Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

 

El Arte de la Calidad

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Js. Gilberto Concepción G., Ph.D., P.E.
(1)
 

 

Hemos estado vinculado al tema de la calidad por muchos años, mejor no contarlos para que no le calculen la edad.  Podríamos decir que desde niño, con el ejemplo de nuestros padres comprendimos que uno de los aspectos más importantes de la vida es la satisfacción del consumidor. Con la nueva definición de la calidad que en su final enuncia, todas las acciones tienen que estar dirigidas a la satisfacción del consumidor, consideraba que todo el mundo se encaminaría por este sendero y ya para este siglo tendríamos todas las organizaciones sin importar su tamaño, ya fueran de bines o servicios, todas las personas sin importar su credo, nacionalidad, raza, profesión, condición económica, política o social abanderados hacia este fin.

Nos hicimos el compromiso de ser un ferviente defensor de la calidad y de sus principios y de sus ideas.  Con el transcurso de los años entendí que muchos quieren predicar la calidad tal y como se ha hecho siempre y no pensamos en las diferencias entre los seres humanos, las organizaciones y su entorno.  Hemos visto surgir muchas formas de aplicar la calidad, la cual se le llaman herramientas y nos aferramos a los nuevos modismos sin darnos cuenta que en todos es la repetición de lo mismo que se viene haciendo desde hace mucho tiempo.  El país y el mundo esta lleno de predicadores de la calidad y estos se hacen de la noche a la mañana.  Asistimos a una actividad y nos creemos con la facultad de seguir pregonando lo mismo hasta de una manera mercurial.

En el un lapso de un año he visto pasar algunos amigos y mentores en lo que llamamos la búsqueda del mejoramiento.  De estos tengo que mencionar dos  grandes,  Phillip Crosby creador del concepto cero defectos y Hans Baharía quien hacia del humor científico su arma para llevar el mensaje a todos los niveles.  En muchas de las veces que tuvimos la oportunidad de conversar con ellos siempre coincidíamos que lo que se hace hoy día es lo mismo de lo que se hacía hace mas de cincuenta años con la diferencia de que hoy la informática permite que los conocimientos se transmitan a velocidades vertiginosas. 

Pero si algo se me quedó grabado de este período fue la enseñanza de mis amigos boxeadores y su entrenador que me hicieron comprender que el boxeo es el arte de dar y no dejarse dar.  Luego de una conferencia en un lugar deportivo, el entrenador nos solicitó una ayuda con su equipo de boxeo.  Al hacer una evaluación de estos detectamos que cinco de ellos presentaban lo que denominamos coordinación del pensamiento emprendedor.  Estos muchachos hicieron la selección nacional.  Recuerdo que le indicábamos que ellos tenían que enseñar esta condición a sus demás compañeros.  Posteriormente este grupo de muchachos logró coronar más de ocho boxeadores campeones nacionales.  Esto es lo llamamos un liderazgo compartido.

Recordando al entrenador Anderson que me dijo en una de nuestras presentaciones que si yo sabía lo que era el boxeo,  me dio a entender que no estaba preparado para ellos.  Al indicarme que era el arte de dar y no dejarse dar me permitió desarrollar el concepto de la dinámica en el boxeo basado en cuatro aspectos: pegada, practica, estudio del contrincante y defensa.  Pero me quede todavía pensando: ¿cómo se consigue el arte? El entrenador me contestó: tengo más de diez años con estos muchachos inculcándoles todos los días que el boxeo es un arte.  Esto no se aprende de la noche a la mañana.  Para poder disfrutar de este deporte  tienes que comprender que es un arte, que disfrutas de él.  Si lo haces por necesidad, por intuición o por el aspecto social que te pueda brindar no llegas.  Solo llegas si hace que sea un arte dentro de ti.

De la misma manera comprendí inmediatamente el porque tantas empresas, personas, profesores y profesionales fracasan cuando enseñamos el camino de la calidad.  Si se hace por necesidad, por intuición, por conocimiento, por subir en la sociedad o por lo que sea, las posibilidades de fracaso aumentan.  Estas solo disminuirán y aumentaran las posibilidades de éxito cuando la calidad se lleve como un arte.  Cuando una empresa, un profesor, un cliente o quien fuere le diga que sabe mucho de calidad y que tienen mucho tiempo estudiando la calidad solo pregúntele y cuanto tiempo lleva diciendo que la calidad es un arte.   Si no sabe, le puede contestar que para ser campeón de boxeo necesita más de diez años, pegando, practicando, estudiando y defendiendo para entender que el boxeo es el arte de dar y no dejarse dar.  Lo mismo sucede con la calidad.

Marzo 25, 2002

Subir

 

 

 

 


 

 

 

 

El autor es consultor en gestión empresarial.   Es conferencista invitado al II FORUM Empowerment y Liderazgo Femenino en el Mundo de los Negocios.

Subir

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)