Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

 

De la Tierra del Fuego a la Tierra del Hielo
 Entre dos polos

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

© Héctor Almendrades
OMCANADA - Desarrollo y Comercio Internacional

Artículo escrito en ocasión de la ministerial ALCA en Buenos Aires (2001).  Interesante análisis para reflexionar un año después.

 

Origen del Comercio versus la Política

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha hecho comercio. El descubrimiento,  exploración y conquista de nuevos territorios, ya sea en nombre de dios, del rey, del emir o cualquiera que se auto titulaba guía de su pueblo, tenían en el trasfondo el objeto de incrementar el poderío económico, digamos para satisfacer las necesidades de los súbditos / pueblos. Y lo hacían matándose los unos a los otros. Colón buscaba ruta alterna de comercio y descubrió tierras descritas exóticamente por Américo Vespucio en un libro que publicó exitosamente. Los incrédulos europeos se arrancaban de la mano la obra de “Américo” que le dio el nombre al nuevo mundo. Colón pasó a la oscuridad, aunque se dice que unas monjas italianas lo propusieron para la beatificación por haber traído a los habitantes del nuevo mundo bajo la gracia divina.

Hoy en día, con mas de 6 billones de entusiastas habitantes consumidores, en un planeta cuya área territorial no ha aumentado, y cuya frontera agrícola disminuye, no sorprende que las incursiones exploradoras contemporáneas se ventilen en el terreno comercial.

Claro en el fértil campo político, muchos de los conflictos fronterizos contemporáneos son maniobras veladas para desviar la atención de problemas internos agudos. Después de todo es muy remoto que gran parte de tierras o islas reclamadas patrióticamente sean desarrolladas por los “litigantes”. En tal hipótesis, es dudoso que tal desarrollo contribuya con su PIB. ¿Ejemplos?: El Peñón de Gibraltar otrora propiedad de España, o la Isla San Andrés ahora de Colombia, o cerca a casa las Malvinas. ¿Quién calificaría de patriótico el conflicto Perú y Chile en 1875-80 cuando detrás Francia e Inglaterra buscaban afanosamente los depósitos de salitre y guano? Estas riquezas naturales eran necesarias en el viejo mundo para rejuvenecer tierras empobrecidas y suministrar así alimentos a las masas que fluían a las ciudades, sub-producto demográfico de la revolución industrial.

Figurativamente hablando

Trate el lector imaginarse un partido de fútbol entre dos equipos con similar capacidad sin árbitro. El director técnico del equipo perdedor vocifera y/o ingresa al terreno de juego a imponer sus puntos de vista, sino la punta de sus zapatos. Ahora trate de imaginarse a dos equipos con diferente capacidad pero con un árbitro con un buen  conocimiento de las reglas, y asistido por los jueces de línea. El perdedor aceptará el resultado por que conoce las reglas del juego. En ambos casos, los dueños de los equipos están atentos a la reacción del público en las galerías (el mercado). Al fin y al cabo el público paga por el servicio o producto final.

Inclusive la discriminación racial cambia de tono cuando se negocia. Ya sea en el campo de los deportes o cualquier otro sector de la actividad humana. Consideraciones patrióticas aparte, somos testigos del éxodo jugadores estrellas del sur hacia otras latitudes en donde sus servicios son remunerados generosamente. ¿Quién hubiera pensado que Japón tuviera en su selección nacional en Francia un jugador sin apellido Japonés? O Alemania con jugadores de África?. Es la globalización. Detrás de estas grandes contrataciones se llevan a cabo complejas negociaciones en donde todos los que participan en las mismas tratan de sacar el mejor provecho posible. ¿Es el público en general consultado? Bueno, es una pregunta difícil de responder en forma simple. No hemos visto hasta ahora los fanáticos de un equipo u otro en el planeta protestar o realizar huelgas contra una decisión tomada por los directivos o dueños del club. El objetivo es dar un buen espectáculo y maximizar las utilidades. Nótese que es mayor la proporción jugadores del sur que emigran al norte.

¿Porqué los países negocian?

Los gobiernos negocian entre sí, con el FMI, Banco Mundial, etc., para lograr colocar sus excedentes en el exterior y comprar lo que necesitan y no producen o producen limitadamente. Igualmente negocian para realizar cambios en su estructura interna, socio-política-económica, que no podrían efectuar sin la presión externa que se produce al firmar un acuerdo comercial internacional. El mismo que legitima el cambio de políticas internas. Por último, los acuerdos internacionales contribuyen a una arquitectura legal que resulta en orden y disciplina internacional, que no existía anteriormente.

¿Debemos negociar?

Con o sin negociaciones de comercio internacional, la globalización seguirá su curso casi irreversible. Aquellos que se adhieren a la Organización Mundial de Comercio, (OMC) o participan en negociaciones regionales o inter regionales, lo harán con el convencimiento de contribuir y pertenecer a un sistema de comercio mundial que se rige por normas y regulaciones precisas, desterrando odiosas arbitrariedades unilaterales del pasado. Se describía al mundo de los negocios como una selva, donde solo el mas fuerte sobrevivía. Si bien es cierto esta impresión prevalece a nivel micro económico (El gigante Home Depot Vs. la ferretería de la esquina), e inclusive entre países, (los EEUU Vs. Bolivia por ejemplo), con la OMC o ALCA los actores económicos tienen un grado de certeza de los resultados en casos de conflicto o de prácticas desleales de la competencia y hacen los ajustes necesarios para beneficiarse o minimizar daños. 

