Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

 

Cheney cita beneficios del Libre Comercio en las Américas

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Lauren Monsen
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 

Durante las últimas décadas "la dirección de la historia ha cambiado fundamentalmente" en todas las naciones del Hemisferio Occidental, dice el vicepresidente Dick Cheney.

En un discurso que pronunció el 6 de mayo en la conferencia anual del Consejo de las Américas, Cheney observó que las dictaduras regionales han sido reemplazadas casi totalmente por democracias y que, análogamente, el avance de los sistemas de
mercado libre ha transformado el panorama económico de las Américas. "Donde en un tiempo las economías dirigidas por el estado sólo mejoraban la vida de una minoría selecta, los mercados libres ofrecen nuevas esperanzas e ingresos crecientes a millones", declaró.

"La meta principal del presidente Bush para las Américas es continuar el ímpetu del progreso, a fin de construir un hemisferio que vive en libertad, comercia libremente y crece en prosperidad", dijo. Manifestó su beneplácito por las "relaciones estrechas, de colaboración y respeto" de Estados Unidos con sus vecinos de la región y subrayó que el presidente le ha dado "prioridad" al fortalecimiento de este vínculo.

Cheney observó, haciendo referencia a los "valores comunes y los intereses comunes" compartidos por Estados Unidos y sus socios regionales, que "todos los miembros de la Organización de los Estados Americanos" firmaron la Carta Democrática Interamericana en septiembre de 2001. Ese documento, dijo, afirma que "los pueblos de las Américas tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla". Por otra parte, "los regímenes que llegan al poder mediante la violencia, o gobiernan por la fuerza, o que sobreviven gracias a la corrupción, perjudican enormemente a sus propios pueblos", agregó Cheney. "Y tales regímenes no tienen cabida en el futuro libre y democrático de las Américas".

El futuro del hemisferio dependerá mucho también de las políticas de comercio liberalizadas, indicó. "Debemos continuar alentando y recompensando las reformas que promueven las oportunidades económicas mediante la disciplina fiscal, el mercado libre, la baja tributación, la empresa privada y el comercio abierto", dijo. Aunque reconoció que las reformas son a menudo penosas en un comienzo, el vicepresidente citó los avances económicos logrados en México, El Salvador y Chile como prueba de que tales reformas son requisito de una mayor prosperidad.

"Las reformas basadas en el mercado, que generan un vigoroso crecimiento del sector privado, son esenciales para la creación de empleo y la erradicación de la pobreza", explicó. "Este no es siempre el camino más fácil, pero es el mejor camino y los gobiernos que las llevan a cabo transforman las vidas de sus pueblos".

Estados Unidos "continuará siendo el proveedor de ayuda más generoso, especialmente para los países más pobres del mundo", anunció Cheney. Con todo, advirtió, la ayuda externa sola no es una panacea para todo lo que aqueja al mundo y, de hecho, los beneficios de la ayuda quedan empequeñecidos por los del comercio libre y el acceso a los mercados. Además, debido a que demasiado dinero ha sido malgastado por gobiernos irresponsables o faltos de honradez, la administración Bush decidió que "debemos fijar normas" como condición para recibir ayuda estadounidense "de manera que los recursos que suministremos en realidad ayuden a la gente", dijo Cheney.

Con tal fin Estados Unidos estableció la Cuenta del Reto del Nuevo Milenio, que ayudará a los países que luchen contra la corrupción y que tomen medidas para asegurar la transparencia y la responsabilidad. "La Cuenta del Reto del Nuevo Milenio recompensará a los países que se esfuercen por tener un buen gobierno, ampliar la libertad económica e invertir en la salud y educación de sus pueblos", dijo el vicepresidente.  "Podemos compartir nuestra riqueza con los países en vías de desarrollo.  Ese es nuestro deber. Ahora tenemos que dar el próximo paso compartiendo con ellos la fuente de la riqueza, es decir la empresa libre, la libertad política, el imperio de la ley y el respeto a los derechos humanos.

