Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

 

Una nueva dinámica negociadora en Doha

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Alan Larson, Subsecretario de Estado para Asuntos Económicos, Empresariales y Agrícolas Perspectivas Económicas, enero, 2002

 

La Cuarta Conferencia Ministerial de la OMC en Doha ha producido un cambio significativo en la dinámica de negociación de la OMC y en la gestión de los asuntos de esta organización. Ambos acontecimientos tendrán un efecto notable en la manera en la que Estados Unidos adelanta sus intereses económicos internacionales en este importante foro.

Primero, los países en desarrollo establecieron una nueva dinámica de negociación al exigir y desempeñar un papel más protagónico en la definición de su futuro. Segundo, la decisión de celebrar una nueva ronda mundial de negociaciones comerciales -- el Programa de Doha para el Desarrollo-- es ejemplo tangible del éxito que es posible alcanzar mediante la intervención activa de la diplomacia estadounidense.

Tanto antes como durante la reunión ministerial, el representante de Comercio de Estados Unidos Robert Zoellick realizó una labor sobresaliente al establecer contacto con todos los países miembros de la OMC. Se comunicó personalmente con los países en desarrollo y trabajó con ellos para atender los asuntos que más les preocupaban y crear el consenso necesario para la nueva ronda de negociaciones comerciales. La secretaria de Agricultura Venemam, el subsecretario de Comercio Aldonas y el representante de Comercio adjunto Huntsman se unieron a nuestro equipo del Departamento de Estado para llegar hasta los países en desarrollo.

Por su parte, los ministros de comercio de los países en desarrollo desempeñaron un papel destacado en las cuestiones que eran decisivas para el éxito de la conferencia ministerial. El ministro mexicano Derbez Bautista, por ejemplo, lideró el grupo de trabajo que abordó el tema del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (TRIPS). El ministro sudafricano Erwin presidió el grupo de trabajo que consideró las cuestiones sobre las normas existentes de la OMC. El ministro Yeo, de Singapur, dirigió el grupo de trabajo sobre agricultura. El viceministro chileno Muñoz Valenzuela encabezó el grupo de trabajo que examinó las cuestiones del medio ambiente. Los ministros Bello, de Nigeria; Biwatt, de Kenya, y Simba, de Tanzania, fueron, respectivamente, los representantes de la Organización de Unidad Africana, del Grupo de Africa, el Caribe y el Pacífico, y de los países de menor desarrollo.

Todos estos representantes de países en desarrollo colaboraron estrechamente con nosotros y con otros países desarrollados para encontrar la manera de avanzar en muchas de estas cuestiones que tantas dificultades presentaban. Es poco probable que, sin la participación activa de estos representantes, la conferencia ministerial hubiera logrado el éxito alcanzado.

En la sesión de clausura, los ministros Bello, Biwatt y Simba expresaron su satisfacción tanto con el proceso como con los resultados de la conferencia ministerial. El ministro Simba acuñó el nombre de "Programa de Doha para el Desarrollo", en tanto que el ministro Bello tuvo palabras de elogio en particular para el embajador Zoellick por sus esfuerzos para consultar y tomar en cuenta las opiniones de los países en desarrollo. Los funcionarios de muchos países, entre ellos Sudáfrica, India, Indonesia, Jamaica, México y Kuwait, más tarde elogiaron públicamente los resultados de la conferencia ministerial de Doha.

¿Cómo se benefician del comercio los países en desarrollo?

Según informes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, el comercio es el medio más importante que afecta el crecimiento de los países en desarrollo. El Banco Mundial estima que si se mejorara el acceso de los países pobres a los mercados mundiales de exportación se generarían 1,5 billones de dólares adicionales en ingresos a lo largo de 10 años, y aumentaría un 0,5 por ciento la tasa de crecimiento anual de su producto interno bruto. La liberalización del comercio puede asimismo apoyar las reformas económicas orientadas al crecimiento, y ayudar a la transferencia de tecnología y de conocimientos especializados.

Los países en desarrollo se beneficiarán considerablemente del programa de trabajo que se ha acordado en Doha, particularmente en áreas como agricultura, TRIPS/ salud pública y creación de capacidad.

Agricultura. La negociación de las reformas para liberalizar el comercio agrícola fue la prioridad máxima de muchos países en desarrollo. El ministro Yeo, de Singapur, laboró arduamente para lograr un compromiso mediante el cual se superan los obstáculos entre la Unión Europea y los exportadores de productos agrícolas. La Declaración ministerial establece que los países miembros de la OMC negociarán reducciones de todas las formas de subvenciones a la exportación "con miras a su eliminación progresiva". Compromete a los países miembros a hacer mejoras sustanciales en el acceso a los mercados y la reducción de la ayuda interna que es causante de la distorsión del comercio. Al igualarse las condiciones aumentarán las oportunidades de los agricultores de los países en desarrollo de competir más eficazmente con los países desarrollados en los mercados nacionales y de exportación. La liberalización del comercio también puede contribuir a aumentar la productividad agrícola y los ingresos derivados de la agricultura, a crear empleos y a reducir la pobreza rural en los países en desarrollo.

TRIPS / Acceso a medicamentos. El debate sobre la salud pública fue otro asunto muy crítico para los países en desarrollo. El grupo de trabajo dirigido por el ministro Debez, de México, trabajó con los representantes de Estados Unidos, la Unión Europea, India, Brasil y África para lograr un avance decisivo en los primeros momentos de la conferencia ministerial. La declaración final sobre TRIPS es una declaración de política que reafirma con vigor el compromiso de todos los países miembros de la OMC con los TRIPS. Expresa claramente que los TRIPS están de acuerdo con los objetivos de salud pública de los países miembros e infunde confianza en los países miembros en desarrollo de que este acuerdo reconoce las distintas flexibilidades necesarias para atender los problemas de salud.