¿Qué se espera de las negociaciones?

Los países miembros de la OMC cuentan con acceso a los mecanismos jurídicos, no existentes anteriormente, para la solución de conflictos o controversias que les garantiza resultados basados en estudios puramente técnicos y desprovistos de interferencia política. Un caso típico lo constituye Costa Rica que demandó a los EEUU ante la OMC y ganó su caso sobre textiles. De ahora en adelante, sea con la OMC o cualquier otro acuerdo regional o bilateral como trasfondo legal, el comercio internacional se rige por la fuerza de la razón y no por la razón de la fuerza. Mas claramente, las arbitrariedades cometidas unilateralmente por países poderosos comienzan ahora a ser cosas del pasado. 

¿Entonces que es Globalización?

Los teóricos y académicos no tardarán en la elaboración de una definición formal. Mientras eso suceda, tomemos un ejemplo práctico: La American Standard, compañía  conocida en todo el mundo por los inodoros que llevan su nombre. Hoy en día, esta firma ordena los diseños de los distintos modelos de inodoro en Italia, los moldes son calculados y dibujados en Francia. Los moldes son enviados a mas de 17 países en donde se fabrican los inodoros con materias primas locales, para consumo doméstico y distribución en los países vecinos. Se reduce el costo de transporte. El centro contable se encuentra en alguna isla del Caribe. El accionariado está difundido y el directorio se reúne en el país que más les plazca. No hay oficinas o sede central en los EE.UU.

¿Cuál es entonces la sede nacional o legal de esta firma? Respuesta: Indeterminada. Resultado: Los consumidores se benefician con productos de calidad, a precios competitivos y se usa mano de obra local. Este cuadro clínico se presenta en muchas otras industrias. Es la globalización en marcha. Todo esto sucede, iba a suceder, con o sin la OMC, cuya presencia otorga cierto orden al proceso de globalización. Conclusión: Vivimos en un mundo en donde las grandes corporaciones no tienen nacionalidad o por lo menos no es fácilmente identificable, los mercados son globales, y las fronteras no son lo que nuestros padres y abuelos conocían. Añada a este cuadro los aranceles cero, la eliminación de barreras al comercio, productos invisibles (el reporte de un experto oneroso se envía electrónicamente y no cruza fronteras físicas) y nos damos de cara con una realidad que nos desafía como individuos y como país.

Hoy en día es posible tomar desayuno en Londres, almorzar en Toronto y cenar en Vancouver. Llamadas telefónicas a bajo precio, Internet y los envíos expresos (couriers) han achicado el mundo. A la vez que comen frutas y vegetales de Chile a precios módicos, los canadienses encuentran mas mercados en el mundo para sus productos de alta calidad. Pronto tendremos la satisfacción sibarita de encontrar el método ideal para que Argentina envíe carnes rojas al Canadá sin perder ese gusto de las vaquitas que comen pasto verde todo el año. Cada día es mayor el número de países que descubren el comercio internacional como una de las soluciones al desempleo, realizar ajustes en su legislación nacional o simplemente para poder adquirir las divisas que les permita a su vez comprar los productos básicos o suntuosos que  su población necesita o demanda.

¿Se puede detener la globalización en la puerta?

Los países que deseen adoptar la autarquía lo harán a su propio riesgo y con grandes costos. La globalización de los mercados constituye un desafío a los gobiernos quienes deben esforzarse en buscar equilibrio entre eficiencia y equidad para sus pueblos. La continuidad del bienestar de su población depende del valor que el mundo de no solo a sus bienes y servicios sino también a sus habilidades profesionales. ¿Acaso no es realidad que los gobiernos, a todo nivel, compiten entre sí para atraer inversiones?

¿Quiénes son los Negociadores?

El escenario arriba descrito conduce entonces a la siguiente pregunta: ¿Quién negocia qué? El responder a esta pregunta tomaría tomos. Por el momento y para los propósitos de este artículo, suficiente es señalar que son los gobiernos, poder político, los encargados de negociar oficialmente los tratados comerciales, para que el sector privado empresarial, poder económico, pueda ejercer su labor sin impedimentos. El gobierno representa los intereses del país y no los de un grupo en particular. No obstante, los dogmáticos reclamarán este derecho a negociar para el sector privado. Las condiciones existentes no favorecen considerar dicha opción. Imagínese el lector la sorpresa de un empresario al descubrir que las negociaciones de la OMC sobre agricultura demorarán de cuatro a seis años y si concluyen el 2005 tal como está prevista las negociaciones del ALCA, no es sino hasta el 2010 que los primeros resultados comenzarán a sentirse. Estos son años luz cuando se compara con las exigencias diarias del sector empresarial el cual debe luchar a diario para sobrevivir y lo más probable es que no tenga los recursos, o los ánimos para enfrascarse en años de negociación.

