Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

 

Asya: el amor en tus manos

Gianella Lefenda J.
Terapeuta.

 

Asya es una raíz griega que significa "sanador" y fue indicada para designar a todos aquellos que reciban la instrucción necesaria para actuar como terapeutas de este sistema.

Asya es una terapia energética por imposición de manos, que integra terapia pránica, músicoterapia, cromoterapia y relajación a los niveles más profundos. Ordenamiento energético, activación y limpieza de Centros Energéticos humanos (CHAKRAS). Limpieza, ordenamiento y fortalecimiento del Campo Energético humano (AURA).

El mencionado ordenamiento de las energías humanas, es la razón por la cual su mente y su cuerpo entran en armonía y ¡USTED VIVE MEJOR!

Si entendemos que lo que llamamos enfermedad no es más que un estado de desarmonía en nuestro Sistema Energético, sin duda, entenderemos que ARMONIZAR nuestras energías y las de otros, cuando actuamos como Terapeutas, será de la mayor importancia en el bienestar de los seres humanos.

Lo que hacemos durante la terapia es entregar paz y amor a nuestro “paciente”, esto hace que logre una relajación profunda, sentimiento de paz que invade su cerebro, sus neuronas, logrando que este trabaje más adecuadamente y, por tanto, envía las órdenes que activarán a su organismo llevándolo a una actividad más armónica. El deseo profundo del paciente de sanar y el trabajo armónico de su cuerpo y cerebro producirán el milagro del restablecimiento.

El conductor de nuestro amor será el mayor órgano de los sentidos que poseemos, el del tacto, la piel. Nuestras manos sobre la piel del paciente transmitirá, no solamente la energía base del universo sino, también nuestro mejor sentimiento, el más puro y el más poderoso. Se sentirá cobijado, protegido, amado. Naturalmente, para lograr esto a mayor perfección debemos estar, quienes actuamos como terapeutas, en armonía.

¿Cómo logramos esto?

Pedro suele responder:

“Todo se reduce a amar todo lo que más puedas y según lo entiendas. Trata de dejar de querer. Ama.

Empieza por amarte a ti mism@ y trata de cumplir con aquello de "Ama a tu prójimo como a ti mism@" y "No hagas con otro lo que no te gustaría que hicieran contigo", antes ve la viga en tu ojo, que la paja en el ojo ajeno.

Conviértete en un guerrero espiritual. Lucha contigo mism@ a fin de ser cada día un poco mejor ser humano que el día anterior. En esto consiste la Iluminación: alcanzar cada día un nivel mayor de conciencia, ese es el camino para "conocerte a ti mism@". Actúa conforme a lo que eres realmente. He ahí la base de tu armonía. NUESTRO SUEÑO.”

Intentaré, en pocas líneas, explicarte nuestra razón de vivir y de cómo esa razón le dio sentido y felicidad a nuestras vidas.

Lo primero es contarte que somos personas como tú. También debemos resolver todo lo que conlleva la vida cotidiana, tenemos hijos, tuvimos fracasos en el amor, tenemos necesidades económicas, etcétera. En fin, como todos.

Cuando nos sentimos llamados al servicio, intentamos comprender por dónde iba nuestra necesidad de ser útiles y, después de largo tiempo, supimos que lo nuestro era dar amor.

Igual que aquellos que se desviven por los animales o las plantas; lo nuestro son las personas, todas. Tal vez por habernos sentido solos, porque no fuimos amados ni supimos amar. Tal vez la necesidad de paz, porque violentamos y fuimos violentados.

Qué fue lo que nos impulsó a buscar la manera de apoyar a otras personas, ya no tiene importancia. Tal vez porque de tanto buscar, encontramos. Lo que importa es que la búsqueda nos llevó a encontrar una manera que llamamos: Terapia Asya.

La llamamos terapia porque aprendimos que el amor era un gran sanador. El amor ayuda a las personas a estar física y mentalmente mejor. Descubrimos que el amor era la escoba que barría con las depresiones, el estrés, las angustias, los miedos, la soledad, etcétera. También la salud física se ve beneficiada con el amor.

