Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

España, País de Inmigrantes

Pedro Schwartz (1)

 

España, que durante siglos ha sido un país de emigrantes, se ha convertido desde su entrada en la Unión Europea en lugar de acogida de un número creciente de extranjeros. Aunque la proporción no es alta comparada con países como Australia, Canadá, Estados Unidos y Alemania, sin embargo el aumento de nuestro ritmo de inmigración es notable y el de la inmigración ilegal, preocupante.

La inmigración ha aparecido como problema nacional cuando el número y proporción de extranjeros en España aún alcanzan niveles reducidos. Según la publicación del Círculo de Empresarios, "El fenómeno de la Inmigración: aportación a un debate", son los EE.UU. los que más inmigrantes reciben, unos 800 mil anualmente, con lo que hoy son 26 millones los residentes nacidos fuera del país, seguidos por Alemania con 600 mil anuales. Pero en proporción al número de habitantes, destacan Australia, Canadá y Suiza, con 21, 17 y 19 por ciento en 1998. España recibe unos 94 mil inmigrantes legalmente al año, a lo que hay que añadir un flujo de ilegales difícil de cifrar. En todo caso, la población extranjera total residente en España (incluidos unos 200 mil ilegales) alcanza el 2,5 a 2,7 por ciento de nuestra población. El problema no ha hecho más que empezar.

Desde el punto de vista de nuestros hermanos más pobres, el trasladarse a un país en el que tienen posibilidades de prosperar es perfectamente comprensible. Como emigrante amenazado de expulsión en el Reino Unido, fue mucho el capital humano que yo pude acumular allí y que me valió para volver a España cuando la situación política mejoró. Los países que envían a sus habitantes a trabajar al extranjero durante algún tiempo a la postre también se enriquecen.

Pero la inmigración desde el Tercer Mundo dejaría de ser un alud en la medida en que el nivel de vida se elevase hasta alcanzar el de Europa. Las limitaciones al comercio internacional son un acicate a las migraciones. Si en vez de proteger los países ricos a sus improductivos grupos de presión, como nosotros al sector agrícola, si en vez de empeñarse los pobres en encarecer sus importaciones, se liberase el comercio, rápidamente aumentarían las posibilidades de sobrevivir en las regiones exportadoras de mano de obra. El comercio es sustituto de la emigración.

Por el otro lado, los emigrantes contribuyen a la riqueza de los países receptores, en la medida en que se ganan la vida en el libre mercado. Si una empresa o patrono paga un sueldo a un inmigrante, es que éste está añadiendo valor a la producción. Nunca entendí la objeción a las migraciones económicas. Por dar dos ejemplos: tuve la suerte de recibir la enseñanza de muchos profesores centroeuropeos huidos de Hitler y Stalin. He visto con mis ojos la transformación de Vancouver, gracias a la inmigración china.

La competencia que plantean estos trabajadores extranjeros a los locales, en especial a los de más baja calificación, es una de las fuentes del resentimiento con que se les acoge. La expresión de ese disgusto se condensa en la frase "los inmigrantes dejan sin trabajo a los nacionales". Pero es sabido que la oferta de mano de obra, al contribuir al crecimiento económico, crea su propia demanda. Sólo quedan desplazados quienes no son capaces de "reciclarse", como dicen los cursis. El propio estudio del Círculo de Empresarios presenta unos datos de la mitad de los años noventa que indican más bien una relación inversa entre desempleo e inmigración. El país con más paro y menos extranjeros es España, mientras que EE.UU., Canadá y Australia muestran mucha inmigración y mucho empleo.

Se pueden añadir otras tres repercusiones sociales a ésta sobre el mercado de trabajo: sobre las formas de vida, sobre la delincuencia, y sobre la Seguridad Social. La gente tiene la impresión, no del todo injustificada, de que hay un límite a lo que un país puede aceptar en cuestión de costumbres foráneas, especialmente si son contrarias a los derechos humanos, como el matrimonio forzado de menores y las mutilaciones rituales. Contra la delincuencia, debe imponerse la "tolerancia cero", cualquiera sea la edad de los transgresores y su nacionalidad. En cuestión de beneficios de la Seguridad Social la respuesta no es tan fácil, pero no hay duda de que muchos inmigrantes vienen a aprovecharse del Estado de Bienestar.

El primer ministro de Dinamarca, Anders Fogh Ramussen ha hecho aprobar por el Parlamento que, durante los siete primeros años de su estancia en Dinamarca, los inmigrantes no reciban ningún beneficio social, si no es educación para los hijos y cuidados médicos en caso de accidente: nada de subsidio de paro, nada de pensión pública durante ese tiempo. Así quedaría claro que vienen a contribuir a la riqueza con su trabajo y que quieren integrarse de verdad en nuestra sociedad. ¡Ah! y añado que la supresión de fronteras por el Tratado de Schenghen no me parece muy buena idea.

Comentarios:
(Puede Escribir hasta 500 palabras)
E-Mail:*

Subir


 

 

 

 

 

1) Pedro Schwartz es Profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, España y Académico Asociado del Cato Institute. Es experto en Pensiones, Política Monetaria y la Unión Europea.

Junio 17, 2002

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)