¿Cuentan entonces los gobiernos con los recursos humanos idóneos para conducir las negociaciones?

La conclusión de la Ronda de Uruguay y las negociaciones bilaterales en marcha han contribuido a la formación de una pléyade de funcionarios y técnicos fogueados en las guerras comerciales. Al iniciar el presente siglo es grato ver en las negociaciones actuales un mayor número de abogados, economistas y consultores profesionales que diplomáticos. Es una buena señal.

¿Y la sociedad civil?

En acto premonitorio y a diferencia de su hermana mayor la ministerial Seattle, la ministerial ALCA en Toronto incluyó en su agenda el tema de la participación de la sociedad civil. Así, los ministros del hemisferio reconocían que, en un mundo cambiante y globalizado, los principales beneficiarios o afectados de los convenios comerciales, léase consumidores o público en general, deberían tener la oportunidad de expresar sus expectativas o preocupaciones. Oficialmente el ALCA ha procedido a la formación de un comité consultivo sobre sociedad civil. Países como Canadá y los EE.UU. han establecido mecanismos internos para canalizar las demandas de la sociedad civil. Los negociadores oficiales jamás pensaron que su trabajo incluiría reuniones con la sociedad civil. Tendrán que aprender. Es el desafío de esta década. Será una tarea exigente. A medida que adquieran el conocimiento adecuado, los actores de la sociedad civil deberán estar en condiciones de contribuir efectivamente al proceso de negociaciones comerciales.

Abogados comerciales, médicos, ingenieros químicos, antropólogos, ingenieros de sistemas, etc. tienen en el ALCA la oportunidad de contribuir con un proceso que los beneficiaría directamente. ¿Cómo canalizar estas sus inquietudes? Un foro natural sería las organizaciones empresariales que ya están participando en el ALCA a través de los Foros Empresariales que se reúnen los días previos a la ministerial ALCA. Se ha detectado sin embargo cierta reticencia de parte de ciertos sectores empresariales en América Latina a considerar o aceptar a las asociaciones profesionales como miembros de hecho. Estereotipos y prejuicios del pasado socio - político de la región aún persisten. Esperamos sean pronto superados.

En el otro extremo, se alega que la participación en Seattle de algunas  organizaciones de la sociedad civil fue financiada por grupos empresariales con intereses creados. De comprobarse, estaríamos pronto a ser testigos de un espectáculo siniestro de fuerzas proteccionistas infiltrándose en un sector de la población que merece toda la transparencia posible para avanzar sus posiciones.

¿Pero están todos los que son o son todos lo que están?

Mientras que los eruditos en la materia definen quienes pertenecen o no a la sociedad civil, existen segmentos de la misma, como los colegios profesionales, cuya participación en el proceso ALCA debía ser incentivada. Hoy en día crece el número de profesionales que trabaja desde su hogar. Conectados a través de Internet o por otros medios modernos de comunicación, estos profesionales son asesores, gerentes, miembros de directorios de diferentes empresas, en su país y el extranjero. Un consultor usa la vía electrónica para enviar  y cobrar por su producto (reporte) al cliente extranjero. No hay fronteras. ¿Quién paga impuestos a quién? Estos profesionales usan su capacidad técnica para asesorar no solo a una sino a varias empresas e instituciones, o realizan negocios de corta duración ellos mismos. Contribuyen a la creación de la riqueza del país. Es más, el conocimiento y experiencia de estos profesionales trasciende fronteras. Hace poco un médico de los EEUU, utilizando el Internet para comunicarse logró curar a un participante en una competencia internacional de veleros que se encontraba en altamar. Para su sorpresa, el colegio médico de Sudáfrica protestó por lo que consideraban una violación a los estatutos que exige que todo médico extranjero debe estar registrado y con licencia para practicar en el país. El velero se encontraba en aguas territoriales de Sudáfrica.

Esta masa de profesionales, ya sea trabajando independientemente o no, debido a las fuerzas del mercado, son la esencia de la llamada “sociedad basada en el conocimiento”. Su participación en ALCA es casi una obligación que los gobiernos y el sector privado deben fomentar.  

¿Participa el Sector Empresarial?

En el nivel regional el Foro Empresarial, activado por la red empresarial para la integración hemisférica (REIH), conformada por un grupo de asociaciones empresariales del hemisferio, se reúne paralelamente cada vez que se realiza una conferencia ministerial. Se dividen en grupos que asemejan la estructura de los grupos de negociación del ALCA, y elaboran recomendaciones que se entregan a los ministros para su consideración. Si bien es cierto ha logrado acumular valiosa experiencia sobre la evolución del proceso ALCA, la REIH puede adoptar un papel mucho mas preponderante en tal proceso. Para tal fin es imprescindible organizar un “equipo estable” de asesores que elaboren propuestas de políticas de comercio y técnicas de negociación. Es mas, sería conveniente que establezcan grupos permanentes de coordinación que mantengan lazos continuos de comunicación y retro alimentación con sus homólogos del ALCA. Estos dos pasos mejorarían sustancialmente la presencia del sector empresarial que complementaría o reforzaría lo que se logra en el foro empresarial.