Puede parecer ingenuo, pero nuestros abuelos se sanaban con mayor rapidez porque tenían un "médico de cabecera". Pensamos que el "té y los pastelillos" que el médico compartía con la abuela, en equilibrio con la medicina científica, eran pilar fundamental de la recuperación de la salud de ella.

El escollo que se nos presentaba era que las personas habíamos perdido nuestra capacidad de amar, o lo que era peor, nunca supimos cómo hacerlo. Teníamos confusiones tremendas. Por ejemplo: confundimos "hacer el gusto" con "amar". Otro inconveniente es que "tenemos poco tiempo". Vivimos para producir y creemos que por ser buenos proveedores, ya estamos dando muestra suficiente de nuestro amor. En fin, tú podrás agregar a esta lista, muchas otras cosas.

Entonces apareció en nuestras vidas, una manera diferente de amar, Asya.

Asya es una raíz griega que significa sanador y efectivamente, después de dos años de usarla, descubrimos que su nombre no podía estar mejor puesto. Así era, Asya, sana. Demás está decir que, durante casi ocho años, habíamos probado otras formas de las llamadas terapias alternativas para, finalmente, quedarnos con Asya. Nos fue más propia y resultó, en nuestras manos, más efectiva. Luego, otras personas la han aprendido, con los mismos excelentes resultados.

Trabajamos por mucho tiempo, realizando la terapia y enseñándola. Llegamos a la convicción de que, probablemente, lo más importante de lo aprendido era que el mayor número de personas fuera capaz de usar Asya. Nuestros esfuerzos por masificar el uso del amor llegaron, hasta 1998, a cifras demasiado pequeñas para hablar de masificación (30 terapeutas y unas 200 personas atendidas, anualmente).

Nos parece, así como a otros les parece que entregar amor a los animales es un gran camino (¡y lo es!), nos parece, digo, absolutamente necesario, si queremos enfrentar el milenio de manera diferente; con menos angustia; sin soledad; con más armonía en nuestras vidas; etcétera, que nos preparemos para entregar amor a nuestros semejantes. Es, definitivamente, indispensable. Hay muchos caminos para hacerlo. Servir es algo que nos mueve a todos y por eso nos atrevemos a proponer un camino más para "el servicio y el Amor".

Deseamos llevar la enseñanza de Asya, como también la terapia, a todo aquel que la necesite, a todo el mundo. Como ocurre en toda actividad, nuestro inconveniente para difundir de manera masiva esta maravilla que tenemos entre las manos, es el costo. Nuestra  web www.nuevaera.cl  es parte de la respuesta a la masividad.

EL ORIGEN.

¿Cómo nació esta terapia?

Después de veinte o más años de estudiar espiritualidad, misticismo, psicología. Con todo lo que eso significa para un hombre cuyos estudios formales fueron de ingeniería, Pedro desarrolla el sistema de terapia. Fui su primera discípula y también la primera que le cuestionó todo, cuestionamiento que el mismo se hacía. Su formación científico-técnica y también la mía, nos hacían revisar cada paso. Así fue como logramos estar seguros de la efectividad de la terapia. Como decía Anthony de Mello: “La duda es la amiga de Dios”.

Llegamos dudando hasta de lo evidente.

No es sencillo, para quien está acostumbrado a la formalidad académica –Pedro ha sido profesor universitario durante veinte años- aceptar que obtiene un saber  sin pasar por estudios formales, saber desde mundos desconocidos, de informantes invisibles. Al decir de Pedro: “esto llega a mi cabeza y mi corazón... cuando debo usarlo lo sé simplemente... funciona y ya nunca más se me olvida... queda grabado a fuego en mi. Cuando lo probamos funciona y las personas reciben beneficio de la terapia... Cuando lo comparo con otros sistemas como la acupuntura... tiene sentido, quiero decir, está acorde con otros conocimientos que desconocía... así que si hay más de dos informaciones que apuntan a lo mismo, son efectivas  y  sus creadores no intercambiaron información previamente, entonces puedo aceptarla y creer en ella... si la uso y funciona, ya nada más importa.”

