Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

EE.UU. y Colombia investigan expansión alianzas terroristas

Comisión congresional enfrenta hechos y suposiciones
Charlene Porter, Servicio Noticioso. Departamento de Estado de los EE.UU.

Declaraciones del Mayor General Gary Speer

 

Las autoridades colombianas han determinado que por lo menos siete nacionales irlandeses estuvieron en ese país sudamericano en varias ocasiones el año pasado, colaborando con miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el grupo terrorista que ha encabezado una campaña insurgente contra el gobierno durante 40 años. El general Fernando Tapias, jefe de las fuerzas armadas colombianas, declaró ante la Comisión de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes el 24 de abril que las autoridades mantienen en custodia a tres de los ciudadanos irlandeses, que dos fueron detenidos y puestos en libertad por esas autoridades, y que los otros dos salieron de Colombia antes de ser entrevistados.

Dijó Tapias que los dos que están en custodia desde agosto pasado son bien conocidos en los niveles superiores del Ejército Republicano Irlandés (IRA) Provisional, según expresa la información que Colombia recibió de funcionarios europeos. Pero no pudo aclarar si los sospechosos habían sido enviados en misión oficial del IRA para entrenar a miembros de las FARC con la aprobación del IRA.

Antes de ser capturados, los nacionales irlandeses adiestraban a las FARC en tácticas militares, el uso de explosivos y la fabricación de armas, le dijo el general a la comisión a través de un intérprete. Agregó que los irlandeses, al proceder así, "reforzaron" las actividades terroristas de las FARC, que han aumentado marcadamente desde mediados de 2001. Tapias mencionó cantidades crecientes de ataques incendiarios y explosiones que toman como blancos los oleoductos y gasoductos y las torres del tendido eléctrico. En 2001, los ataques a los oleoductos y gasoductos se duplicaron con exceso en relación con 2000, el año pasado llegaron a 84, y son ya 45 en lo que va de 2002. En los últimos cuatro meses fueron volados 30 puentes, dijo, en comparación con la destrucción de menos de 10 en todo 2001.

El coordinador en funciones del Departamento de Estado para antiterrorismo, Mark F. Wong, estuvo de acuerdo con la declaración de que el aumento de la cantidad de ataques en Colombia ha sido notable, aunque también subrayó la significación de los tipos de ataque. "Hemos visto también un salto de sofisticación en el uso de explosivos y otras tácticas de terrorismo urbano que son similares a las empleadas por el IRA".

Declaró Wong que la administración se reserva su juicio mientras las autoridades legales colombianas completan los procedimientos penales contra los tres irlandeses sospechosos. "Los colombianos han dicho con claridad que este caso es importante para ellos, y creemos que se hará justicia".

Agregó, sin embargo, que "La administración les ha dicho con mucha claridad, a todas las partes involucradas, que no toleraremos ningún apoyo del IRA a las FARC".

Asa Hutchison, administrador de la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), expresó serias preocupaciones acerca de la creciente internacionalización de las organizaciones terroristas en varias partes del mundo. Sin embargo, al igual que Wong, no pudo indicar ninguna prueba firme de que la participación de los nacionales irlandeses en las actividades de las FARC tenga una conexión directa con el IRA. "Esa historia no ha sido revelada aún", dijo Hutchison al responder a una pregunta de un miembro de la comisión".

Miembros del personal de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Cámara, en un informe sobre los arrestos preparado en los últimos meses y publicado poco antes de la audiencia, alegaron la existencia de un vínculo entre el IRA y las FARC. "Fuentes británicas sugieren, aunque no hay pruebas firmes, que el IRA puede haber recibido tanto como 2 millones de dólares por el entrenamiento en explosivos que les dieron a las FARC", dice el informe.

Varios de los miembros de la comisión objetaron la conjetura en el informe. El representante demócrata Bill Delahunt, de Massachusetts, dijo que el informe es "escaso en hechos y abundante en suposiciones".

El representante republicano de Nueva York Peter T. King afirmó que era "irresponsable" sugerir que los arrestos de nacionales irlandeses pudieron ser interpretados como una participación del IRA en las actividades de las FARC en el terrorismo y el tráfico de drogas. Además, King expresó preocupación en cuanto a que los hallazgos del informe preparado por personal de la comisión pudieran usarse para desacreditar el ala política del IRA, el Sinn Fein, y socavar su credibilidad en el proceso de paz que se desenvuelve en Irlanda del Norte.

En una carta al presidente de la comisión, Henry Hyde, el líder del partido Sinn Fein, Ferry Adams, declinó una invitación para declarar en la audiencia. "Permítame declararle una vez más que ni yo ni nadie más, en el liderato del Sinn Fein, estábamos enterados de que los tres hombres viajaban a Colombia", le escribió Adams a Hyde.

Hyde dijo que "No tenemos información que contradiga esta declaración". Sin embargo, y con el informe del personal de la comisión en la mano, Hyde dijo también que "Las pruebas disponibles indican fuertemente que la intervención del IRA en Colombia va más allá de los tres miembros que fueron capturados y que (el IRA) ha mantenido una presencia en ese país durante por lo menos tres años". Alegó que, por su parte en el arreglo, el IRA recibe pagos procedentes de las ganancias que obtienen las FARC con el tráfico de drogas.

El que las FARC se vayan convirtiendo en una operación narcoterrorista transnacional sigue en disputa, pero las autoridades de Estados Unidos están seguras de que la participación del grupo insurgente en el tráfico de drogas va en constante aumento. Anteriormente, las FARC sacaban provecho del comercio de drogas mediante la extorsión y los pagos que recibían por dar protección, pero ahora la DEA cita pruebas de que la organización terrorista se ha involucrado en el comercio de drogas en todas sus etapas: cultivo, compra, transporte, venta y distribución de cocaína.

Hutchison, el administrador de la DEA, citó operaciones efectuadas conjuntamente por su agencia y la Policía Nacional colombiana, en las cuales se decomisaron laboratorios de elaboración de cocaína en la que fue la zona desmilitarizada controlada por las FARC. "Además de numerosas piezas de pruebas documentales, la Policía Nacional colombiana decomisó aproximadamente siete toneladas de hidrocloruro de cocaína y base de cocaína", le dijo Hutchison a la comisión.

Las autoridades trabajan para reprimir la actividad, agregó Hutchison. Destacó el anuncio hecho en marzo de 2002 por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, de que se habían presentado documentos inculpatorios federales contra siete
sospechosos, tres de los cuales son miembros de las FARC. Dijo el jefe de la DEA que el caso señala "la primera vez que miembros de una organización terrorista conocida han sido objeto de documentos inculpatorios en Estados Unidos debido a su actividad de tráfico de drogas". 

Explicó Hutchison que los documentos inculpatorios alegan que miembros de las FARC venden cocaína a traficantes de drogas internacionales "a cambio de dinero en efectivo, armas y equipo".

Abril 29, 2002

Subir

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)