Refinados o no, ciertos mecanismos de participación del sector privado existen actualmente en muchos países del hemisferio. Como buenas democracias imperfectas, hay quienes cuestionan la representatividad de estas organizaciones empresariales en el nivel nacional. ¿No será que empresarios privados prestando valiosos servicios en puestos públicos y/o empresarios con aspiraciones políticas se acusan mutuamente sin haber analizado profundamente las consecuencias de sus actos oficiales?. Existen ejemplos en América Latina que demuestran como los sectores empresariales colaboran con sus gobiernos en el proceso de preparación para las negociaciones de comercio internacional. En ciertos países exhiben lo que opositores llaman la captura de la institucionalidad negociadora del país por el sector privado. En todas partes se cuecen habas. 

Estado de la Diplomacia Comercial entre la Tierra del Fuego y la Tierra del Hielo

Con el telón de fondo de la presidencia del Proceso ALCA hasta Abril de 2001, Argentina debe dar un repaso al panorama de comercio internacional en el hemisferio occidental. He aquí a vuelo de pájaro lo que está sucediendo en el hemisferio occidental:

1- La Organización Mundial de Comercio (OMC): Aceptemos una dosis de chauvinismo y digamos que la semilla OMC fue sembrada en Uruguay al iniciarse la Ronda GATT que adoptó su nombre. Nueve años de negociaciones de la Ronda de Uruguay dieron luz en 1994 al sistema regulador de comercio internacional más completo en la historia de la humanidad. Incluyó además en su cuerpo jurídico un acuerdo sobre agricultura para regular el comercio de productos agrícolas, sector ausente (por intereses creados por los países industrializados) en la siete Rondas GATT precedentes. Igualmente incluyó un acuerdo sobre el comercio de servicios y otro de inversiones. Los países firmantes, cuentan ahora con acceso a un mecanismo de solución de controversias, que les permitirá presentar sus reclamos sin temor a ser discriminados. Esta criatura bautizada OMC está aun en su infancia. Muchos la quieren ver una criatura precoz y le piden resultados que no exigirían a la ONU.

2- Al Norte del Río Grande (Canadá - EE.UU. - TLC/FTA): El hemisferio occidental era testigo en 1989 de la firma de un acuerdo de libre comercio (TLC) entre los EE.UU. y Canadá (Mercado: 300 millones). Parece que ambos países llegaron a la conclusión que la Ronda de Uruguay marchaba a un paso muy lento y tomaría mucho tiempo antes que sus dos economías fueran reguladas por un “paquete de leyes” sancionado por la vía multilateral. Sintieron que el crecimiento constante y consistente de sus economías exigía un marco regulador mas allá de sus propias legislaciones nacionales. Ojo: La frontera Canadá – EE.UU. registra un comercio que sobrepasa el billón de dólares cada día.

3- Al Sur del Río Grande (TLCN-NAFTA): A solicitud expresa de México, y debido a consideraciones políticas y económicas (inmigración ilegal fronteriza masiva y mano de obra barata disponible al otro lado de la frontera entre otros factores) EE.UU. aceptó sentarse a la mesa de negociaciones para deliberar sobre un tratado de libre comercio. Canadá no esperó mucho, y tras un examen de conciencia decidió solicitar su silla en la misma mesa. Resultado, la firma del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCN), conocido también como NAFTA por sus siglas en inglés. (Mercado conjunto: 400 millones de personas). Un balance a los cinco años demuestra que el comercio entre los tres socios se ha triplicado y sigue en aumento. México sobrepasa a Japón como el primer socio comercial de los EE.UU.

Archivos Secretos: Los que gustan ver conspiraciones en todo, sea política o comercial, se regocijarán al descubrir que mientras los EE.UU. y Canadá comparten una frontera común de casi 8 mil kilómetros sin vigilancia, en el flanco sur, los EE.UU. erigen una muralla para contener el flujo de refugiados económicos y políticos que intentar ingresar a través de México. Una obra costosa, hecha de muros de ladrillos, de alambres, cauces de ríos y murallas electrónicas. Irónicamente, una maravilla tecnológica moderna para erigir un muro entre dos democracias mientras que el muro de Berlín caía estrepitosamente.

4- La Zamba y el Tango bailan juntos en MERCOSUR: Igual que en el norte, durante la Ronda de Uruguay, al otro extremo del hemisferio, el nacimiento de MERCOSUR en 1991 (Mercado: 200 millones) lanzaba un mensaje sobre la capacidad de organización y de negociación de países con enorme potencial económico. (La doctrina Uti Posidetis alguna vez utilizada por Brasil cede el paso a las negociaciones comerciales). MERCOSUR es un factor hoy en día muy tomado en cuenta por los EE.UU. y la UE en sus intentos, abiertos o sutiles, de hegemonía del mercado mundial. Los problemas transitorios entre Brasil y Argentina - efectivamente Brasil había solicitado un panel de la OMC que se pronuncie contra las cuotas de importación temporal de productos textiles de algodón establecidas por Argentina- deben servir para galvanizar su resolución de seguir bailando juntos, con los otros países miembros disfrutando de la música.

