Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

   

El laberinto de la guerra del Irak

Gerardo E. Martínez-Solanas (1)

"...El carácter despiadado y criminal de Sadam Hussein se ha manifestado abundantemente con su empleo de armas químicas y biológicas en dos guerras de agresión, con total desprecio por los convenios internacionales"...


El carácter dictatorial y cruel del régimen que oprime al pueblo iraquí no está en duda.

Un gobernante único y un partido único rigiendo los destinos de un país por un tiempo prolongado e indefinido no puede mantenerse en ninguna parte si no es por la fuerza. El argumento de la voluntad monolítica de un pueblo tras los designios omnímodos de un líder que pretende interpretarla es una falacia que niega la diversidad humana y el derecho de todos y cada uno de participar en las decisiones públicas o, al menos, de ser consultados para ellas.

El carácter agresivo de la dictadura de Saddam Hussein tampoco está en duda.

Fue el agresor en dos guerras en los últimos 20 años contra el Irán y contra Kuwait respectivamente. No ha tenido escrúpulos tampoco en su abierto apoyo a los grupos terroristas más extremistas que explotan la tragedia Palestina en una agenda que fomenta el odio étnico y religioso, y con un programa de venganza y exterminio en toda la región del Oriente Medio.

Por añadidura, el carácter despiadado y criminal de este gobernante se ha manifestado abundantemente con su empleo de armas químicas y biológicas en ambas guerras de agresión, con total desprecio por los convenios internacionales. Armas que ha utilizado también dentro de sus fronteras para aplastar la resistencia legítima de minorías étnicas o religiosas que se defienden del abuso y la arbitrariedad. No hace falta demasiada imaginación para suponer lo que habría hecho si contara con armas atómicas quien, además, es responsable de la muerte de decenas de miles de opositores y críticos.

Durante más de 10 años este mismo gobernante se ha estado burlando de inspectores y resoluciones de las Naciones Unidas, hasta el extremo de cerrarle las puertas a la Organización mundial desde fines del siglo pasado, aprovechando la debilidad de carácter del entonces Presidente de los Estados Unidos, quien se limitaba a bombardeos esporádicos cuantas veces quería desviar la atención de sus problemas personales.

Esa actitud de desprecio es común en dictadores de la calaña de Hussein, como lo ha hecho el propio Castro desde Cuba en su desacato a repetidas resoluciones de la Comisión de Derechos Humanos, que aspiraban y aspiran a enviar sus funcionarios al país caribeño con el propósito tan humanitario e inofensivo de investigar las denuncias de violaciones a los derechos humanos y las libertades fundamentales de los cubanos.

No tiene sentido que se defienda la paz acusando de agresores a quienes han tomado la decisión de iniciar medidas decisivas para desmantelar este régimen iraquí probadamente dictatorial, cruel, agresivo, despiadado, criminal y mentiroso. Si acaso habría que conmiserarse y lamentar la torpe diplomacia norteamericana que se desmoronó con poses arrogantes y casi unilaterales frente a una comunidad internacional que no simpatiza ni puede simpatizar con un tirano iraquí que abusa de su pueblo pero que tampoco se ha convencido de que se hubieran agotado todas las opciones a la guerra.

La política exterior y la diplomacia norteamericana no han sido convincentes por su ofuscada incoherencia y su turbia escala de prioridades. La ambivalencia del mundo árabe/musulmán, más notablemente entre países que tradicionalmente mantienen buenas relaciones con los EE.UU., se debe al sesgado favoritismo que condena y combate con ardor el terrorismo de los extremistas islámicos pero se hace de la vista gorda ante el evidente abuso de los extremistas sionistas que manipulan peligrosamente los destinos de Israel con una política expansionista, racista y teocrática que sojuzga al pueblo palestino y lo priva de sus tierras ancestrales y sus derechos más básicos.

Una política clara y más imparcial frente a este conflicto, con el respeto debido a los intereses, la libertad y la seguridad de ambos pueblos, habría sido suficiente para disipar entre los países árabes más allegados las ahora justificables suspicacias.

La negligencia y casi criminal indiferencia demostrada por la política exterior norteamericana en el conflicto árabe-israelí desde que Sharón tomó el poder y se dedicó a poner obstinadamente en práctica sus designios sionistas, la torpeza diplomática del gobierno de Bush, la arrogancia norteamericana ante a la justa incertidumbre de la comunidad internacional y la falta de prioridades coherentes frente al terrorismo y las dictaduras criminales que asolan a tantos países en los cinco continentes, son elementos que han enturbiado innecesariamente este conflicto con el régimen del Irak, que debió resolverse mediante la acción concertada y firme de los países libres y democráticos.

Si los EE.UU. no aprenden la lección y no se aprestan con mayor humildad a actuar en concierto con otras naciones democráticas, perderán la oportunidad de liderarlas hacia un futuro de paz donde imperen la democracia, la libertad y el respeto mutuo.

Asimismo, si otras naciones amantes de la paz y del imperio del derecho toman actitudes antinorteamericanas como un recurso demagógico de falsa popularidad o una aspiración envidiosa de poder e influencia internacional, estarán renunciando ciegamente a la estabilidad mundial que sólo es posible mediante la cooperación y la defensa incondicional de los derechos humanos en todas partes y a cualquier costo.

El concepto contemporáneo de soberanía no se aplica a los Estados sino a los pueblos. Ningún Estado puede alegar soberanía frente a la injerencia extranjera mientras esté controlado por un régimen dictatorial y despótico, es decir, mientras no respete la soberanía de su propio pueblo y su derecho inalienable a decidir libremente su destino y los medios ideológicos, políticos y económicos para que esas decisiones fomenten el bienestar y la paz.

En esta guerra ya el mal está hecho, los errores han sido cometidos y las rivalidades envidiosas han prevalecido sobre la cordura y la cooperación internacional.

Toca ahora a los líderes mundiales limar las asperezas para reconstruir al Irak y darle una oportunidad democrática a un pueblo ávido de libertad. Toca a los líderes mundiales coordinar esfuerzos para imponer una solución justa en Palestina que devuelva a ese pueblo su dignidad y le ofrezca esa oportunidad democrática de decidir sus destinos y buscar su bienestar, y que garantice también a los israelíes un futuro de paz dentro de fronteras seguras.

Sólo así abriremos las puertas hacia un porvenir sin dictadores ni tiranos; hacia un futuro donde impere el derecho, se respete la libertad de los pueblos y su soberanía y reine la paz.

No pueden basarse las soluciones, por muy justas que sean, sólo en la fuerza bruta de las armas. Han de basarse en la cooperación internacional y en la búsqueda del consenso para realizar acciones punitivas multilaterales cuando ése sea el único camino a tomar frente a los opresores de pueblos.

 

1) Gerardo E. Martínez-Solanas. Doctor en Economía (CUNY) y Licenciado en Ciencias Políticas (CCNY). Asesor Financiero y funcionario retirado de las Naciones Unidas. Autor de: "Gobierno del Pueblo: Opción para un Nuevo siglo"; Ediciones Universal, 1997. En proyecto (en inglés): "Democracy: The Right to Dissent".

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Abril 22, 2003

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)