Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

   

El multilateralismo bajo estrés

Norman Girvan (1)
Esta Semana en El Gran Caribe


L
a acción militar contra Irak ha generado una amplia gama de reacciones dentro del Gran Caribe. Se han hecho declaraciones sobre los aspectos políticos y se están evaluando las probables consecuencias económicas. La columna de esta semana analiza algunas reacciones políticas a la crisis.

Los gobiernos regionales han solicitado en forma conjunta el cumplimiento  pleno e incondicional por parte de Irak de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) respecto de la eliminación de armas de destrucción masiva y de la completa cooperación con los inspectores de Naciones Unidas. Existe un fuerte compromiso con los principios del multilateralismo y con el sistema de  Naciones Unidas como mecanismo para la resolución pacífica de disputas.

Se registran algunas divergencias respecto de los siguientes puntos de controversia: (i) si los métodos de UNMOVIC/IAEA (Comisión de las Naciones Unidas de Vigilancia, Verificación e Inspección) / IAEA (Agencia Internacional de Energía Atómica) funcionaban y se les debería dar más tiempo; (ii) si la acción militar fuera del marco de la ONU era necesaria; y (iii) si la misión internacional debería abarcar la instauración de la  democracia en Irak (cambio de régimen). Estos son los mismos temas que han dividido a la comunidad internacional al respecto.

Algunos países opinaron que el proceso de inspecciones estaba funcionando y que debería darse (o debería habérseles dado) más tiempo para lograr completar el objetivo común de eliminación verificable de las WMD (armas de destrucción masiva). Desde esta posición la única acción militar legítima de acuerdo al derecho internacional es aquella autorizada específicamente por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en concordancia con la Carta de las Naciones Unidas. Dado que las resoluciones de Naciones Unidas existentes no contemplan el cambio de régimen, estos países se muestran reacios a que esto último se convierta en  objetivo de la acción internacional, cualesquiera sea las opiniones que tengan del gobierno que se encuentra en el poder en Bagdad.

Las declaraciones emanadas de los Jefes de Gobierno de  CARICOM, Cuba,  Republica Dominicana, México y Venezuela en general se encuentran alineadas con esta posición, aunque se notan diferencias en énfasis, como es de esperar.

Otros países, si bien apoyaron el proceso de Naciones Unidas durante los momentos intensos  que derivaron en  la acción militar, también señalan como punto de referencia a la Declaración de Azores, emitida por los Estados Unidos, Gran Bretaña y España el 16 de marzo de 2003. Dicha declaración sostuvo esencialmente que Irak no había cumplido con las resoluciones de Naciones Unidas y que una mayor demora en hacer implementar las mismas sería peligrosa e injustificada. También se refirió al objetivo de instaurar la democracia en Irak y solicitó asistencia humanitaria internacional para la población iraquí.

La declaración hecha por Colombia y la declaración conjunta de los presidentes de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá hacen referencia a la Declaración de Azores dentro del contexto de la implementación de las resoluciones de Naciones Unidas que no se habían cumplimentado. Asimismo, hacen referencia a la situación interna de derechos humanos en Irak y/o la responsabilidad de la comunidad internacional de ayudar al pueblo iraquí a construir un futuro democrático mejor.

La declaración de Costa Rica reitera el compromiso de larga data que el  país posee con la paz y la neutralidad y con las resoluciones de Naciones Unidas, considera  que Saddan Hussein no colabora con el proceso de desarme y apoya el llamado de la Liga Árabe y de los EE.UU. para que abandone el poder.  Al no darse esto, responsabiliza al líder iraquí por el conflicto militar.

Las diferencias sutiles en las posiciones manifestadas reflejan, en gran medida, los cismas profundos que la crisis ha provocado dentro de la comunidad internacional. Sin embargo, no existe razón alguna por la que se les permita debilitar la red cuidadosamente elaborada de cooperación funcional regional, actualmente en pleno proceso de montaje.

1) El profesor Norman Girvan es el Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe. Las opiniones vertidas no se corresponden necesariamente con las opiniones oficiales de la AEC.

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Abril 07, 2003

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)