5- Los Extremos se unen (Chile-Canadá): Mas recientemente algunos observadores se preguntan que impulsó la firma del TLC entre Chile y Canadá en las postrimerías de 1996 (Mercado: 47 millones). Sarcásticamente algunos dicen que un tratado entre los países ubicados geográficamente en los extremos del continente era folclórico. Otros pueden argumentar que siendo el inversionista extranjero más importante en Chile, Canadá deseaba consolidar su presencia positiva en el hemisferio como alternativa a la hegemonía de los EE.UU. Recordar que no fue sino recién en 1990 que Canadá adquirió calidad de miembro pleno de la OEA.   

6- El Grupo de los Tres (México-Venezuela-Colombia): En 1994 México sintió la necesidad de ensayar su influencia mercantil en América del Sur y firmó un TLC con Venezuela y Colombia. (Mercado: 160 millones)

7- Caldo de Cultivo Regional: Al margen de las publicitadas negociaciones de los “grandes”, varios países en el hemisferio, en actitud pragmática, han iniciado, sino concluido, una serie de tratados o entendimientos comerciales bilaterales. Una muestra del abanico: Centro América-Chile; Centro América-México; Costa Rica-México; Chile-Costa Rica; Nicaragua-México; Bolivia-México; Chile-México; Centro América-Panamá; Centro América - República Dominicana; Centro América-CARICOM; MERCOSUR-UE; México-UE; Brasil - CAN; Argentina-Uruguay; Argentina-México, Argentina-CAN. Amén de otras negociaciones entre países de la región con otros en Asia o Europa y las frecuentes visitas de ministros canadienses en América Latina durante un frenético año 2000.

8- Cordillera Andina: En los años 1960s, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile decidieron unir fuerzas y distribuirse mercados y zonas de producción. Con la firma del Acuerdo de Cartagena, se estableció el Pacto Andino con sede en Lima, Perú. En el papel todo estaba claro. En la implementación se encontraba el diablo. Por ejemplo, como y a que costo producir un motor de camión con cierta cilindrada en Bolivia y transportarlo a Colombia. Chile se retiró del Pacto Andino en los 1970s. La organización entró en un estado de letargo. Países como Canadá prestaron asistencia técnica. El paciente no reaccionaba. Hasta que por fin alguien señaló que en el proceso de concepción y ejecución del Pacto Andino el gran ausente fue el sector privado. Bajo el nombre de Comunidad Andina de Naciones - CAN (Mercado: 107 millones) se detecta un nuevo ímpetu de sus miembros por participar en el nuevo orden internacional.

9- El Istmo Centroamericano: Desde los 1960s los países Centroamericanos (Mercado: 34 millones) buscan el llamado Mercado Común Centro Americano. Estamos en el año 2000 y el sueño sigue siendo el mismo. Sin embargo, y debido mas que nada a esa poderosa corriente llamada globalización, es justo decir que los esfuerzos de integración económica regional han experimentado un salto cualitativo. Arrogándose, justificadamente, el derecho a convertirse en beneficiarios, los países del Istmo tienen esperanzas de capitalizar una de las decisiones adoptadas por los ministros del ALCA en Toronto: Mas apoyo a las economías pequeñas. Los programas de ayuda de la Comisión Tripartita (OEA, BID y CEPAL) enfocarán con especial atención los esfuerzos que los países pequeños realicen para incrementar su capacidad negociadora y por lo tanto aprovechar los beneficios del ALCA.

9a)- Panamá, Ser o no Ser no es la Pregunta: Panamá no es miembro de la SIECA, pero lo es de SICA, el brazo político de la integración centroamericana. Con mas de 150 bancos extranjeros en su territorio, Con 2.8 millones de habitantes, con el dólar de los EE.UU. como su moneda oficial, Panamá es un desafío para los analistas financieros y políticos. Si bien es cierto la recuperación del Canal es un éxito patriótico, luego del tratado Torrijos-Carter en 1977, el potencial económico del Canal ha sido y es aun relativamente modesto. Traducido en lengua vernacular, si las predicciones negativas se hacen realidad, el país no sufrirá como lo anuncian los apocalípticos. El Canal de Panamá genera US$560 millones aproximadamente al año, y su incidencia en el PIB no es notable. El Canal de Suez genera US$26 billones. El carácter militar del Canal cuando lo construyeron los EE.UU. debería transformarse ahora en comercial. Para muestra basta un botón, los supertanques petroleros modernos no pueden atravesar el canal. Efectuar renovaciones al canal demandaría mega inversiones. La presencia de Taiwan en Panamá es cada día más evidente. Quizás dentro del ALCA se den las condiciones que favorezcan inversiones en el Canal de parte de gigantes como Argentina, Brasil, México o Canadá, quienes construirían gigantescos almacenes para distribución mundial instantánea.

