Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Centroamérica:
El impacto de la caída de los precios del café

Cepal-México

El texto esta en formato PDF. Necesita Acrobat Reader para leerlo. 
Si no lo tiene lo puede desacrar aquí.

 

El Impacto de la caída de los precios del café

El Impacto de la caída de los precios del café ZIP

Resumen

El sector cafetalero de Centroamérica atraviesa por una crisis sin precedentes. El exceso de producción mundial de café respecto de su consumo aumentó considerablemente el nivel de las existencias en los últimos cuatro años, situación que determinó el desplome de los precios en el mercado internacional. En 2001 la producción mundial superó de nuevo al consumo mundial, que creció sólo 1%, en línea con la tendencia observada en el último quinquenio. Debido a la sobreoferta de alrededor de 10 millones de sacos de 60 kg, y al volumen récord de exportaciones (88.7 millones de sacos), los inventarios en los países importadores alcanzaron 25.5 millones de sacos, casi tres veces más que el nivel deseable para obtener un precio remunerativo. En consecuencia, el precio compuesto se mantuvo por debajo de los 50 dólares el quintal (46 kg), el más bajo en términos reales en más de 50 años. Considerando la magnitud de la sobreoferta, es previsible que las cotizaciones del café no se recuperarán de manera significativa en los siguientes tres años.

La crisis del café se sumó a un panorama económico regional poco halagüeño en 2001, caracterizado por el debilitamiento de la demanda externa, en especial por la desaceleración de la economía estadounidense y el persistente deterioro de los términos del intercambio. La información sobre la evolución económica de los países centroamericanos indica que las dificultades por las que atraviesa el sector cafetalero acentuaron sensiblemente la tendencia a la desaceleración del ritmo de actividad económica de la región. Los bajos precios internacionales ocasionaron importantes pérdidas de ingresos de divisas que afectaron la balanza comercial, profundizando las necesidades de financiamiento externo. Sólo en 2001 se dejaron de percibir 713 millones de dólares, si se comparan las ventas externas de café de ese año con los ingresos promedio por exportaciones de café en el quinquenio 1984-1988. Esa pérdida representa el 1.2% del producto interno bruto (PIB) regional en 2001. Mientras que las exportaciones de café aportaron el 16.4% promedio anual de las divisas por exportaciones de bienes en el quinquenio citado, en el último año sólo significaron el 7.2%.

Por el peso específico de la cafeticultura (que representa 1.3% del PIB en Costa Rica, 2.5% en El Salvador, 4.2% en Guatemala, 7.2% en Nicaragua y 8.2% en Honduras), la crisis del sector ha tenido repercusiones de consideración en las economías del área; diversas actividades conexas a la producción del grano (el comercio, el transporte, el almacenaje y el sistema financiero) resintieron sus efectos. En el ámbito macroeconómico, todo ello se tradujo también en menores ingresos fiscales, que a veces determinaron ajustes en los gastos públicos.

Más grave aún fue el impacto económico y social en las zonas de producción. Para los cerca de 300 000 productores de café de la región, la caída del precio internacional por cuarto año consecutivo determinó una marcada reducción de los precios obtenidos por la venta de su grano. Su situación financiera se fue deteriorando en condiciones en que el acceso a nuevos préstamos bancarios se vio severamente limitado en algunos países. Por lo tanto, un importante número de productores, tanto pequeños como medianos y grandes, registró pérdidas económicas que vinieron a sumarse a la menor rentabilidad registrada en los ciclos precedentes y que impidieron pagar sus deudas con los bancos y los exportadores.
A fin de compensar los menores precios obtenidos, los productores redujeron costos de producción, limitando al máximo la inversión en insumos y en labores, incluido el corte. Eliminaron algunas prácticas culturales, bajaron salarios o pagaron en especie. Aun así, con costos de producción promedio en torno a los 60-86 dólares por quintal, las pérdidas se estiman en alrededor de 12 a 29 dólares por cada quintal producido en 2001; es decir, alrededor de 385 millones de dólares, que equivalen a 0.6% del PIB de la región. Muchas fincas fueron abandonadas o desatendidas, lo que provocó un considerable aumento del desempleo en el campo y menores ingresos para un masivo número de trabajadores rurales del contingente de alrededor de 1.6 millones de personas que, se estima, se emplean en las fincas cafetaleras en forma permanente o temporal, y que se sitúan entre los estratos de la población de mayor pobreza.

Tomando como base las estructuras de costos de producción de los institutos nacionales del café, y observaciones de campo de los propios institutos sobre la reducción de labores con relación al promedio de tres ciclos previos, se estima, de manera conservadora, que los jornales que se dejaron de contratar en 2001 equivalen a la pérdida de 170 000 empleos permanentes en la región y a la no percepción de 140 millones de dólares en salarios. Ello agravó la situación de emergencia alimentaria que varios países de la región enfrentaron, determinada por una severa sequía que perjudicó principalmente a los pequeños agricultores de granos básicos de subsistencia. En algunas áreas cafetaleras se ha agudizado la tensión social.

Los productores y los gobiernos han tomado algunas medidas para aliviar los efectos inmediatos de la crisis. El apoyo otorgado por los gobiernos incluye la constitución de fideicomisos o fondos de entre 50 y 100 millones de dólares por país para refinanciar y reestructurar las deudas de los productores que han caído en mora. Se están promoviendo programas de reconversión productiva y se ha sugerido la creación de fondos de compensación para garantizar un precio mínimo al productor, así como mecanismos conjuntos de comercialización que promuevan la imagen de país.

Las condiciones en que se desenvuelven los distintos grupos de productores y las diferencias en calidad del café que ofertan plantean la necesidad de buscar alternativas, ya sea de reconversión a otras actividades -con la debida atención a la conservación de los servicios ambientales que proporciona la cafeticultura- o bien el mejoramiento de la calidad y la mayor incursión en la exportación de cafés especiales. En síntesis, se trata de identificar de manera más precisa las opciones para más de 200 000 microproductores, muchos de ellos de subsistencia, casi 50 000 pequeños productores, en su mayoría altamente endeudados, 33 000 medianos, 7 000 grandes y las relativamente poco numerosas grandes empresas. Además, hay que definir una posición con relación a la calidad del producto de la región, del cual, alrededor del 5% al 10%, según el país, se cataloga como de menor calidad.

Por su magnitud, la superación de la crisis va a requerir una revisión profunda de la inserción de la cafeticultura regional en el mercado internacional, así como la participación en negociaciones que tiendan a reconstituir el diálogo entre productores y consumidores con el fin de promover el reordenamiento del mercado

El Impacto de la caída de los precios del café

El Impacto de la caída de los precios del café ZIP

 

Subir

Abril 23, 2002

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)