Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

   

Relaciones México-Estados Unidos: Retos y Oportunidades

Antonio O. Garza, Jr.
Palabras del embajador de los Estados Unidos de América
Universidad de las Américas

Cholula, Puebla 21 de febrero de 2003


M
e siento muy contento de estar en esta institución académica de tanto prestigio, en especial porque éste es mi primer discurso formal como Embajador de los Estados Unidos en México.

Éste es un cargo de la mayor importancia para mí. Se trata de un gran honor, de un gran reto y de una gran responsabilidad. Por eso no pude más que sentir una profunda humildad cuando el Presidente Bush me pidió que aceptara este cargo.

En mi trabajo como representante personal del Presidente, espero transmitir con honestidad y objetividad a Washington lo que está sucediendo en México y ser un interlocutor franco con las autoridades mexicanas con respecto a nuestros propios puntos de vista y posiciones.

Con frecuencia se me pregunta, "¿cuáles son sus prioridades en cuanto a la relación bilateral?" Con franqueza, casi todo está en la agenda. En especial quienes hemos crecido a lo largo de la frontera hemos entendido por mucho tiempo que casi todos los asuntos tienen una dimensión binacional.

Ya no se puede decir que uno o dos temas dominan nuestra relación. De hecho, ésta ha madurado hasta convertirse en una asociación genuina.

Tocaré ahora algunos aspectos importantes de esta relación.

Comercio

Veamos tan sólo los cambios extraordinarios que han tenido lugar en el transcurso de la última década con respecto al comercio.

A diez años de que entrara en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés), sorprende el profundo nivel de integración económica. México ha pasado de déficits a una balanza positiva en su comercio con Estados Unidos. Es actualmente nuestro segundo socio comercial, y su destino es convertirse en el primero.

Un gran impacto positivo del NAFTA en ambos lados de la frontera, es la creación de cientos de miles de nuevos empleos con mejores sueldos. De hecho, más de la mitad de todos los nuevos empleos creados en México tienen que ver con las exportaciones. Por otra parte, la inversión bilateral también registra niveles sin precedentes – 70 por ciento de toda la inversión extranjera directa en México proviene de los Estados Unidos y Canadá. Por lo que toca al comercio, casi 90 por ciento de todas las exportaciones mexicanas se dirigen a los Estados Unidos, mientras que México y Canadá son destino de 36 por ciento de las exportaciones estadounidenses.. Está claro que estamos unidos e integrados como nunca antes.

Por lo tanto, el balance de nuestra relación económica es ciertamente positivo, aunque no hay transiciones sin retos.

Recientemente se ha dado mucha atención a si el NAFTA ha afectado negativamente a los agricultores mexicanos. Hay que notar que, de hecho, se han duplicado las exportaciones de productos agrícolas mexicanos a los Estados Unidos bajo el NAFTA.

Si le preguntaran a casi cualquier agricultor mexicano que coseche frutas y verduras, les hablaría sobre los excelentes resultados con el tratado; aunque los agricultores estadounidenses que cosechen los mismos productos les dirían algo completamente diferente.

Creo que el asunto no es ver cada producto o sector en sí mismo, sino considerar el panorama general. Desde esa perspectiva, el NAFTA ha sido muy bueno para los dos países.

Esto no quiere decir que no haya problemas. Algunos de ustedes se acordarán, por ejemplo, de cómo se quejaban los sindicatos estadounidenses de que los empleos se iban a ir al sur de la frontera. Hicimos todo lo posible por minimizar las pérdidas, pero sigue siendo un reto constante asegurar un balance positivo con nuevos empleos y oportunidades.

Creo que la clave para ayudar a los agricultores mexicanos a superar la situación es mejorar la infraestructura a nivel nacional, ampliar las oportunidades de crédito tanto a regiones como a personas, y expandir los mercados interno y externo. Mi propio país – y creo que todos los países – ha tenido que hacer frente y seguir trabajando para resolver retos similares.

Se ha hablado también sobre los subsidios a la agricultura. Quiero decirles que estamos de acuerdo en que distorsionan el comercio y en que todos estaríamos mejor sin ellos. Pero, hablando con franqueza, los hemos conservado para poder competir con Europa y Japón – cuyos subsidios son mucho mayores que los nuestros. De hecho, este año estamos proponiendo en la Organización Mundial de Comercio que todas las naciones convengan en eliminar todos los subsidios a los productos agrícolas. Esperamos que México se nos una en este esfuerzo.