10- CARICOM: El Mercado Común del Caribe (Mercado: 15 millones) ha disfrutado un tratamiento generoso de parte de los EE.UU. y Europa. Con la firma del TLCNA (NAFTA), los países de la cuenca caribeña se sentían con derecho a reclamar el mismo trato dado a México y lanzaron una exitosa campaña en los EE.UU. para que el congreso apruebe la ley de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe. A esta campaña se unieron, aunque separadamente, los países de Centroamérica. El Caribe, tierras de sol, playas de arena blanca y paradisíaco ambiente sigue siendo un fuerte imán para los turistas del frío norte, quienes se broncean y relajan lejos de su país. La ventaja comparativa de hablar el mismo idioma, inglés o francés, es un incentivo para que muchas corporaciones establezcan centros de operaciones en el Caribe. Todos ellos naturalmente quieren paz y tranquilidad.

11- Centro América – Canadá. Todo es Posible: (mercado: 65 millones) Con la visita del Presidente de Costa Rica a Ottawa en Febrero 2000 se puso en el tapete canadiense el tema de un TLC con Centro América. Cada país del istmo firmaría, cuando las condiciones internas estén dadas, un tratado comercial con Canadá. Aunque económicamente no le sea atractivo, un tal acuerdo comercial otorgaría acceso a la inversión canadiense en la región y, nuevamente, intensificaría el liderazgo canadiense en el hemisferio occidental. Unos países pueden ganar mas que otros, pero nadie pierde con un TLC con Canadá. Es mas, esta apertura de Canadá con Centro América, aunque tímida, evidente luego de la visita del primer ministro canadiense a fines de Septiembre 2000, ha resultado en conversaciones formales conducentes a un TLC. Las tediosas, costosas y largas negociaciones del pasado darían paso a estrategias modernas que permitan acelerar el proceso de integración. Es buena idea usar convenios existentes, como el TLC Chile - Canadá,  como modelo base de trabajo y avanzar luego con la negociación de las “listas negativas”.  Es decir ambas partes separan las cláusulas sobre las cuales están de acuerdo, y se dedican a negociar sobre las cuales tienen diferencias significativas. Costa Rica ya inició este proceso y no se descarta la idea de un TLC Canadá-Costa Rica antes de la cumbre de Québec en Abril 2001.

¿Entonces Hacia Donde Vamos?

Nunca antes en la historia del continente americano se ha visto tal concierto extraordinario de negociaciones bilaterales o plurilaterales entre los países del hemisferio. Es una formidable experiencia nunca vista en el siglo pasado. Los “fundamentalistas” liberales no ocultan sin embargo su temor que el sector proteccionista influya fuertemente en las negociaciones bilaterales en curso (inclusive dicen que estuvieron presentes en Seattle) lo que impide lograr el libre comercio hemisférico en plazos razonables.

Toda vez que las negociaciones son conducidas por representantes oficiales de cada gobierno, podríamos colegir que la unión americana, sueño de Bolívar, no esta muy lejos. Será un mercado de consumidores con 170 millones de habla Lusitana, 320 millones que hablan el idioma de Shakespeare; 15 millones con la lengua de Russeau, 300 millones con la lengua de Cervantes. Claro está, aquí nos referimos a una confederación de intereses económicos. Quizás debemos acostumbrarnos a pensar que la unión política permanecerá por mucho mas tiempo eludiendo nuestros sueños. Hoy es el comercio que une a estos países.

Es decir un territorio unido donde se plasma la patria que anhelaba Morazán en Centro América, el sueño de Bolívar para América del Sur, la doctrina Monroe, incluyendo a los monárquicos canadienses; y los caribeños finalmente con sentido de pertenencia a un continente, cuyo hemisferio sur encontraban difícil adoptar por no hablar la misma lengua y la misma historia, y cuyo hemisferio norte, con el mismo idioma, los miraba como ex colonias con fuertes lazos emocionales en Europa.

¿Qué esperamos entonces?

Luego del periplo en Seattle, las negociaciones de la OMC tardarán en iniciarse formalmente. Sin embargo, las negociaciones sobre Agricultura y Servicios, que estatutariamente se iniciaron a principios del 2000, servirán para tomar el pulso al paciente multilateral. Lo más probable es que recién a fines del año 2001 se vean los primeros resultados de dichas negociaciones y las tendencias de los países industrializados en el campo de los subsidios y apoyos internos.

El continente americano, como lo hemos visto anteriormente ya tiene experiencia negociadora. Entre sí, los países se conocen sus puntos fuertes y flancos débiles. Han negociado entre ellos, han formado alianzas en la Ronda de Uruguay, el idioma no es una barrera. Todo está en favor para avanzar directamente hacia una Área de Libre Comercio para las Américas. Antes de la Cumbre de Santiago en 1998 había aquellos que vacilaban sobre la viabilidad de alcanzar un ALCA para el año 2005. La lección aprendida en Seattle les ha hecho ver la realidad. ¿Porqué esperar a la OMC, cuando el mercado americano de 800 millones espera una revolución comercial tranquila?. Después de todo, las lecciones que el proceso ALCA pueda enseñar serían aplicadas en las negociaciones de la OMC, las cuales se lanzarían, siendo optimistas, a fines del 2003. En los albores del 2001 México y Los EE.UU. tienen flamantes nuevos presidentes. Después de todo las negociaciones, que desembocaron en la ley norteamericana que otorga carácter permanente a las relaciones comerciales con China, fueron sostenidas sin la autorización de vía rápida (Fast Track). Lo que sugiere que la casa Blanca pueda seguir la misma estrategia para las negociaciones ALCA.

