Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

 

No Culpes Al Capitalismo, Argentina!

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Ana I. Eiras (1)
Distributed nationally by Knight-Ridder/Tribune News Wire

 

Hace un siglo, era uno de los países más ricos sobre la tierra.  Pero eso paso hace ya tiempo, mucho antes de que fuera asediado por una larga recesión y un desempleo cada vez más alto. Hoy, Argentina es solo la caparazón de lo que fue. Las manifestaciones en las calles que irrumpieron poco antes de Navidad dejaron un saldo de mas de dos docenas de muertos y forzaron la renuncia del Presidente Fernando de la Rua.

Los nuevos líderes, miembros del partido Peronista, dicen que la culpa de los males que acosan a Argentina la tienen las reformas de libre mercado. Afirman que el capitalismo que abala los Estados Unidos, supuestamente metido a la fuerza en el tercer mundo durante los 90, ha fallado. Pero no pudo haber fallado en Argentina-ya que nunca realmente existió.

Todo se veia un poco mejor hace 10 años, cuando Carlos Menem era Presidente. Menem alineó su gobierno con la filosofía americana de libre mercado e implementó una agresivo plan de liberación. Se privatizaron empresas del estado, se eliminaron controles de precios, se desreguló el sistema bancario y se removieron las restricciones a la inversión extranjera. Estos pasos trajeron un alto crecimiento económico y ayudaron a reducir el porcentaje de personas viviendo bajo la línea de la pobreza de 38 por ciento en 1989 a 13 por ciento en 1994.

Pero estas reformas en si mismas, a pesar de haber sido buenas, no podrían haber creado nunca un ambiente adecuado para que el capitalismo florezca en Argentina. Para alcanzar la prosperidad a largo plazo, el gobierno de Menem debería haber reducido, primero, el costo de la actividad comercial en Argentina. La terca tasa del 18 por ciento de desempleo esta profundamente arraigada en la rigidez del mercado laboral. Todo lo que en Estados Unidos, por ejemplo, es un beneficio negociable-vacaciones, cobertura de salud, bonificaciones-es mandado por ley en Argentina. Además, todos los negocios, desde largas corporaciones hasta puestitos en la calle vendiendo corbatas, deben afrontar impuestos altos y regulaciones onerosas. Y con las altas barreras al comercio exterior, Argentina apoya a un puñado de empresas domesticas ineficientes a costa de los consumidores.

Algunos podrían remarcar el hecho de que algunos países, como Francia, Suecia y Noruega, también afrontan impuestos y regulaciones tanto o más onerosos que las que sufre Argentina. Pero esto nos lleva a un elemento crucial del capitalismo: Derechos de Propiedad. Para ser mas especifica, ninguno de los países recién mencionados tiene problemas de protección de dichos derechos-mientras que Argentina si los tiene.

Según el Índice de Libertad Económica 2002, co-publicado por Heritage Fundation y Wall Street Journal, la Magistratura de Suecia es independiente y garantiza a los ciudadanos un proceso legal justo. Lo mismo sucede en Francia y Noruega. Pero las cortes de Argentina no son confiables cuando llega el momento de proteger la propiedad privada. Será por eso, entonces, que cuando las personas tratan de ver donde realizar sus inversiones es mas probable que lo hagan en Francia, Suecia o Noruega que en Argentina. A pesar de esto, ningún gobierno argentino desde 1930, "libremercadista" o no ha hecho de la protección de la propiedad el pilar de sus reformas.


Desafortunadamente, este problema de protección de derechos de propiedad no sucede solo en Argentina. De los 161 países calificados en el Índice 2002, solo 45 ofrecen "muy alta" o "alta" protección de derechos, mientras que 116 ofrecen una protección débil. Hablando relativamente, la actividad económica se puede sostener a si misma en menos de un tercio del mundo. Después nos preguntamos porque el 70 por ciento del mundo, según el Banco Mundial, es pobre.

Chile y Polonia ejemplifican como los países del Tercer Mundo pueden alcanzar el éxito económico y mejorar la calidad de vida con el fortalecimiento del estado de derecho. A finales de los 80, ambos países contaban con una protección "moderada" de los derechos de propiedad, pero progresaron, según el Índice, a una protección alta de los mismos. En el mismo periodo, el ingreso per capita mejoró sistemáticamente. En Chile, el PBI per capita hoy es mas del doble que en 1989, y en Polonia creció mas del 50 por ciento.

El Tercer Mundo necesita implementar el capitalismo en su totalidad, no de a pedacitos. La apertura parcial de los mercados, en respuesta a una crisis o a la presión de EE.UU., no significa construir una sociedad capitalista y, por lo tanto, nunca traerá prosperidad. Esperemos que el próximo gobierno Argentino entienda esto-o la próxima ronda de renuncias será solo una cuestión de tiempo.


 

 


(1) Ana I. Eiras es Analista de Política Económica para Latinoamérica en el Centro de Comercio Internacional y Economía (CITE) de la Fundación Heritage, en Washington, DC.

 

 

 

Subir

Enero  28 , 2002

 

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)