En términos generales, consideramos necesario seguir avanzando con base en el NAFTA, incorporando a los demás países del continente. De hecho, un mercado de la América del Norte cada vez más integrado ofrecerá una plataforma eficaz para que nuestros países compitan mejor en nuevos mercados, como el de China.

Sin embargo, aún tenemos por delante la tarea de extender los beneficios y las oportunidades del NAFTA a sectores y regiones en ambos lados de la frontera que aún no se han beneficiado.

Sociedad para la Prosperidad

Los presidentes George W. Bush y Vicente Fox se dieron cuenta de esto y pusieron en marcha el programa "Sociedad para la Prosperidad". Su meta es que los beneficios del NAFTA lleguen a todos los mexicanos. No se trata de una asociación sólo entre los dos gobiernos, sino entre los sectores público y privado de ambos países para realizar proyectos concretos que amplíen el acceso a capital, que compartan experiencias para mejorar la productividad y la capacitación, y que sienten las bases para un mayor crecimiento.

También se trata de crear empleos donde más se requieran con el fin de que los mexicanos no tengan la necesidad de dejar su lugar de origen en busca de trabajo.

Hasta ahora se están realizando 40 proyectos. Entre ellos se incluyen los siguientes:

Un cambio que ya ha afectado positivamente a miles de familias mexicanas de manera muy real es la que se refiere a facilitar y reducir el costo del envío de remesas de mexicanos que trabajan en los Estados Unidos a sus familias – el año pasado, las remesas superaron los 10 mil millones de dólares, más que los ingresos por turismo. Los estudios muestran que cada reducción del 10 por ciento en el costo de enviar las remesas da como resultado que mil millones de dólares adicionales vayan a la economía mexicana.

Se han impartido seminarios y ya se ha capacitado a propietarios de más de 200 pequeñas empresas para que utilicen el comercio electrónico.

Educación

Al hablar en esta gran universidad, no puedo dejar de destacar el papel primordial de la educación para el desarrollo económico y social que buscamos construir juntos.

Con frecuencia hablamos sobre el comercio y el desarrollo en términos abstractos, citando cifras, datos y estadísticas, pero de lo que estamos hablando en realidad es de personas, de familias, de niños, de mejores empleos y mejores sueldos.

Todo esto comienza con la educación. Ésta es la senda hacia una fuerza laboral mucho mejor capacitada que puede hacer que un país sea competitivo y próspero en una economía mundial abierta.

Este concepto es una de las grandes convicciones del Presidente Bush, y el Presidente Fox comparte esta visión. Me parece muy oportuno el movimiento que existe ahora en México con respecto a una mayor transparencia y evaluación de la educación, en especial en la educación primaria. En Texas encontramos que esto nos condujo a mejoras impresionantes en cuanto al desempeño estudiantil, en especial entre los estudiantes en condiciones desventajosas. A medida que trabajamos para mejorar nuestras escuelas y universidades en ambos lados de la frontera, tenemos mucho que ganar de nuestros intercambios y asociaciones académicas.

Por esta razón me siento muy complacido porque en el transcurso de esta mañana vamos a firmar un acuerdo entre la Texas Christian University y la Universidad de las Américas para ofrecer becas a estudiantes mexicanos y estadounidenses.

Éste es una muestra del creciente número de convenios entre una amplia gama de universidades de nuestros dos países. Junto con estos acuerdos privados, la Comisión México-Estados Unidos para el Intercambio Educativo y Cultural – también conocida como la Comisión Fulbright México-Estados Unidos – proporciona becas para estudiantes y profesores de ambas naciones, y maneja un programa en expansión de intercambio de profesores a nivel de educación secundaria.

Estos programas están contribuyendo a construir nuestro futuro. Felicito a todos ustedes por el papel que juegan en hacer que la educación ocupe el lugar prioritario que debe tener.

Migración

La migración siempre estará en la agenda de nuestra relación bilateral. Tanto el Presidente Bush como yo tenemos firmes convicciones al respecto.

El Presidente Bush ha dicho que la migración debe ser segura, legal, ordenada, con respeto a los derechos humanos y conforme a la demanda del mercado. Estos son los principios que regirán los esfuerzos para realizar cualquier cambios sobre este tema.

Aunque los ataques del 11 de septiembre hicieron más difícil el ambiente para abordar este tema, los cambios en el panorama demográfico de los Estados Unidos hacen que la atención a los temas de la migración con México sea tan importante para nuestro futuro como lo es para los mexicanos. El más reciente censo confirmó que los hispano-americanos son ahora la minoría más grande en los Estados Unidos, y ciertamente la que más crece. Las personas de ascendencia mexicana forman el mayor número de sus miembros.