Entre la última conferencia ministerial ALCA en Toronto, Canadá en Noviembre 1999 y en la víspera de la cumbre ALCA en Buenos Aires en Abril 2001, se habrán realizado cientos de reuniones con cientos de delegados de los 34 países quienes se habrán sentado a la mesa de negociaciones en Miami para empezar la gran tarea ALCA. Es una tarea sin precedentes en la historia del continente. Luego de Toronto, los 34 países del hemisferio, bajo instrucciones precisas de los ministros han identificado sus nueve (9) equipos negociadores. Estos equipos ya iniciaron en Enero 2000 nuevamente el trabajo de identificación de los puntos de negociación en Miami. Una tarea de envergadura que debe ser reforzada con una activa participación del sector privado en las etapas de preparación que cada equipo debe realizar antes de su viaje a Miami.

Por otro lado cabe preguntarse por que Canadá no mostrar el mismo entusiasmo por un TLCN ampliado o fortalecido como lo sugirió el candidato presidencial victorioso mejicano en su visita a Ottawa en Agosto. El mensaje parece ser que ALCA es el modelo preferido.

Multilateral versus Bilateral versus Regional

Los acuciosos analistas descubrirán que muchos de los acuerdos regionales o bilaterales de los últimos 15 años fueron firmados bajo el manto de negociaciones multilaterales. Los gobiernos se dieron cuenta que las batallas multilaterales les enseñaba las técnicas de adaptación de su legislación doméstica a las exigencias y oportunidades de una mayor integración. La UE con sus quince miembros es una clara muestra de integración de economías que se compiten entre sí, diferentes idiomas y quizás costumbres. La UE es ahora un sólido grupo (la unión hace la fuerza) que actúa como Némesis de los EE.UU. Es más, la UE estará siendo asediada por los países que la rodean – les llama acquis communitaire – que quieren unirse a este ya poderoso club.

Si intentara conquistarla comercialmente, Europa se dará con la sorpresa que América, con el ALCA, estará preparada para arrancar concesiones y jugar en un terreno de juego nivelado. Argentina tiene la palabra. Las verdaderas negociaciones ALCA se habrán iniciado bajo su presidencia.

¿Y el Tío Sam y su vía rápida  o Fast Track?

Los Estados Unidos venden más a Brasil que a China, más a Chile que a la India, y más a las pequeñas Repúblicas Centroamericanas que a Rusia y a los países del Este de Europa. Con esto en mente, Peter Romero, Sub Secretario de Estado para Asuntos Hemisféricos de los EE.UU., en una conferencia de la Academia de la Fuerza Aérea y de la Asamblea Americana de la Universidad de Colombia, el 23 de Febrero de 1999, dijo lo siguiente:

“Las naciones de este hemisferio representan nuestro futuro económico en el próximo siglo. América Latina representa un gigantesco mercado potencial para nuestras exportaciones, con casi medio billón de habitantes y un PBI total de casi $US2 trillones.  A medida que los ingresos económicos en la región continúan en alza, el potencial de crecimiento de las exportaciones es casi ilimitado. Los consumidores en la región ya adquieren por encima del 40% de sus importaciones de los Estados Unidos de Norteamérica. Debemos reconocer el mérito de los logros económicos que trajo consigo el acuerdo TLCN (NAFTA). Todo crecimiento económico basado en el comercio debe ser perpetuado creando el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y forjando otros acuerdos comerciales. El establecimiento del ALCA para el año 2005 constituye un elemento sumamente importante en la arquitectura de la economía global del siglo XXI.”

Los observadores en los EE.UU. notaron que al principio de su campaña los candidatos a la presidencia apoyaban el ALCA. Queremos suponer que leyeron el mensaje de Peter Romero, un técnico cuya misión es asegurar el bienestar del país. Sin embargo poco tiempo después durante la campaña, el candidato republicano ofrecía fast track y TLCs bilaterales sin mencionar el ALCA. A pesar que puede negociar sin fast track, como lo hace actualmente dentro del proceso ALCA, en cualquier caso, la nueva administración descubrirá que el fast track puede ser necesario para consolidar su hegemonía comercial. Si no lo hace, verá su déficit crecer exponencialmente. Y no tardará en darse cuenta que la Unión Europea y Japón le cortaron el piso. Nuevamente los amantes a ver conspiración abajo de la mesa de negociaciones, se alegrarán constatar que la guerra fría este-oeste, continúa, ya no con mísiles con ojivas nucleares, pero en las mesas de negociaciones. Los negociadores oficiales son los nuevos guerreros que defenderán a sus países de la invasión indiscriminada de sus mercados y tratarán de invadir otros mercados para sus productos.  