Por último, la declaración reafirma la importancia de la protección de la propiedad intelectual y su importancia para el desarrollo de nuevos medicamentos. Los ministros asimismo aceptaron la propuesta de Estados Unidos de prorrogar hasta el 1 de enero de 2016 la fecha límite en la que los países miembros menos adelantados de la OMC deberán proceder a aplicar las obligaciones contraídas en virtud de los TRIPS.

Estados Unidos reconoce que la enormidad del reto que presenta el VIH/SIDA y otras enfermedades infecciosas, tales como malaria y tuberculosis, que requiere la movilización de los recursos de toda la comunidad internacional. Estados Unidos y otros países establecerán en enero de 2002 el "Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria" para atender la prevención, cuidado y tratamiento de estas enfermedades, y el desarrollo de la infraestructura de atención de salud y los sistemas de prestación de servicios. El presidente Bush ha comprometido el monto de 200 millones de dólares como aporte inicial al Fondo Mundial. Estamos activamente comprometidos a dotar de más recursos de fuentes públicas y privadas para financiar este fondo.

Asistencia para crear capacidad. La Declaración ministerial reconoce los requerimientos e intereses especiales de los países en desarrollo por lo que dispone la provisión de asistencia técnica para la creación de capacidad, tanto en las negociaciones como en los acuerdos de aplicación. Estados Unidos ha proporcionado más de 1.300 millones de dólares para apoyar la asistencia a la creación de la capacidad comercial de los países en desarrollo, a través de varios canales bilaterales y multilaterales en los últimos tres años. Hemos aportado 1,65 millón de dólares a los fondos fiduciarios de asistencia técnica de la OMC. La creación de capacidad en los países en desarrollo es una prioridad de nuestra política exterior y Estados Unidos seguirá liderando este esfuerzo en el terreno internacional.

Medio ambiente. Los objetivos de comercio y medio ambiente se complementan, y deben complementarse. Sin embargo, muchos países en desarrollo y exportadores agrícolas le temen al "proteccionismo verde" y al llamado "principio precautelar" propuesto por la Unión Europea. Bajo el liderazgo del viceministro chileno Muñoz Valenzuela y la ayuda vigorosa y tras bastidores de Estados Unidos, los ministros acordaron un programa ambiental que evita esos riesgos. Los ministros acordaron también celebrar negociaciones sobre subvenciones a la pesca y el acceso a mercado de bienes y servicios ambientales.

Convinieron también en negociar sobre la relación entre las obligaciones comerciales específicas que se establecen en los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente (AMUMA) y las normas existentes de la OMC. Los países miembros de la OMC limitaron el ámbito de sus negociaciones a la aplicabilidad de las normas vigentes de la OMC entre las partes en el AMUMA de que se trate, sin perjuicio de los derechos que corresponden en el marco de la OMC a todo miembro que no sea parte en ese AMUMA. Los ministros acordaron tener en cuenta las necesidades de los países en desarrollo en tanto que se mantiene el carácter abierto y no discriminatorio del sistema multilateral de comercio.

Otras cuestiones. En el grupo de trabajo que consideró las Normas de la OMC, dirigido por el ministro Erwin, de Sudáfrica, los países en desarrollo figuraban entre los que insistían en que aclarar y mejorar las disciplinas previstas en los acuerdos de la OMC aplicables a las soluciones de diferencias y al “antidumping” eran temas que se debían incluir en las próximas negociaciones. Los países en desarrollo convinieron con Estados Unidos en la necesidad de abordar también en las negociaciones las cuestiones de transparencia y de respeto de las garantías legales en los procedimientos de investigación "antidumping", y las causas subyacentes del comercio desleal. Los comités de la OMC darán prioridad a las cuestiones de aplicación, incluyendo las subvenciones y los textiles, en sus programas de trabajo.

Los países en desarrollo afirmaron también que en la actualidad carecen de la capacidad de negociar obligaciones nuevas en áreas tales como inversión, competencia, facilitación del comercio y transparencia de adquisiciones del gobierno. Por lo tanto, los países miembros de la OMC remitieron estas cuestiones a los comités de la OMC donde se discutirán más a fondo. Los defensores de las negociaciones sobre la inversión deberán trabajar para mejorar la capacidad de los países en desarrollo, de manera que estos países se sientan más cómodos con las medidas que se deben adoptar para establecer el marco de política de inversión que atraerá la inversión directa del exterior. Los países en desarrollo deberán recordar que un buen marco de política de inversión proporciona recompensas como la transferencia de tecnología, capital y conocimientos especializados que son necesarios para el desarrollo.

Conclusión

La Conferencia Ministerial de la OMC en Doha demostró la nueva dinámica de negociación en el comercio, en la que los países en desarrollo desempeñaron un papel activo y constructivo en el logro del consenso para iniciar el Programa de Doha para el Desarrollo. La ronda de conversaciones encierra el potencial de mejorar el crecimiento y el desarrollo de todos los países miembros de la OMC. A fin de que avance el progreso de liberalización del comercio mundial, debemos estar listos para responder a exigencias fundamentales de los países en desarrollo que son nuestros socios comerciales. Para lograrlo, tendremos que seguir realizando esfuerzos para crear la capacidad y desarrollar las aptitudes en los países menos adelantados a fin de que participen plenamente no sólo en la OMC, sino también en la economía mundial.

 

Subir

Enero  28, 2002

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)