nuestras economías y sociedades al crecimiento, porque el crecimiento es la clave para sacar a la gente de la pobreza.  Invitaremos también a las naciones desarrolladas y en desarrollo a que se unan a nosotros para ofrecer libertad, seguridad y esperanza a las generaciones presentes y futuras, mientras le dan a toda nuestra gente la oportunidad de vivir una vida sana y productiva.

Y, al reconocer que tenemos un solo hogar, que es la tierra, invitaremos a las naciones desarrolladas y en
desarrollo a unirse a nosotros en nuestro trabajo de buenos administradores de nuestros recursos naturales y nuestro medio ambiente.

Con este fin, trabajaremos inicialmente para emprender acciones concretas en siete áreas esenciales para el
desarrollo sostenible: salud, energía, agua, agricultura sostenible y desarrollo rural, educación, océanos y administración de costas, y bosques. Trabajaremos para unir a los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil en asociaciones para fortalecer las instituciones democráticas de gobierno, abrir los mercados y usar más efectivamente todos los recursos del desarrollo.

Ya hemos hecho mucho en estos aspectos. Por ejemplo, Estados Unidos le ha provisto 500 millones de dólares al Fondo Mundial para Combatir el VIH/SIDA, la tuberculosis y el paludismo; comenzó una iniciativa de 500 millones de dólares para Prevención del VIH/SIDA de Madres a Hijos en África y el Caribe; ha duplicado los fondos de la Iniciativa de Educación Africana destinados a entrenamiento y becas; y ha aumentado en un 25 por ciento el
financiamiento de los programas de ayuda al desarrollo agrícola.

En nuestra solicitud presupuestaria para el año fiscal 2003 hemos pedido 4.500 millones de dólares para gastos relacionados con el clima, un aumento de 700 millones de dólares sobre la cantidad de este año. Esta solicitud incluye financiamiento para
ciencia básica, investigación y desarrollo de tecnología, incentivos empresariales y agrícolas y actividades internacionales. El presidente Bush ha asumido también el liderato en la creación de una nueva norma internacional para aumentar el uso de donaciones, en lugar de préstamos, destinadas a los países pobres, especialmente en forma de ayuda procedente de los bancos multilaterales de desarrollo. Esta estrategia, endosada por los líderes de los países industrializados en la reciente Cumbre del G-8, complementará las iniciativas existentes para ayudar a aliviar la carga aplastante de la deuda que encaran los países pobres fuertemente endeudados.

Combinar recursos

Pero en todos estos aspectos podemos y debemos hacer más. Necesitamos que los gobiernos, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil, individualmente y en asociaciones, trabajen en apoyo de la satisfacción de estas necesidades humanas apremiantes. Esa es la razón por la que
establecimos la Alianza del Desarrollo Mundial, para combinar los recursos de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil a fin de que trabajen en la puesta en práctica de los programas de desarrollo sostenible. El desarrollo sostenible es una maratón, no una carrera de velocidad. No se deriva de un solo evento, como la Cumbre de Johannesburgo, con todo lo importante que ésta es, sino de un esfuerzo mundial sostenido de muchos actores durante un largo período de tiempo. El desarrollo sostenible requiere instituciones, políticas, gente y asociaciones efectivas para hacer que nuestro esfuerzo común llegue más allá de Johannesburgo y siga lejos en el futuro.

Estados Unidos se ha comprometido a construir un mundo donde los niños puedan crecer libres del hambre, la enfermedad y el analfabetismo. Un mundo donde todos los hombres y mujeres puedan alcanzar su potencial humano
libres de discriminación racial o sexual. Un mundo donde todos puedan disfrutar la riqueza de un planeta variado y saludable. Y un mundo de esperanzas materializadas para todos los hijos de Dios.

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Agosto 19, 2002

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)