Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

   

¿La crisis Argentina: económica o institucional?

Rigoberto Rivera (1)


El artículo de Steve H. Hanke sobre la economía Argentina es claro y no puedo más que coincidir con sus planteamientos. No obstante, yo quisiera agregar que aparte del apego de la sociedad civil y política a los modelos populistas derivados de los sueños pendientes del Peronismo, que se reflejan claramente en el apoyo al candidato Kirchner, hay un problema institucional de fondo que, mientras no se enfrente de una forma seria, no hay propuesta económica que funcione.

La Argentina es un país federal, generado a partir del acuerdo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, pero basadas en la riqueza de la pampa húmeda, es decir, de la provincia de Buenos Aires. Esto con el tiempo degenero una situación en que los gobernadores de las provincias han ejercido una especie de juego de “toma y dame” con el gobierno federal, que se alguna manera se basa en la provincia de Buenos Aires. El hecho que últimamente los Presidentes tiendan a ser de provincias pobres, como Menem o Kitchner, es un elemento que se agrega a la complejidad de origen.

El funcionamiento del juego es simple: si el Presidente desea promover y aprobar una ley nacional, debe negociar primero con los gobernadores, que de alguna manera son los dueños de los votos de los diputados de su provincia en el parlamento nacional, dándoles algo a cambio; este es un juego que también se nota en Estados Unidos y Brasil.

Sin embargo, en Argentina este juego de toma y dame alcanza niveles dramáticos, ya que la debilidad de los partidos políticos nacionales hace que el sistema legislativo sea en realidad manejado por los gobernadores provinciales, o posibles futuros gobernadores, quienes deciden sobre los candidatos de sus provincias. Así, los gobernadores piden un pago al gobierno nacional por su apoyo en el parlamento, que por lo general es más dinero para contratar más empleados públicos y así solucionar los problemas de empleo y de adhesión política en sus provincias.

Como consecuencia Argentina tiene más empleados que los necesarios y, como resultado, un enorme gasto publico. Este es un sistema que además de caro es ineficiente, ya que en vez de facilitar la gestión pública, la entraba. Para los que se preguntan en que se gastó el dinero de las ventas de las empresas públicas y todo el financiamiento de los multilaterales durante la década de Menem, la respuesta esta aquí: pagando favores políticos a los gobernadores para obtener votos en el parlamento y así llevar adelante su modelo político, sólo que este modelo, dado el alto costo del mismo, no fue sostenible.

Llegó un momento en que no hubo más dinero ni a quien pedir prestado para pagar el gasto de este esquema de favores políticos. La corrupción es normalmente un elemento adicional consubstancial a este tipo de arreglos políticos.

¿La solución? El esquema federal no se puede cambiar, y tampoco se puede crear de la nada una estructura de partidos políticos fuertes que tengan un proyecto nacional. Dos o tres ideas. Por una parte, cambiar el concepto de Estado solucionador de los problemas (populista o neopopulista) por un Estado más administrador de los procesos. Por otra, fortalecer unidades de gobierno más pequeñas para la administración de servicios públicos, tal como los municipios, cuya escala no les permite interferir negativamente en las políticas nacionales. Una tercera, insertarse más autónomamente en el Mercado internacional, abriéndose a la competencia. Esto lo pone en conflicto con las políticas proteccionistas o de apertura parcial del MERCOSUR, pero, dado que el MERCOSUR no es una unión entre iguales, sino que es dominado por Brasil, no siempre las políticas de Brasil son buenas para Argentina; menos para los más pequeños. Hay que recordar que la devaluación de Brasil fue el detonante de la crisis Argentina. Esta es la razón, entre paréntesis, por la cual Chile nunca se integro a este grupo.

En síntesis, los desafíos del nuevo gobierno son muy amplios, ya que se trata sólo generar una política económica, sino que ésta debe tender a desmontar las insuficiencias del sistema institucional.

1.) Consultor independiente

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Julio 07, 2003
 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)