Me refiero a testimonios como el siguiente:

Nombre: Violeta Julio Benítez.

Edad: 53 años.

Casada, tres hijos de 24, 18 y 15 años respectivamente.

Pensar que toda mi vida había sufrido de dolor de cabeza. Consulté muchos médicos y nunca obtuve una respuesta favorable, se me practicaron muchos exámenes, tales como, Electros Encefalogramas, Scaners, de sangre, etc. A pesar de esto no hubo remedio alguno que me curara, en fin pensé que tenía que vivir con esto por que era mío, debía seguir tomando calmantes, hace algún tiempo estaba tomando 1 caja diaria de Migranol (8 tabletas) y el dolor ya no disminuía.

Entonces tuve suerte de que mi hermano Homero (discípulo de Pedro de la primera generación) ofreciera curarme con el método ASYA, fueron tres sesiones, ya en la primera el dolor tendió a disminuir y con las otras dos desapareció por completo.

Ya ha pasado más de un mes, y nunca mas he sentido dolor y creo que se fue para siempre.

Es lo mejor que me ha podido pasar, mi vida ha cambiado, ya no compro medicamentos y veo la vida mas clara y rica.

Me gustaría que toda la gente se hiciera lo mismo que yo para curarse.

Estoy muy feliz.

Muchas gracias. 

Firma.

Nov 1997

En fin, todo el que lo desee puede aprender la terapia, todo el que lo desee puede beneficiarse y beneficiar a los suyos con ella. No es la panacea pero es una importante herramienta para vivir mejor.

Vivir felices y armónicos, sintiendo que amamos y que somos amados es, sin duda, la aspiración de cada uno de nosotros y claro, también la tuya. Para las empresas de nuestro país y el tuyo, tener personas libres de tensiones, angustias, depresiones y otras de estas lacras es, sin duda, situación más que deseable. ¿Cuánto puede ayudar, el hecho de saber amarnos, a erradicar la droga, el alcohol, la delincuencia? Creemos que mucho. ¿A cuántos nos interesa todo esto? Pensamos que a todos. Así que todos los esfuerzos que hagamos serán bienvenidos y en provecho de nosotros mismos, de todos, ya que estaremos construyendo una sociedad mejor para este promisorio milenio. Una vida mejor para nosotros, nuestros hijos y nietos. Bien vale la pena.

En el tiempo hemos descubierto que cientos de personas, como tú, sienten el llamado a servir. Algunos no saben cómo hacerlo y querrían encontrar la manera. Personas y empresas que quieren y, por lo tanto, pueden participar en el esfuerzo de construir una vida mejor, no solo en el ámbito de la economía, el desarrollo técnico y científico, sino también, fortaleciéndose y fortaleciendo a otros en su desarrollo interior.

Podemos entre todos, si así lo queremos, llevar un poco de paz y amor a quienes comparten con nosotros este maravilloso planeta. Nosotros estamos dispuestos a llevar al mundo entero la enseñanza, el amor y el mensaje.

La enseñanza para que cada día sean más los que lleven el mensaje y la terapia de amor, a los suyos, a su comunidad, su pueblo o ciudad.

El amor para que sanemos de nuestras heridas y seamos capaces de tener una vida grata en unión con los nuestros, nuestros vecinos, nuestros hermanos de humanidad.

El mensaje para que cada día se difunda más allá, hasta cubrir nuestro hermoso planeta de amor.

Muy lejana parece ser esta meta tan ambiciosa: llegar a todos los habitantes del planeta.

No olvidemos al hombre que decidió mover una montaña con una cuchara, porque eso beneficiaba a sus congéneres. Cuando le hicieron ver lo imposible de su misión dijo: es cierto, sin embargo, alguien tiene que empezar. Si se me unen miles, moveremos la montaña.

Comentarios:
(Puede Escribir hasta 500 palabras)
E-Mail:*

Junio 17, 2001  

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)