Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

   

El Poder y los Poderosos

[Jorge Chessal Palau]


El Poder, así, con mayúscula, subyuga, cautiva, atrapa; también obnubila, ciega, marea. Lo es todo y es nada. Es fragancia que atrae y hedor que rechaza, es, en suma, la forma más clara de la ambigüedad. Desde él se puede socorrer o hundir, coadyuvar con la vida o matar. Solo tiene una constante: transforma a quien lo ejerce. El buen padre de familia, ese que educa a sus hijos con los más caros valores morales deja en casa su equipaje ético y se convierte en un apólogo de la arbitrariedad, solo para regresar a casa al final del día y, nuevamente, ponderar aquello de lo que realmente carece. Son las tentaciones del Poder.

El Poder es un satisfactor. Quien lo tiene encuentra en su ejercicio el cumplimiento de una aspiración, de una necesidad, ya sea en sentido positivo, realizando actos a favor de la ciudadanía o, en sentido negativo, dando rienda a sus instintos más bajos solo para su personal placer.

El Poder es cosmético. Cambia la apariencia de las personas, las transforma interna y externamente. Para tener el Poder realmente, debe echarse de ver que se tiene. Así, los cambios en la actitud (que no en la aptitud, ya que ésta se conserva con y sin el Poder) externa e interna son notorios. Automáticamente lo que se dice desde el Poder es importante (no obstante que se diga lo mismo fuera de él), lo que se hace desde el Poder es necesario, útil por naturaleza; por lo menos, eso creen quienes lo ejercen.

El Poder es compañía. Cuando se ejerce, ya no se está solo; aparecen como por encanto cientos de corifeos que endulzan los oídos del poderoso y le hacen más placentera su estancia en esta vida…. por lo menos mientras el Poder está con él. En la intimidad  el Poder nos obsequia la presencia de la Vanidad, de la Soberbia y de otras entidades similares que, en abierta conversación, convencen que en el Poder solo vale quien lo tiene y, por tanto, se está solo en medio de la muchedumbre, salvo con los pares, pues quien ejerce el Poder, por ese solo hecho es distinto a los demás. George Orwell cita, en su “Rebelión en la Granja” la ley que se estableció sobre la pared del granero: “todos somos iguales” a la que unas porcinas pezuñas de quien ejercía en ese momento el poder agregó: “pero unos somos más iguales que otros”. El poderoso tiene compañía en tanto lo es, pues al dejar en Poder se va, junto con todos los demás, incluso su autoestima. Dijo alguna vez un Presidente de México que no hay momento de mayor soledad que cuando se baja la escalinata del recinto legislativo, en medio de miles de personas, al entregar la Banda Presidencial.

El Poder es sabiduría. Pocas veces veremos a un poderoso que no crea poseer toda la sabiduría del mundo. Por eso también el poder es remedio de autoestima, pues convence de situaciones que no siempre son reales. Cuando un ser humano común y corriente llega al ejercicio del mando, automáticamente se ve investido de un gran conocimiento del área en que se coloca y, por supuesto, su indomable espíritu critico lo lleva a calificar a su antecesor: todo esta mal, nadie sabia nada de nada antes de que él llegara. ¿Qué pasará cuando se vaya? El diluvio, así lo dijo ya Luis XV en Francia: “Después de mí, el diluvio”.

El Poder otorga el don de volar. Volar muy alto, tan alto que todo se ve pequeño, lejano. Eso da una perspectiva distinta de las cosas: no hay problemas graves, nada es grande, solo el entorno del poderoso. Por eso, hay que poner atención solo a lo inmediato, a lo próximo, a lo que se ve de distinta dimensión. El pueblo, la pobreza, la injusticia y similares son cosas que, desde cierta altura, no se ven claramente.

El Poder, en suma, es una fuerza vital que recorre las venas de quienes lo ejercen. Llega a todas partes del cuerpo y cambia radicalmente a quien lo detenta. Es un hito que divide la vida de la persona: antes y después del Poder.

Sin embargo, el Poder es un factor necesario en la vida del Estado. No podemos concebir una sociedad ordenada en la que no haya un principio de autoridad que oriente las acciones de la comunidad. El problema no es el Poder en sí mismo, sino su difícil relación con el ser humano; no es su existencia, son sus tentaciones, a las que fácilmente el hombre sucumbe irremediablemente. Por eso es necesario acotarlo, establecer reglas para su ejercicio y mecanismos para controlarlo. Recordemos a aquel campesino de Postdam que, al escuchar la exigencia del rey Federico el Grande de venderle sus tierras, por conducto de uno de sus Consejeros y negarse, manifestó su nulo temor a la ira del monarca porque, después de todo, aun había jueces en Berlín.

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Marzo 14, 2004
 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)