Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

El debate medioambiental en el mundo

[AMICLOR, Organización de Usuarios y Trabajadores de la Química del Cloro] (1)


E
l tema de la Química del Cloro, desde hace ya bastante tiempo, se ha transformado en el objetivo principal del ecologismo en el ámbito mundial. Aluden a diversas razones para ello: algunos grupos ecologistas consideran que atacar a la Industria Química da oportunidad para atacar el quehacer de las grandes corporaciones, el sistema de mercado y el libre comercio. Otros “más especializados” ven en el área de la Química del Cloro una fórmula para detener la expansión desarrollista. Por último, con la referencia de “supuestos” estudios se permiten utilizar excelentes fundamentos para apelar a motivaciones emocionales del público en lo referente a la salud de la humanidad produciéndoles pingües beneficios.

El debate medioambiental orquestado por un amplio sector de los autodenominados ecologistas, va dirigido hacia la Industria Química en general, y la Química del Cloro en particular, propiciando un entorno de especial sensibilidad entre el público hacia los temas ecológicos. Es importante no errar el diagnóstico: muchos creen que se trata sólo de un problema de información, y hacen acusaciones por no informar suficientemente sobre los procesos de fabricación de lo que hacen y como lo hacen. Pero la realidad es que nos encontramos frente a un fenómeno sociológico; una fuente de nueva utopía. Como tal, disponen de fuertes componentes emocionales, de diversidad de creencias y de mezcladas ideologías.

Lo anterior se encuentra reforzado por la transmisión del temor constante y permanente de una catástrofe medioambiental inminente. En este contexto, la información que entregan las empresas y las administraciones simplemente no es creída por el público. En contrapartida los medios de comunicación dan amplia cobertura a informaciones (o mas bien desinformaciones) surgidas de ámbitos ecologistas, sin ser verificada su coherencia o veracidad y virtualmente bloquean las surgidas de la industria y la administración. Finalmente, el público, con la información que le ha llegado coloca de forma injusta a los ecologistas del lado de "los buenos".

Los políticos, en privado, pueden comprender los argumentos racionales de la industria, pero en público rara vez se arriesgan a defender argumentos distintos a los que la opinión pública quiere escuchar. Y con  todo esto se va incrementando el fenómeno y el mito.

Por otra parte, tampoco resulta fácil negociar o conseguir acuerdos con grupos ambientalistas, a menos que sea prácticamente someterse a sus términos. Si bien los grupos ecologistas combinan una muy amplia diversidad de corrientes, personas y motivaciones, podríamos distinguir las tres grandes tendencias:

Ecologismo tradicional.- Es la corriente que agrupa la mayor cantidad de “socios” y de personas simpatizantes. El mensaje consiste en que futuras generaciones de seres humanos no hereden un planeta destruido o deteriorado. El grueso del público común se encuadra en esta corriente y también las organizaciones ambientalistas más moderadas.

Ecologismo político.- Es una corriente que utiliza la sensibilidad como arma política y de forma instrumentalizada, pero su verdadero objetivo es atacar el sistema económico predominante. No es mayoritario, pero tiene gran capacidad de movilidad, propaganda y fuerte infiltración en los medios de comunicación e instituciones públicas. Personas de esta corriente se encuentran insertas en organizaciones del ecologismo tradicional y forman parte, a la vez, de grupos políticos organizados.

Ecologismo profundo.- Es una corriente que emana de bases filosóficas (casi religiosas) muy sólidas, que plantea que el hombre es solo una más de las criaturas de la tierra, y que todos los demás seres, incluso inanimados, tienen derechos. Rechaza el antropocentrismo judeo-cristiano, y tiende a ver a la especie humana como una plaga, destacando la superpoblación como una amenaza para la naturaleza. Es un concepto virtualmente panteísta. Visualiza el desarrollo, por equilibrado que sea, como enemigo de la naturaleza, y por lo tanto condenan a los sistemas económicos-políticos que lo permiten. Su actividad apunta entonces, a combatir el desarrollo tal como lo conocemos y tendiendo hacia un mundo menos poblado y con prácticas económicas más "armónicas" con la naturaleza. En este sentido, si bien sus objetivos de largo plazo son muy distintos a los del ecologismo político, comparten sus objetivos tácticos: combatir un sistema que es "desarrollista".


1)  [info@amiclor.org] - [http://www.amiclor.org]

 

Junio 22 2004

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir
 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)