Argentina: ¡No lloren por mí!

Si nos atenemos a lo que sucedió en el Foro Empresarial de las Américas en Toronto, Argentina empieza el partido ALCA con buen dominio del balón. Los relatores canadienses asignados a cada uno de los 10 talleres de trabajo eran expertos en política comercial y fueron entrenados para proporcionar los mejores servicios a los participantes. El sector empresarial argentino consiguió “crear” la posición de vice relator y nombró empresarios y técnicos gauchos para los diez talleres. Brillante jugada que permitió al sector privado argentino adquirir valiosa experiencia para organizar el VI Foro Empresarial en Buenos Aires concurrente con la conferencia ministerial ALCA en Abril del 2001.

En el campo oficial, Argentina recibió de Canadá la presidencia del ALCA. Un saque de cancha de arco a arco (de polo a polo). Ambos países colaboraron estrechamente durante los primeros 18 meses desde el lanzamiento oficial de las negociaciones ALCA en Abril  de 1998 en Santiago. Véase el cuadro de la estructura del ALCA.

Capitalizando los errores y experiencias de Canadá, su aliado circunstancial, Argentina tiene en sus manos la enorme tarea de mostrar el liderazgo necesario que impulse el proceso ALCA. Se supone que la ministerial ALCA ha realizarse en Buenos Aires en Abril de 2001 se aboque a la tarea de afinar el casi acuerdo cuyo borrador habrá sido elaborado en Miami desde Enero 2000. El bagaje de conocimientos de los negociadores argentinos debe evidenciarse en el grado de avance durante ese período. Argentina tiene ya experiencia en estas lides pues ha saboreado el triunfo de la perseverancia comercial cuando vio que el Grupo Cairn (países exportadores agrícolas medianos) logró incluir  el sector agricultura en las negociaciones GATT, llegando impulsar la firma del convenio de agricultura sancionada en los estatutos de la OMC.

En Diciembre 1999 Tom Donohue presidente de la Cámara de Comercio de USA sugería la conclusión del ALCA en tres años. Por algo lo dirá. Sobre todo después de lo que paso en Seattle. No sería mala idea entonces que Argentina, desde su cancha le dé la razón. 

En el interim Argentina podría considerar la firma de un TLC con Canadá. Si Chile lo hizo, porque no Argentina cuyo PIB es 4 veces más grande. Posibilidad que resalta mas aun al ver que la diminuta pero energética Costa Rica se encamina en esa dirección y espera firmar un TLC con Canadá en los próximos meses. Recuérdese que mientras se negociaba la Ronda de Uruguay (OMC) Canadá y los EE.UU. firmaron un TLC y en sur se daba luz a MERCOSUR. No había incompatibilidad sino complemento de intereses mutuos. Por lo demás, desde 1992 el comercio entre Canadá y Argentina se ha triplicado y seguirá esa tendencia, salvo esporádicas alzas y bajas. Dos presidentes argentinos han visitado Canadá recientemente y el primer ministro canadiense disfrutó un asado argentino en Buenos Aires. El intercambio de delegaciones de alto nivel, del sector público y privado va en aumento. Se ha firmado un Arreglo de Cooperación en Comercio e Inversión, y pronto se instalará un consejo asesor de negocios el cual permita la participación del sector privado en tal arreglo.

Argentina es la vedette internacional. Según la UNCTAD, recibió US$25 billones de los US$97 billones recibidos en 1999 en América Latina / Caribe por concepto de inversión extranjera directa. Todos los ingredientes para una exitosa negociación del ALCA están presentes. Si todo esto fallara en Argentina, pintaría de cuerpo entero aquello de que las buenas políticas económicas son frecuentemente víctimas de astutas campañas políticas.

Reflexiones de Alcoba:  

1-     Con globalización, hacer empresa no es solo lo que el empresario / país produce. Es como y donde lo produce y como lo distribuye. No se trata de substitución de importaciones, se trata de capturar mercados, de eliminar aranceles. La mejor defensa es el ataque, no el proteccionismo.    

2-     ¿No es irónico que el mercado de narcóticos en los EE.UU., aunque oficialmente cerrado, es el más exitoso para este producto agrícola (coca) de Sudamérica? Y esto a pesar que el 90% de la masa monetaria generada por este negocio nunca sale del territorio de los EE.UU.

3-     ¿No se han dado cuenta que lo que podríamos llamar “electoralitis” consume tantas energías en cada país que se alista para elecciones, sean generales, legislativas o municipales? Además, produce incertidumbre comercial, política y financiera en los países vecinos y en el mundo en general. Aun esta por estudiarse el impacto social y económico (sobre las negociaciones de comercio) de la electoralitis causada por el promedio de 3 a cuatro elecciones generales cada año en el hemisferio occidental. En el 2000 hubo elecciones en los EE.UU., Perú, México y República Dominicana.

Subir

Febrero 18, 2002

 

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)