No hay duda de que un gran flujo de emigrantes indocumentados no beneficia a ningún país.

No es sano para los Estados Unidos que persista y crezca una clase de personas que viven al margen de la ley. Estas personas se sienten limitadas a ejercer sus derechos. Enfrentan obstáculos y no pueden realizar completamente el sueño americano, lo que es contrario a la esencia de nuestro país. Reconocemos que la mayoría de los mexicanos que emigran ilegalmente lo hacen para trabajar y ampliar sus oportunidades y las de su familia, pero al estar al margen de la ley, muchos pueden comportarse también al margen de la ley y del orden establecido.

Nuestro objetivo es encontrar la manera de que quienes han encontrado trabajo, pagan impuestos y son miembros positivos de su comunidad puedan obtener un status legal, y se conviertan en parte del gran tejido social de los Estados Unidos.

También consideramos que quienes buscan trabajo temporal puedan entrar al país y, después de realizar su trabajo, salir del país de manera segura, ordenada y bien reglamentada.

Tal como el Presidente Bush lo ha dicho muchas veces, no hay duda de que la solución a largo plazo tiene que ver con el desarrollo económico y mayores oportunidades en México. Esto destaca la importancia de nuestra relación y compromiso mutuo.

Seguridad Interna

Compartimos una extensa frontera. Por ello, al abordar la cuestión de la seguridad interna de los Estados Unidos debemos tomar en cuenta nuestra relación con México.

El Plan de Fronteras Inteligentes que nuestros gobiernos han puesto en marcha es la base. Se trata de que el flujo de productos y personas sea más eficiente, y de usar la tecnología para hacerlo más seguro.

La cooperación de México ha sido excelente en todos los niveles: desde la lucha contra el terrorismo, la investigación de cuentas sospechosas hasta la lucha contra el narcotráfico. Esta cooperación es crucial para contrarrestar los efectos corrosivos que las actividades criminales de todo tipo pueden tener en las instituciones y en el estado de derecho.

Esta cooperación ha fortalecido el intercambio de información, el cual ha hecho más eficaz nuestra lucha contra el crimen, en especial contra el narcotráfico.. Desde la toma de posesión del Presidente Fox, se ha arrestado a 14 dirigentes de bandas de narcotraficantes, así como a alrededor de 300 de sus sicarios. En 2002 se duplicaron las confiscaciones de mariguana en operaciones marítimas y casi cuadriplicado las de cocaína en comparación con 2001. Además, autoridades policiacas de ambos países han arrestado también en operaciones simultáneas a criminales en cada país, como en la Operación Marquis, y han actuado contra quienes trafican con migrantes indocumentados.

Es importante recordar que al hablar sobre seguridad interna, nos referimos a algo más que al territorio y a la gente dentro de nuestras fronteras. Si nosotros somos vulnerables, ustedes también, y a la inversa. México, Canadá y los Estados Unidos comparten un continente. Sólo si trabajamos juntos para asegurar nuestros tres territorios vamos a garantizar en verdad la seguridad de todos nosotros.

Irak

El combate al terrorismo es en estos momentos la más alta prioridad para los Estados Unidos. Parte de la estrategia incluye los esfuerzos internacionales para controlar la expansión de armas químicas, biológicas y nucleares.

Creo que pocos dudan que Saddam Hussein está al frente de uno de los regímenes más crueles en el mundo. Miles de ciudadanos son sujetos de manera cotidiana a arrestos sumarios, tortura y ejecuciones. Este hombre ha aplicado la depuración étnica y una persecución religiosa brutal a su pueblo. Ha asesinado hasta a miembros de su propia familia.

Ya es malo que sea una amenaza para su propio pueblo, pero también ha demostrado ser una amenaza para sus países vecinos. Ya sabemos que está dispuesto a usar o vender las armas biológicas y químicas que ya tiene, y las nucleares que está tratando de desarrollar.

En el Tratado del cese al fuego de 1991, Saddam Hussein aceptó sin condiciones:

  • La destrucción y remoción de sus armas de destrucción masiva poner fin a todos los programas para desarrollar armas de destrucción masiva permitir que la comunidad internacional supervisara el desarme iraquí.