Con la promesa de que la Administración Bush "trabajará en favor del comercio abierto en cada oportunidad que tenga", Cheney dijo: "Todas las naciones de este hemisferio ganarán muchísimo con un comercio más amplio, particularmente los países menos desarrollados. Para ellos, lo que está en juego es aún más.  Los subsidios a corto plazo y la asistencia solo pueden llegar a un punto, y siempre serán pequeños en comparación con los beneficios del comercio". En última instancia, el comercio y las inversiones son necesarias para alcanzar estándares de vida más altos en las Américas, argumentó Cheney. Estos beneficios materiales, dijo, serán acrecentados "cuando las reformas económicas se unan a las libertades políticas".

En la actualidad, la Casa Blanca está instando al Senado para que renueve y expanda la Ley de Preferencia al Comercio Andino, que ya ha sido aprobada por la cámara baja del Congreso. La legislación ha ayudado a crear "alternativas económicas sólidas a la producción de drogas ilegales" en Perú, Ecuador, Colombia y Bolivia, dándoles a esas naciones andinas "mayor acceso a los mercados estadounidenses y generando muchos miles de trabajos en esos países", dijo Cheney.

Bush también está lanzando una iniciativa para lograr un acuerdo de comercio libre con las naciones de América Central, y su atención permanece concentrada en completar el Area de Comercio Libre de las Américas para la fecha fijada en el 2005, confirmó Cheney. "El presidente está fuertemente comprometido con esta meta, y todas nuestras iniciativas de comercio apuntan en esa dirección", agregó.

De acuerdo con Cheney, la cooperación estrecha entre las naciones de América "está también resultando críticas para nuestra guerra contra el terror mundial, desde operaciones militares conjuntas a acciones de cumplimiento de las leyes y recolección de inteligencia". Aplaudió la determinación de Colombia a combatir las organizaciones locales narco-terroristas, y advirtió que la actividad terrorista en la región de la triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay podría estar relacionada con grupos como Hezbola y Hamas.  "Las naciones de América Latina tienen en Estados Unidos un aliado firme en sus acciones para luchar contra esta amenaza", dijo.  "Los grupos terroristas que tratan de afianzarse en este hemisferio serán descubiertos, resistidos y vencidos".

Volviendo al tema del comercio libre, Cheney destacó la importancia del extenso comercio entre Estados Unidos y sus dos vecinos en América del Norte: Canadá y México. Los ataques terroristas del 11 de septiembre contra Nueva York y Washington forzaron el cierre temporáneo  de las fronteras norte y sur, afectando de ese modo "a gente cuyo sustento depende del comercio a través de esas fronteras, dijo Cheney. No obstante, con la asistencia de Canadá y México "estamos aplicando nuevos métodos para hacer nuestras fronteras comunes más seguras", agregó. Canadá y México se cuentan "entre los mejores amigos que tenemos,... y las fronteras de Estados Unidos deben permanecer siempre abiertas para las personas que vienen acá legalmente guiadas por razones buenas y honestas. Pero al mismo tiempo deben estar cerradas y guardadas con barrotes para los criminales, los contrabandistas de drogas y los terroristas", dijo el vicepresidente.

Finalmente, Estados Unidos no permitirá que el progreso sea anulado o que nuestros amigos sean dejados afuera en tanto trabajamos para lograr la seguridad de nuestro país, prometió Cheney. "En la lucha que hemos iniciado contra el terrorismo, mantendremos la visión que compartíamos antes de esta guerra". "Las naciones de este hemisferio, en su adherencia a las reformas políticas y económicas, tienen el poder, y por lo tanto el deber, de hacer de los años venideros una era de progreso constante y cambios pacíficos, y de aumentar la prosperidad a través de las Américas", concluyó.

Subir

Mayo 12, 2002

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)