Inicio

Quienes Somos

Contactenos

Buscar Revista

Secciones

Indice Artículos

Editoriales

Enf. Latinoamérica

Gerencia En Acción

Literatura

Negocios

Mujer y Negocios

Tecno-Lógica

Naturalmente

Socio-Política

Revistas Previas

Arte

Medios Del Mundo

Tertulias

English

English Home

Contact Us

Article Archive

Political Issues

Social Issues

Economic Issues

General Articles

The Other Side

Origin

Poetry & Song

 

 

Libertad de Expresión  

Favor poner en "Asunto" el título y autor del artículo

Mariano Estrada

 

Ahora que andamos sin norte por caminos de imposible satisfacción, que hemos enterrado la honestidad en el subsuelo de los mercados y somos unos mansos vulgares  con  la lengua llena de pelos, nos vamos dando cuenta de que el paraíso perdido era realmente el patrimonio a enriquecer, o, por lo menos, a conservar. Y voy a explicar esta frase para que algunos se enteren de que los pelos en la lengua son aquellos que, de una u otra forma, impiden que los humanos podamos expresarnos libremente. Y como voy a hablar de política, el paraíso lo refiero a la Transición que, a pesar de sus marcadas imperfecciones, en esto de la libertad de expresión nos podía dar sopas con honda.

Claro que, en la época de la Transición,  la derecha tenía un complejo de dictadura suficiente como para dejarse flagelar por una izquierda bisoña que había decidido ponerle las peras al cuarto pero no romperle la cara. Y eso hizo, dejarla viva para que, a través de un proceso de autoinculpación, liderado por el eclecticismo de un político hábil, como Suárez, hiciera su particular travesía del desierto, en la que, por cierto, el monstruo perdió su propia cabeza. Bueno, en realidad la cambió por el camaleonismo habilidoso de Felipe González,  personaje carismático, ciclotímico y ambicioso en cuyo mandato empezaron a ponerse clavos bajo las ruedas de la libertad,  por la que tanto lucharon otros días, mediante aquella famosa frase de Guerra: “el que se mueva no sale en la foto”.

Ya sé, ya sé, Felipe González no es precisamente la personificación de la derecha, pero mantuvo el rumbo del barco mientras ésta se purgaba y se restablecía. Y lo hizo tan bien que ni siquiera fue necesario esperar a un personaje de alcurnia y  filigrana para que, en nombre de la referida,  tomara nuevamente el timón. Fue suficiente con Aznar, el anti-líder, el hombre en el que Fraga depositó   unas simpatías  tan grandes como las que Dios había depositado en Jesucristo: “Éste es mi hijo muy amado en quien tengo todas mis complacencias”. Pero, claro,  entre las  complacencias de Fraga  no está precisamente la libertad de expresión, por más que en otros tiempos fuera el progresismo de un Régimen en el que las mordazas estaban instaladas hasta en las hojas parroquiales de los llamados curas obreros.

Ni que decir tiene que, con estas marejadas de mar gruesa,  empezaron a recogerse las tintas de los periódicos, que anteriormente  se habían derramado a su gusto;  a unificarse las voces de las radios, que tan libres y diversas sonaron en sus días;   y a diluirse ciertas imágenes de televisión tras una pintura de silencios, apariencias, altanerías, órdenes, prohibiciones,  mansedumbres y disimulos. Quedan los anuncios y la bazofia. Lo demás es propaganda.

Y en eso andamos ahora,  un pensamiento único tras el que se otea una única frase: “al que rechiste, lo capo” (valga esta expresión anti-genética que, si no aporta nada real a la censura, al menos enriquece sus nombres). Ya no es aquello de moverse o no moverse, sino de hablar o callar. La capadura es mía, como metáfora. La amenaza, no. Ni la evidencia. Y el silencio es grande, casi de ultratumba, a juzgar por lo poco que proliferan en España los eunucos. Proliferan, sí, las soberbias de los que tienen la sartén por el mango, los pisotones a los que aspiran a tenerla, las zancadillas a los que tratan de caminar  por sus medios y en absoluto son adictos a la política, los chantajes a los que laboral o profesionalmente dependen de alguna rama de la administración, y las corrupciones con las que iba a acabar de cuajo el elegido de don Manuel nada más alcanzar La Moncloa.

En resumen, a mí me da la impresión de que vamos hacia atrás, como los cangrejos. Hasta que el vulgo empiece a cansarse, supongo, y le monte la gresca a los ostentadores de la política y del poder, que son los que arruinan siempre el sembrado. La prueba está en Argentina, donde los cangrejos se han cansado de ir siempre de culo y, un buen día, casi sin saberlo, han salido de cara y resoplando, como toros de desesperación y de muerte. Mucha catarsis tendrán que hacer los políticos argentinos, mucha reconversión hacia la normalidad de la calle y mucho “mea culpa” entonado a golpe de cacerola.

Es cierto que, en España, los cangrejos tenemos un mayor desahogo económico, pero somos menos rojos que en el pasado y, la verdad, ¿qué es un cangrejo, si no es rojo? ¿Quizás una cigala?  Pero, sí, en esto de la libertad de expresión, las cosas andan chungas de veras. ¿Y cómo van a andar, señores míos, si tiene la palabra la derecha y, ésta, piramidalmente acongojada,  se la ha cedido por entero a su Presidente, que no es ni por asomo el alumno más aventajado de la prosodia?. Además, Aznar se ha vuelto ufano y engreído, cuando, para participar de la grandeza,  debiera rebajar un tanto los humos y pensar que tal vez está un peldaño más alto de lo que le en realidad se merece. De hecho, la gente le sigue aprobando por los pelos y sus pelos no son exactamente para enmarcar...

 

Subir

Enero  21 , 2002

Los artículos o contenidos de este Sito Web NO pueden ser reproducidos total o parcialmente sin previa autorización escrita del autor y/o Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)

 The Contents of the site are intellectual Property of Revistainterforum.com ® Copyright 2000-2009 and or the the author.   Reproduction in part or whole of any of this material without written permission constitutes a violation of the law.
Latin America Consulting & Communications LLC (LACC)