  • La resolución 1441 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas fue aprobada de manera unánime para darle a Saddam una última oportunidad para que cumpliera su promesa de desarmarse voluntariamente.

El asunto no es elegir entre la paz o la guerra. Todos queremos evitar la guerra. La pregunta es cuál es la mejor manera de hacer esto. Los Estados Unidos buscan que Saddam Hussein cumpla sus obligaciones bajo el marco de las Naciones Unidas. Esto no es una acción unilateral, sino multilateral. Pero el de nada sirve el multilateralismo si no se puede hacer cumplir. Habiendo formulado sus demandas, el Consejo de Seguridad debe asegurarse de que se cumplan.

Siempre que Saddam se ha encontrado con una comunidad internacional sin voluntad, ha faltado a sus compromisos. Sencillamente no hay ninguna razón para creer que darle más tiempo a los inspectores implicará un mayor compromiso para el desarme.

Nos enfrentamos a una paradoja: la mejor forma de desarmar a Irak es convencer a Saddam de que la comunidad internacional está verdaderamente unida y dispuesta incluso a declararle la guerra. Por ser un miembro importante del Consejo de Seguridad, la postura de México respecto a Saddam Hussein tendrá un impacto de gran alcance y de largo plazo.

No estamos pidiendo que México le haga un favor a los Estados Unidos. Esperamos que México actúe sobre la base de sus propios intereses y sus responsabilidades con la comunidad internacional.

Todos debemos preocuparnos de que los terroristas tengan acceso a armas de destrucción masiva. Los terroristas hacen ninguna diferencia de sus víctimas cuando escogen sus blancos, como lo demuestran los ataques perpetrados en Europa, el este de África, Bali, y los países del Medio Oriente. Nosotros nunca pensamos que estos ataques alcanzarían nuestra tierra. Pero hoy nadie está a salvo de estos peligros, incluyendo a México y a los mexicanos.

La única forma de anular totalmente las amenazas de Irak y del terrorismo internacional es si todas las naciones amantes de la paz nos unimos en solidaridad. México ha sido un gran aliado desde el 11 de septiembre en los esfuerzos por combatir el terrorismo en el continente. Espero que podamos continuar con este espíritu y trabajar unidos para proteger la voluntad de la ONU en contra de los desafíos de Saddam.

Sabemos que ésta es una decisión difícil. También ha sido difícil para mi país. Requiere de valentía política. Sin embargo, respetaremos la decisión soberana que tome cada uno de los países involucrados.

Conclusión

Como una persona que creció a lo largo de la frontera, hace mucho tiempo entendí que los destinos de nuestros dos países están entrelazados para siempre.

Compartimos no sólo una frontera y una historia común, sino también una economía cada vez más integrada y una creciente cooperación en cuestiones culturales y educativas.

Es un hecho que los méxico-americanos son el grupo étnico de mayor crecimiento en los Estados Unidos, y que la relación entre nuestros dos países puede verse como el ejemplo más sorprendente de cómo las fuerzas económicas, políticas, culturales y tecnológica aumentan nuestra cercanía a nivel mundial.

Esta nueva interdependencia puede ser una fuerza muy positiva, como lo hemos visto con el NAFTA y con nuestra creciente asociación en una amplia gama de asuntos. Sin embargo, el 11 de septiembre nos enseñó también una lección que nos trajo a la realidad: si se vive en un mundo interdependiente, sin valores, beneficios y responsabilidades compartidas, se abre la puerta para que sucedan eventos terribles con una velocidad e intensidad sin precedente.

Los Estados Unidos y México tienen la oportunidad de mostrar al mundo de qué manera las naciones pueden utilizar la interdependencia en su beneficio y forjar una asociación real que funcione verdaderamente para crear más empleos y oportunidades, y para proveer un futuro más seguro y próspero para nuestros hijos.

Un viejo proverbio dice: "En los tiempos de bonanza todos tus amigos saben quién eres, en los de adversidad tú sabes quiénes son tus amigos." Los desafíos propician lazos más fuertes. Con frecuencia hablamos sobre la relación especial entre nuestros países. La prueba real de que existe esta relación especial es actuar el uno en favor del otro en tiempos difíciles.

No hemos elegido vivir en estos tiempos, pero nos ha tocado hacerlo; y aunque sean difíciles, es para mí muy gratificante y alentador participar en el empeño de ampliar esta asociación y este futuro común entre nuestros dos grandes pueblos.

Muchas gracias.

E-Mail: *

Comentarios: *

Subir

Marzo 03, 2003

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)